RESTRICCIONES
14/05
Dura acusación, fuerte respuesta: nuevo cruce entre Provincia y la "Chechenia" bonaerense
"Nosotros no vamos a poder pedir derivaciones de vecinos si no cumplimos con la reglas de Provincia", señaló el jefe comunal de Tandil, Miguel Lunghi, en una videoconferencia con medios locales. El encargado de responder, a través de Twitter, fue el titular de Salud, Daniel Gollan, quien le pidió al alcalde que se deje de "mentiras y golpes bajos". No es la primera vez que el mandamás radical se cruza con la administración Kicillof
El gobierno bonaerense y el Ejecutivo de Tandil vuelven a cruzarse en el marco de la pandemia. El segundo enfrentamiento recién arranca. Por un lado, el protagonista es otra vez el intendente radical Miguel Lunghi. Por el otro, hay cambio: el lugar del Jefe de Gabinete, Carlos Bianco lo tomó el ministro de Salud, Daniel Gollan.

"Acá lo fundamental es aceptar las medidas. Nosotros no podemos cambiar con este nivel de contagios y teníamos camas libres. Nosotros no vamos a poder pedir derivaciones de vecinos si no cumplimos con la reglas de Provincia, si bajamos los casos podremos pedir otras cosas”, sostuvo Lunghi en una coinferencia virtual.

Y tal como informó El Eco, expresó que si decidiera aplicar mayores flexibilizaciones a las permitidas por el nivel de fases y solicitar una derivación “nos van a decir que no porque no estamos cumpliendo las normativas que nos bajaron. No podemos ponernos de pie ante esta situación”.

Esas palabras hicieron ruido en la administración provincial. Mucho ruido. Como se dijo, el encargado de responder fue el titular de la cartera sanitaria, quien le pidió al mandamás boina blanca que se deje de "golpes bajos y mentiras".

"Intendente Miguel Lunghi: jamás este gobierno provincial lo condicionó. Al contrario, apoyamos siempre a Tandil, a pesar de su resistencia a aplicar medidas de cuidado. Ese acompañamiento quedó claro en mi reciente visita. Sigamos trabajando unidos, sin mentiras ni golpes bajos", afirmó Gollan en respuesta a las declaraciones del alcalde. 

Vale recordar que allá por septiembre del año pasado, también en el marco de la discusión por las restricciones, tras conocerse la decisión del municipio de salirse del sistema de fases de ASPO y avanzar en su propio sistema ("el semáforo"), Bianco, dejó duras definiciones para con el intendente tandilense, a quien calificó como “separatista”.

“Nos enteramos anoche, cuando nos llega un borrador de un decreto municipal que se estaba trabajando. Cuando yo lo leí y después escuché un audio con sus declaraciones, la verdad que no sabía si estaba escuchando un manifiesto de un dirigente de Catalunya o Chechenia, parecía un audio separatista. Pareciera que quiere la República Separatista de Tandil”, manifestaba el Jefe de Gabinete. 

Asimismo, Bianco reivindicaba el criterio de fases implementado por Provincia en los últimos meses. “El sistema de fase no es un capricho ni una decisión trasnochada”, dijo y llamó a dar marcha atrás a Lunghi.

“Hablé con el intendente y le pregunté si sabía que estábamos en medio de una pandemia. Yo lo llamo reflexionar y que dé marcha atrás”, dijo Bianco y agregó: “Falsamente, el intendente dijo haber hablado con todos los sectores. La oposición debería haber sido consultada, el colegio médico también. No es un consenso de todos los tandilenses”.

En esa línea, Bianco advirtió que, de avanzar en esta decisión, “que sepa el intendente que va a estar desobedeciendo a un DNU, lo cual es grave desde el punto de vista legal”. El funcionario adjudicó la decisión del mandatario a intereses políticos o a la “búsqueda por querer diferenciarse”. 

La cosa no quedaría ahí. Incluso, iba a haber algún que otro inconveniente con el Fondo para la Cultura y el Turismo, que a Tandil llegaría más tarde, justamente por salirse del sistema de fases. Por el momento, no hay desacato alguno. Justamente, Lunghi señaló que acatará sin chistar, por temor a eventuales sanciones. El nuevo capítulo de la novela recién comienza.