POLEMICA
15/08
Nuevo round: Berni cruzó a Alberto por la foto en Olivos y pidió "dar el ejemplo"
El ministro de Seguridad bonaerense dijo en referencia al Presidente: “Si entregamos a nuestra compañera, es difícil que nos crean capaces de defender al país”
Un nuevo cruce entre ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni y el presidente de la Nación se dio a partir de que se conocieran las fotos del festejo de cumpleaños de Fabiola Yañez en la Quinta de Olivos.

Está claro que no es la primera vez que Berni, toma distancia del Gobierno nacional, ya que desde el inicio de la gestión, el funcionario bonaerense protagonizó varios enfrentamientos con la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederik, y no dejó pasar oportunidad para diferenciarse en cuanto a la gestión del área.

En este sentido, es menester señalar que esta postura le ha valido una buena imagen en la ciudadanía, ya que pone la seguridad es una de las demandas principales.

Ahora, Sergio Berni expresó su punto de vista sobre el tema a través de una carta pública, con el título “Yo no fui, fue ella”, en la que recuerda que la primera reacción de Alberto Fernández fue negar el hecho.

La carta de Berni, titulada "YO NO FUI, FUE ELLA"

El perdón está en la base de toda sociedad. Sin perdón, los agravios se acumularían hasta formar una costra de rencores que harían imposible la vida en común.

El perdón es reconocer en el otro nuestra propia naturaleza de fragilidad, y supone un acto de reflexión para no reincidir en el mismo error, en la misma falta.

Claro que para que exista el perdón se necesitan dos requisitos: reconocimiento de la falta propia y arrepentimiento.

En el caso de la foto de cumpleaños, el Presidente en primer término negó el hecho. Luego no pudo seguir sosteniendo la falsedad de la noticia. Entonces eligió el camino de deslindar la responsabilidad hacia su propia mujer.

Nadie pide que el Presidente se flagele en público ni que se arranque los cabellos como acto de automortificación para la obtención del perdón e indulgencia colectiva. No. Se pide algo más elemental y sencillo. Que ponga fin a la práctica de justificar dialécticamente cualquier cosa con cualquier argumento. Que asuma la realidad de un país que necesita como nunca de firmes liderazgos que ofrezcan templanza, capacidad de trabajo, visión estratégica, comprensión del país que se pretende conducir y compromiso y solidaridad con quienes nos eligieron para que resolvamos los problemas de la vida cotidiana.

No se trata de enredarnos en discusiones domésticas infinitas. Se trata de decir que agotamos la paciencia de muchos y que llegó la hora de tomar la responsabilidad de gobernar el país con la seriedad que el asunto merece.

No me gusta hacer leña del árbol caído. Pero tampoco podemos encerrarnos en un mutismo complaciente y celebratorio de la insensatez y la irresponsabilidad. Estos episodios debilitan la política, debilitan un proyecto nacional, debilitan la legitimidad presidencial, debilitan la posibilidad de construir consensos sociales para sacar a la Argentina del triste lugar en que se encuentra. Y dan lugar a los discursos más retrógrados que acechan esperando los yerros nuestros para volver a la carga con los designios entreguistas de siempre.

Hay quienes dicen que con estos razonamientos podemos poner en peligro la campaña. A esos compañeros les quiero decir que no se equivoquen, que quien esto escribe es un militante. El Pueblo no es tonto y sabe que en esta elección se juegan sus propios intereses. La opción de hierro es defender un proyecto que tiene por horizonte el desarrollo productivo, el trabajo y la inclusión social, o volver a las políticas de ajuste y de entrega. La legislatura necesita legisladores que garanticen leyes en favor del crecimiento, el trabajo, la educación y la construcción de una provincia próspera. Y el Congreso necesita diputados que nos permitan dar fortaleza a un proyecto que espera emerger con una vitalidad renovada tras la pandemia que parece llegar a su fin. Por eso necesitamos trabajar por el triunfo de nuestro Frente.

Señor Presidente: nosotros tenemos que dar el ejemplo, ser mejores que los demás, ser más éticos, trabajar el doble, asumir los errores propios y cuidar a nuestros compañeros. Y a nuestras compañeras, claro. Porque si entregamos a nuestra compañera a la primera de cambio con el solo objeto de salvar nuestro pellejo, es difícil que nos crean capaces de defender los altos intereses de la Patria. Y cuando eso sucede, se resiente la legitimidad política de un proyecto, se horada la base de sustentación propia y sucede lo que Ud. no necesita que yo le narre.