NOTA DE GRAFICA
13/05
Educación: des-conectados de la realidad
A más de un año de pandemia, los problemas en la virtualidad parecen no tener fin. Falta de conectividad y escasez de recursos son las principales denuncias que llegan desde la comunidad educativa
El flagelo del coronavirus no da tregua y, mientras los casos no merman, se profundizan las desigualdades en diferentes sectores de la sociedad. Sin duda, entre las medidas de aislamiento que forzó la ferocidad de la segunda ola, la virtualidad fue una de las disposiciones más controvertidas, y llevó el reclamo a los estrados mismos de la Corte Suprema de Justicia. En paralelo, la disputa dejó en evidencia los problemas de conectividad, que, a más de un año de declararse la pandemia, siguen vigentes en la provincia de Buenos Aires.

A pesar de que la Fase 2 restringe la presencialidad en las escuelas de los distritos más afectados, un gran número de estudiantes se ven imposibilitados de continuar con la vinculación pedagógica por la falta de acceso a las herramientas y, principalmente, a una conexión de datos. Este flagelo se profundiza en los municipios del interior, que, por su ubicación geográfica, se ven complicados de acceder a la virtualidad.

Consciente de esta realidad, el propio jefe de Gabinete, Carlos Bianco, reconoció públicamente que “para aquellas personas que no tienen conectividad estamos entregando los cuadernillos educativos de seguimiento, sumado a docentes que se acercan a domicilios cuando se detectan problemas en el aprendizaje”. Al mismo tiempo manifestó que “el costo para dar conectividad a estudiantes que viven en barrios populares es altísimo, y, obviamente, tiene que ser subsidiado, por eso estamos trabajando en esa cuestión”.

Cabe señalar que, al promediar el 2020, la Dirección General de Cultura y Educación reveló a La Tecla que el 4,9 por ciento de los y las estudiantes de inicial, primaria y secundaria no contaban con conexión a internet. Esta cifra incluía, aproximadamente, a 230 mil chicos que no pudieron concretar la continuidad pedagógica a través de los principales canales virtuales. En el transcurso de 2021 y con recrudecimiento de casos, no hay datos que permitan evaluar la situación en el territorio provincial y en los municipios que tienen más restricciones. Por ello, varios referentes del ámbito docente y, principalmente, legisladores de la oposición salieron al cruce del Gobierno y, en particular, de la titular de la cartera educativa, Agustina Vila.
En medio del conflicto judicial y la politización de la presencialidad, el Ejecutivo tomó cartas en el asunto y dio a conocer el esquema de asistencia a los alumnos con la habilitación de espacios y recursos de escuelas a aquellos estudiantes que no cuenten con condiciones mínimas para la continuidad pedagógica en sus hogares; no obstante, esa medida puso con los tapones de punta a docentes y padres que dieron cuenta de las dificultades de acceso, como también de acudir a los establecimientos sin la asistencia del Estado, ya sea con dispositivos como con recursos, como lo fue en 2020 el plan PIEDAS.

Mientras la disputa política no cesa son cada vez más los alumnos que se ven imposibilitados de continuar aprendiendo, como también establecer una vinculación educativa. La falta de conectividad volvió a ser el primer escollo para sostener las medidas de restricción, y la ausencia de respuestas que clarifiquen el devenir de la comunidad educativa se transformó en una constante. 


Luciana Bártoli, Padres Organizados
“No hubo ninguna inversión”

En diálogo con La Tecla, Luciana Bartoli, de la agrupación Padres Organizados, planteó que “no hubo ninguna inversión en ese sentido desde el año pasado hasta ahora. Las familias atraviesan la misma situación que tenían un año atrás. Ahora se comenzaron a repartir computadoras, pero la situación de los que no estaban conectados es la misma que hace doce meses”. En esta línea sostuvo: “Las familias no se prepararon para un año más con virtualidad, sino para la presencialidad; por eso no cambió la situación en las casas”. También aclaró que “hace pocos días se habló de quince mil chicos desconectados en La Plata del sistema educativo, y eso no se recuperó”. Además expresó que “no se sabe si esto empeoró, porque hay hogares donde no se pueden cargar datos en el teléfono o conectarse por cuestiones económicas”. Por último, Bartoli indicó: “En todas las casas hay problemas de conectividad y no se cuenta con los dispositivos necesarios; además no están claras las disposiciones y es complicado implementarlas. Además, la Dirección General de Escuelas tendría que brindar una política clara, y no lo hace”.

Pablo Garate, diputado provincial
“Estamos muy complicados por la situación de conectividad”

El legislador provincial del Frente de Todos y presidente de la comisión de Educación de la Cámara de Diputados, Pablo Garate, dialogó con La Tecla acerca de la situación que atraviesan las pequeñas localidades del interior provincial. Así recalcó: “A pesar del esfuerzo que están realizando el ENACOM y la provincia de Buenos Aires estamos muy complicados por la situación de conectividad, porque siguen habiendo muchos barrios y muchas localidades rurales que no tienen conectividad acorde. Muchas familias seguimos teniendo el mismo inconveniente de tener un solo dispositivo para las clases virtuales, que generalmente es un celular compartido o los datos son limitados. En eso se ha mejorado, pero sigue habiendo un déficit”. En esta misma línea exhortó: “Sería importante comenzar a realizar evaluaciones o encuestas, para tener información pública en base a dos cuestiones: una es saber cómo estamos en la conectividad, que está complicada, y la otra es una cuestión pedagógica social para conocer cómo se pudo enseñar y aprender en el 2020 y en 2021; que también incluya indicadores sociales, porque no es lo mismo para una familia donde hay celulares para toda la familia o para aquellos hogares donde hay un solo dispositivo”. En referencia a la inclusión de distritos del interior y las dificultades en poblaciones rurales, el legislador aseveró: “En lo rural siempre hay dificultades en las conexiones, pero también hay muchos barrios y lugares del interior de la Provincia que tampoco tienen buenas condiciones”.



Sergio Siciliano, diputado provincial 
“La Provincia tiene que repensar las estrategias”

En diálogo con La Tecla, el diputado de Juntos por el Cambio y vicepresidente de la Comisión de Educación, Sergio Siciliano, recalcó que “la virtualidad no llega a todos los chicos, y con eso se pierde el acceso a una educación formal. No tenemos datos y el Gobierno no nos informa qué incluye el plan de conectividad”. Agregó el legislador: “En los distritos no pasa lo que relatan desde la Dirección General de Cultura y Educación. No se trata de atender únicamente a los sectores más vulnerables, sino también creen que el resto de los chicos están aprendiendo o tienen el aula en un zoom, y ese es un recurso para sostener la escolaridad un tiempo, pero no para 17 meses. Hay escuelas que todavía no tuvieron clases presenciales, y eso no se reemplaza. No hay forma ni didáctica en el nivel inicial, primario y secundario. El resto es relato, porque no se llega con la conectividad o la apertura de escuelas a los chicos que necesitan escolarización”. Sobre el esquema de conectividad, el diputado del bloque opositor comentó que “los recursos son finitos y la Provincia tiene que repensar las estrategias, porque esa no es posible. Además, los chicos que tienen la posibilidad de la virtualidad no están aprendiendo. No voy a exigir a la Provincia que dé conectividad, porque sé cuál es la posibilidad real, y eso no depende únicamente de la Provincia; pero no puede ser que en 17 meses no haya un documento sólido que cambie la estrategia de enseñanza”.

Natalia González, Suteba (La Matanza)
“Hay zonas donde se conecta solamente el cincuenta por ciento”

La referente de Suteba y exdiputada nacional Nathalia González Seligra señaló a La Tecla: “No tenemos datos certeros de cuál es la situación; hay datos de algunas escuelas de informes que entregan los directivos a la Dirección General de Escuelas, pero no se hacen públicos. Los informes que nosotros tenemos, de algunos establecimientos, dan cuenta de que el sesenta por ciento de los chicos que se conectan usan WhatsApp o celular y no una plataforma virtual; el resto lo hacen desde una computadora o dispositivo”. Sobre el panorama de la vinculación educativa en su distrito, la exlegisladora afirmó: “Hay zonas de barrios más pobres donde se conecta solamente el cincuenta por ciento, y el resto no está tomando clases virtuales o trabajos de manera digital, sino que se acercan a la escuela, donde les dan materiales o fotocopias; pero el resto no tiene la posibilidad de conectarse con los docentes. Quienes usan el celular es compartido con la familia, porque los chicos no tienen celular propio, y eso dificulta los horarios”. En referencia a la disponibilidad de los docentes, González afirmó: “Nuestra asistencia es voluntaria. Nosotros no estamos citados porque está dispuesta la virtualidad y no estamos en condiciones de ir a trabajar; por eso, el mensaje es demagógico y ambiguo, porque las escuelas están abiertas porque el directivo tiene la llave, pero eso no significa que el personal esté en los establecimientos, porque no estamos cubiertos ni convocados para eso, porque estamos trabajando en la virtualidad”.

La respuesta del ministerio
La alternativa de Educación a la falta de conectividad

El Gobierno provincial dio a conocer el esquema de asistencia a los alumnos con la habilitación de espacios y recursos de escuelas a aquellos estudiantes que no cuenten con condiciones mínimas para la continuidad pedagógica. Señalaron que “las escuelas permanecerán abiertas con las dotaciones necesarias, sugiriendo desarrollar las siguientes actividades: distribución de materiales educativos (material impreso y libros, entre otros); devolución e intercambio de actividades no presenciales de parte de las y los docentes en el caso de estudiantes que no cuenten con otros medios de comunicación con la escuela en sus hogares; orientación individual de aquellos estudiantes que han sostenido vinculación baja o nula con la escuela durante 2020 y/o aquellos que estén transitando la figura de promoción acompañada”. Asimismo se aclaró que “para aquellos chicos y chicas que no tienen conectividad, ni equipamiento, o que tienen sus posibilidades educativas más vulneradas por la pandemia, se organizan encuentros individuales o muy reducidos”. Desde la cartera educativa puntualizaron a La Tecla que con los alumnos que no tienen la posibilidad de conexión virtual se coordina un turno para un encuentro individual o de un grupo muy reducido, donde se concurre para que el docente pueda explicar consignas, otorgar material didáctico y tareas en material impreso”.