POLITICOS EN PIJAMA
23-05-2021

Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya”

El intendente de Villa Gesell dice ser un privilegiado porque siempre le tocó vivir cerca del mar, y habla de su ciudad con un encanto muy particular. En vacaciones, alquiló una moto y viajó desde la capital de Salta hacia Iruya a recorrer los paisajes con su pareja. Fútbol, “juego bonito” y recuerdos de la infancia.

Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya” - La Tecla
Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya” - La Tecla
Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya” - La Tecla
Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya” - La Tecla
Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya” - La Tecla
Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya” - La Tecla

El intendente de Villa Gesell, Gustavo Barrera, recorrió Iruya y pueblos cercanos en marzo de este año, todo en moto. De habla cálida y tranquila, el jefe comunal recuerda su infancia en Morón y el resto de su vida y trayectoria política en su lugar en el mundo, siempre cerca del mar.

- ¿Cómo está conformada tu familia?

Estoy divorciado, tengo dos hijos que ya están estudiando en la facultad, Felicitas (20) y Álvaro (19). 
 
- ¿Qué estudian?
 
Feli está estudiando Ciencias Políticas en la Universidad DiTella y Álvaro Administración de Empresas en la UADE.
 
Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya”
- ¿Y actualmente estás en pareja?
 
Sí, estoy en pareja con mi compañera
 
- Contame qué te gusta hacer con tus hijos, si ahora se complica un poco más tener tiempo libre y juntos por sus agendas
 
Sí, se complica un poco porque ellos ya están en la facultad y es un compromiso, pero cuando puedo los voy a ver. Felicitas siguen allá (en Buenos Aires) estudiando virtualmente, porque sigue estudiando con sus compañeros, pero cuando puedo comparto un fin de semana con ella. Con Álvaro, que está acá (en Villa Gesell), a veces salimos a andar en moto, almorzamos, cuando se podía antes de la pandemia jugábamos al tenis.
 
Feli a veces viene los fines de semana o en temporada. A veces, cuando yo viajo por alguna cuestión de trabajo aprovecho para quedarme la noche en Buenos Aires y estar con ella.
 
- Y con tu hijo, cuando se podía practicar tenis, ¿Solían hacerlo seguido?
 
Sí, Álvaro también juega al fútbol y juega a varios deportes, pero la forma de relacionarnos nosotros en lo deportivo es jugando al tenis y también motocross, porque también nos gusta andar en moto. Practico tenis porque yo tuve una dificultad en los ligamentos por jugar al fútbol.
 
- Y practican motocross por los médanos de Villa Gesell ¿no?

Sí, nos gusta recorrer las dunas, cuando podemos lo hacemos.
 
- ¿Y qué es lo que más te gusta de Villa Gesell?
 
Todo. Soy un privilegiado porque siempre me tocó vivir cerca del mar, casi a media cuadra del mar, cuando estaba casado, antes de divorciarme también estaba viviendo frente el mar. Verlo todos los días es fantástico, nunca es el mismo paisaje, el mar cambia a cada momento y a cada hora, a veces uno se puede sentar a contemplarlo mirando la playa inclusive de noche, relaja bastante. Este año inauguré la temporada tirándome al agua desde el muelle.

Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya”

También es una ciudad muy linda, hay muchas actividades, siempre es muy cultural, hay muchos talleres y teatros, músicos, todo tiene vida propia. Hay un centro muy lindo, también se pueden hacer muchos deportes, clubes. Es una ciudad muy linda para vivir.

Mi familia se radicó en Villa Gesell en el año 76 y desde ahí, la única vez que no estuve en Gesell de manera periódica fue cuando estudié en Mar del Plata, que viajaba. 


- El 76 fue un año bastante complejo ¿Cómo lo viviste vos?

Yo era chico, iba a segundo grado, antes iba a la Escuela 1 en Morón, frente a la vía. Me tomaba el colectivo para ir a la escuela, y cuando nos mudamos a Villa Gesell fue un cambio muy duro para todos, porque todo cambio lleva una adaptación, toda la familia pudo adaptarse rápidamente. Mi madre falleció hace un par de años y mi padre vive.

- ¿Y tenés algún recuerdo de la dictadura?

Antes de venir para Gesell siempre me acuerdo que estábamos en Ciudadela con mi mamá y mi hermana que tenía unos años menos que yo, y hubo una balacera producto de una intervención de la policía, del ejército, que las balas quedaban en la calle y mi mamá estaba re angustiada. Ese es el único recuerdo que tengo en Buenos Aires de la dictadura, y acá en Villa Gesell hice la primaria y secundaria con la dictadura, y todo lo que eso significó, porque si bien era una ciudad muy tranquila en ese momento, tuvimos los vuelos de la muerte, aparecieron varios cadáveres en Villa Gesell.

Después pasó lo de las Malvinas, que acá, por ser una ciudad costera, posiblemente había alguna invasión. 

Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya”

- ¿Cómo empezó tu recorrido por la política?

Si bien yo tenía mi corazón con interés en la política, no había participado activamente. En el 2007 me convocaron para formar la lista a concejal, en el 2009 fui presidente del Concejo Deliberante, desde el 2011 vuelvo a formar parte de la lista como primer concejal y seguí siendo el presidente del Concejo. Desde el 2014 en ese entonces el intendente a cargo de la Municipalidad, Jorge Rodríguez Erneta, renuncia y de ahí en adelante empecé yo mi actividad como intendente. 

Fueron años muy duros donde teníamos que pagar los sueldos en cuotas, tuvimos situaciones muy complicadas, pero como siempre dije, mi compromiso es con el pueblo, mi gente, y le hemos dado batalla a las corporaciones, a la empresa de recolección de residuos, que nos costó mucho, tuvimos muchos conflictos. Después tuvimos conflicto con el transporte, pero la gente en 2015 nos acompañó con un 52% de los votos y en el 2019 con un 62%, así que evidentemente, mirando los resultados, políticamente estuvimos muy bien.

Hay quienes no miran los resultados, que son más menottistas, no tan bilardistas, y la verdad es que nosotros hemos hecho muchas cosas por todos los vecinos, estuvimos cerca de la gente, a mí me gusta. Yo salgo a caminar por Villa Gesell solo, no necesito a nadie que me acompañe porque no tengo problema con ningún vecino, puedo hablar con comerciantes, empresarios, trabajadores, soy respetado por todos. Obviamente que no todos coinciden con la política que llevamos adelante, pero no tengo ningún inconveniente en ponerme a plantear o marcar posición, lo hacemos con respeto y la verdad es que la gente en ese sentido es bastante amable conmigo.

- ¿Vos te considerás bilardista?

No, a mí me gusta más el juego bonito, pero después hay que ganar, tener una estrategia. Las dos posturas son válidas (menottismo y bilardismo), hay que adaptarlas de acuerdo a las circunstancias, pero si hablamos en términos futboleros, a mí me gusta jugar mirando mi equipo y no al rival.

- Sentís que el bilardismo mira al rival

Sí, no quiero empezar a discutir sobre el fútbol (risas), porque los dos dan buenos resultados, con los dos fuimos campeones del mundo.

- ¿Te gusta el fútbol?

Me gusta mucho. Lo practicaba bastante y con este tema de las rodillas me limitó mucho.

- ¿Por quién hinchás?

Soy hincha de River Plate por herencia. Mi papá es hincha de River y me tocó serlo también (risas). Antes era más fanático, era más de hacerme mala sangre, pero a medida que pasan los años asume que es un juego: se gana, se pierde, se empata.

- ¿De más chico solías ir a la cancha?

Sí, cuando nos mudamos acá a Villa Gesell cada vez menos, nos costaba más, pero fuimos a las eliminatorias, nos gusta.
Estuve en la clasificación del mundial 86, donde Pasarella realiza un tiro fuera del área y pega en el palo, creo. Estuve en ese partido tan emblemático, que había que ganar, ese es uno de los recuerdos que tengo. También el del 78, me acuerdo de ir a ver algunos partidos con papá, no me acuerdo contra quién jugábamos, son lindos recuerdos. Además del viaje, los amigos, la cena, eso es lo que a uno le queda

- En el plano de la política ¿Tenés amigos o compañeros?

Tengo buena relación con todos, tengo amistades pero hay un dicho que dice que la política no es club de amigos. Obviamente puedo tener relación buena con casi todos, con el espacio que tenemos, y tengo mucho relación con uno más que otro, pero mi vínculo siempre es de trabajo, y después si uno puede entablar una relación, tiene que poner por sobre todas las cosas la función pública y el trabajo por sobre la amistad.


- Entonces hablando de buenos vínculos ¿Con quiénes los mantenés?

Tengo preferencia por algunos políticos, me gusta mucho Ferraresi. Si bien lo conozco y él me conoce, no tengo una amistad, pero me parece un político de muy buena gestión, mucho compromiso, ideas claras y transparentes.

También me gusta "sanguineidad" de Mario Secco, para mí es un buen compañero, siempre me ayudó. También tengo buena relación con Verónica Magario, con todos, si tuviera que nombrar a todos, no terminaría. 

Axel (Kicillof) tiene un futuro brillante por delante y con quien hacemos un trabajo en la provincia de Buenos Aires que es admirable, que todavía no se puede medir pero creo que a medida que nos vayamos alejando de la pandemia, van a hablar mucho de lo que hizo Axel en la provincia para defender la vida y la salud de los bonaerenses.


- Por lo general tenés amigos fuera de la política

Sí, la gestión no te deja mucho tiempo, pero trato de tener buenos vínculos con muchos vecinos de acá que nos conocemos hace muchos años, y la verdad es que también me gusta estar con ellos. Voy a andar en mi Citroen amarrillo acá por Gesell.

Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya”

- ¿Tenés algún ritual que suelas hacer en tu día a día? ¿Algo que no pueda faltar para que empieces bien la jornada?

Un beso y un mate con mi pareja. No tengo cábalas ni nada por el estilo, no soy cabulero.

- ¿Solés hacer escapadas de viaje con tu pareja?

En marzo fui hasta Iruya en moto con mi pareja, hicimos 700 km en moto desde Salta capital hasta Iruya, hicimos toda la quebrada de Humahuaca, Tilcara, algún pueblito más del norte y después en Iruya hicimos una caminata de 7 km hasta San Francisco, un pueblito en la montaña, fue un viaje de ensueño. 

Fuimos hasta allá, alquilamos una moto y fuimos hasta Iruya, un paisaje hermoso.

Gustavo Barrera: “En marzo alquilé una moto y recorrí 700 km ida y vuelta hasta Iruya”

 - ¿Y tu rutina? ¿Cómo es tu día a día?

Es muy dinámica. Algunos días me tengo que levantar a las 4 o 5 de la mañana para viajar a Buenos Aires y estar allá temprano por alguna reunión, otro día podés tomarte un poco más de tiempo, más relajado. Hay veces que con la situación se complica, con esto de la pandemia nosotros tuvimos que salir sábados, domingos y feriados para concientizar a los vecinos, y la verdad es que nos dio muy buenos resultados, porque fuimos uno de los municipios que menos casos de covid positivos tuvo en la región y pudimos empezar una temporada muy buena. Ahora estamos pasando una situación más complicada, pero el desafío de la temporada lo llevamos adelante.