POLITICOS EN PIJAMA
20/03
Ezequiel Galli: “Me gusta todo lo que es la pesca, ir con amigos, comer un asado, tirar la caña”
El intendente de Olavarría tiene anécdotas y cábalas para compartir. La naturaleza como desconexión, las enseñanzas que quiere que sus hijos lleven en el día a día y las amistades sin color político ¿Qué más compartió Galli?
Ezequiel Galli estuvo atraído por la gestión de Mauricio Macri en Ciudad de Buenos Aires. Desde ese momento empezó a recorrer Olavarría y se convirtió en intendente de esa ciudad en 2015. Pero su mundo no termina en la política: hijos, hobbies y recuerdos fueron algunos de los tópicos que el mandamás compartió en esta entrevista.

- Tenés tres hijos: Santino, Bautista y Helena ¿Qué edades tienen?
 
Santino tiene 10, 7 Bauti y Helena cumple 4 dentro de un mes, en abril.
 
- ¿Cómo se llevan entre ellos?
 
Bien, se pelean, tienen las peleas lógicas entre hermanos, pero se aman. Cuando están los tres juntos son una sociedad. Son divinos.

 
- Hace no mucho fueron de pesca, ¿van seguido a pescar?
 
Sí, trato de llevarlos a los dos varones, porque Helena todavía es chiquita. Cada tanto me doy una escapada con amigos y algunos de sus hijos y vamos a Marisol, que es una localidad en la costa, en el partido de Dorrego, pasando Tres Arroyos. Vamos ahí porque son playas amplias, tranquilas, no hay señal de celular, no hay mucho más que la playa, la pesca y me gusta disfrutar con ellos.
 
A mí me gusta todo lo que es la pesca. Ir con amigos, comer un asado, tirar la caña. Me gusta disfrutarlo con ellos (hijos) también porque son momentos de nosotros tres, de los varones de la familia.

 
- ¿Ellos lo disfrutan? Te pregunto porque la pesca tiene un ritual de espera, y a veces cuando son tan chiquitos algunos son más impacientes ¿Cómo se llevan con eso?
 
En realidad ellos juegan en la playa mientras nosotros estamos esperando que pique algo y cuando pica los hacemos sacarlos y que no se aburran con toda la espera. Ellos mientras hacen castillos de arena, se meten al agua, y cuando pica algo ahí se acercan a ayudarnos.
 
- Y para ustedes los más grandes es una desconexión
 
Totalmente. En realidad me aboqué mucho a la pesca con la pandemia. Cuando empezaron a abrirse las actividades y localidades de la costa empecé a ir para desconectarme. Por ahí me iba un viernes a la tarde y volvíamos el domingo. Tratábamos de desconectarnos un poco respecto a lo que fue el año pasado. 
Antes de la pandemia también iba cada tanto a alguna laguna de acá de Olavarría o un lugar cercano. Son esos momentos que me gusta tener con mis hijos varones de disfrutar y compartir.
 
-También van seguido a un campo ¿cierto?
 
Sí, es el campo de mi suegro. 
 
- ¿Tienen gallinas, vacas, caballos?
 
Ovejas y vacas. También se siembra en ese campo y este año incorporé 20 gallinas ponedoras un poco para que ellos (hijos) también entiendan y sepan de dónde vienen los huevos. 
Cuando vamos todo el fin de semana ellos van a buscar los huevos, después los cocinan y es lindo ese contacto con la naturaleza y con la vida del campo. Es mi refugio local, es un lugar que si bien es de mi suegro, es parte de la familia, donde vamos a comer los domingos, a veces vamos el viernes a la tarde y volvemos el domingo. Queda muy cerca de la ciudad, así que a veces vamos y volvemos en el día, depende de las actividades que tenga, pero es donde también voy a conectarme con toda mi familia.

 
- Siempre apelás a la naturaleza, podríamos decir
 
Sí, porque también hoy lo que significa la Play Station, la tablet. Tratamos de, mediante el deporte y la naturaleza, sacarlos un poco de eso (a sus hijos), que puedan vivir otras cosas que yo viví de chico en el campo de mi familia. Creo que está bueno que tengan esa posibilidad y que no estén todo el día adelante de la pantalla. 
 
Si bien en el campo tienen internet y tienen la Play, disfrutan otras cosas: la canchita de fútbol, el fin de semana pasado fuimos el domingo con los seis amigos de ellos, hicimos una hamburgueseada, un partido de fútbol, tienen una pileta pelopincho. Disfrutan de otras cosas, es cambiarles la dinámica de la pantalla que está bueno que no sea sólo eso. 

 
- Ya que me hablás de la tecnología, vos tenés Tik Tok ¿Cierto?
 
Sí, tenía una cuenta que me la bloquearon, no sé porqué. Tengo una cuenta pero prácticamente no lo uso, no es la red social que utilice para comunicarme.
 
- En un comienzo ¿Cómo surgió la idea de hacerte Tik Tok? ¿Cuál era tu propósito?
 
Por mi hijo mayor, me pidió que me haga una cuenta y empezar a hacer videos juntos e hicimos un par de videitos, pero después me bloquearon la cuenta. Mis dos hijos mayores son medio fan del Tik Tok, me divierte hacerlos con ellos, tampoco me voy a poner a bailar como hizo algún intendente del Conurbano, pero sí me divierte verlos a ellos cómo hacen las coreografías y cómo se involucran con esa red social que es distinta a las otras.
 
-¿Crees que tienen un límite las redes sociales cuando tu vida es pública y tenés un cargo político?
 
Sí, obviamente. Yo tengo una cuenta de Facebook privada, por ejemplo, donde subo cosas más familiares, y la otra es más institucional. No me gusta mezclar, por ahí a veces sí subo algo personal porque también a la gente le gusta vernos en nuestra faceta más privada, más humana y no sólo en el cargo de intendente, está bueno y es más, son las que más repercusiones tienen las publicaciones familiares, a la gente le gustan más ese tipo de cosas que lo institucional que a veces es algo medio repetitivo.
 
- Tus hijos hicieron un desafío de Tik Tok, lo publicaste en Instagram, para una PC Gamer ¿En qué quedó todo eso?
 
(Risas) Llegamos a 12 mil likes
 
-Un montón
 
¡Sí, un montón!, me dio una mano Fede Cyrulnik, que hizo un dúo con el desafío, yo a Fede lo conozco de antes, de la adolescencia, porque tenemos un amigo en común, y me dio una mano publicando un dúo y estalló. Al final la PC Gamer se la terminé comprando a Santino para su cumpleaños, que me le pidió, y obviamente el límite de la PC es difícil, es un fanático del Fortnite, está jugando con sus amigos bastante, tratamos de ponerle un límite y la verdad que se está portando bastante bien, así que merecida lo tenía.
 

 
- ¿Suelen visitarte a tu oficina tus hijos?
 
Sí, trato de almorzar con ellos cada tanto. Es difícil coordinar los horarios de los tres. Hoy más difícil aún porque están las burbujas en las escuelas, pero me gusta, a ellos les gusta venir a comer acá conmigo. Comemos los cuatro acá juntos y es lindo que ellos vean dónde trabajo, tienen muy buena onda con toda la gente que trabaja conmigo acá, así que es |una actividad que disfruto mucho tenerlos acá un rato conmigo.
 
- ¿Y qué dicen y qué entienden de tu trabajo?
 
Les llama la atención que me conoce todo el mundo, que me saludan en la calle. Siempre me preguntan si voy a seguir siendo intendente, a veces me dicen que está bueno, otras que no. A veces en el colegio les preguntan cosas que no saben qué responder, pero les gusta porque prácticamente nacieron con eso: Santino, cuando asumí, tenía cinco años;  Bautista tenía casi dos años, un año y medio; y Helena nació en el 2017, ya en la mitad de mi primer mandato, con lo cual ella nació en eso, y lo único que sabe es que soy intendente, pero no tiene idea lo que significa aún. 
 
Saben que trabajo mucho, sienten que no estoy mucho en casa y cuando me tomé la licencia festejaban los tres que iba a estar todo el día en casa con ellos, que íbamos a estar todo el día juntos. Uno ve ahí también el impacto que tiene en ellos la cantidad de horas que uno trabajo, por eso siempre trato de buscar ese equilibrio de hacer esas escapadas, de tratar de irnos juntos al campo el fin de semana, un poco para compensar la falta. Cuando puedo me escapo a llevarlos a la escuela o buscarlos, que me queda al lado de la Municipalidad.


 
- Re cómodo, buenísimo
 
Es muy cómodo, está pegadito a la Municipalidad.
 
- Hablando de tiempos, tu esposa es médica ginecóloga ¿Cómo son sus ratos libres como pareja? ¿Cómo llevan el trabajo?, los dos tienen profesiones muy atareadas 
 
Sí, por suerte ella no hace obstetricia, que es lo que más demandante dentro de su profesión, va a hacer sólo ginecología. Dejó de trabajar en el Hospital Municipal donde terminó la residencia y hace consultorio privado, así que un poco que acomoda los horarios, por suerte pudo hacerlo.

El rato que estamos juntos es a la noche. Ella trata también de hacer deporte, estar con los chicos y obviamente atender su consultorio. Los fines de semana tratamos de estar todos juntos, es la idea; en la semana nos vemos poco pero bueno, ella es la que más trabaja en casa: con los chicos, en casa, en el consultorio. Labura mucho más que yo, la admiro mucho por eso, por la capacidad que tiene de estar siempre presente, de acompañar a los chicos, estar atenta a las tareas, cosas que yo hago muy poquito, ella está pendiente de todo eso.



-En julio del año pasado sufriste un hackeo a una cuenta de Whatsapp

Sí, en la cuenta de mi esposa

-Contame un poco qué fue lo que pasó, en qué quedó todo eso

Yo creo que fue al boleo, en un momento se especulaba con que tenía que ver con algo político, yo siempre lo saqué de lo político.

A la mañana mi esposa me avisó que no le andaba Whatsapp y cuando llegué a la noche, sin acordarme le mandé un mensaje y me respondió. Llego a casa y le digo "Arrancó el Whatsapp", y me dice, "no, no me anda todavía". Ahí me di cuenta que estaba chateando con alguien que estaba en su cuenta y hubo amenaza de hackearme las cuentas bancarias. Ahí la justicia actuó rápido, actuó bien, no pudieron encontrar desde dónde venía el hackeo pero la causa sigue ahí, esperando alguna medida probatoria todavía, es lento pero sirvió para poder alertar a la gente de este tipo de delitos que son bastante comunes, mayormente con adultos mayores, el famoso "Cuento del tío" por el que te piden datos de cuentas. Más que nada le busqué la parte positiva que era contarle a la gente cómo es el hackeo y que estén atentos para que no les pase.


- ¿Cuál fue la primera sensación que tuviste al darte cuenta de lo que estaba pasando?

Mucha bronca porque (cuando me di cuenta) me hice pasar como que estaba pasando por mi esposa y me pedía los datos de la tarjeta para hacerle un regalo y la bronca te invade de una manera, es una impotencia tremenda. A mucha gente lo agarra desprevenido, si yo hubiera estado acá con los temas de la Municipalidad y me escribía para darle los datos de la tarjeta capaz que se los pasaba porque no lo pensás. La verdad que mucha bronca e impotencia. 


- Te recibiste de abogado, ¿Cómo fue el paso a paso hasta llegar a tu interés en la política partidaria?

Yo me recibí de abogado y empecé a trabajar en el Estado, estando en Buenos Aires, después me fui a vivir a La Plata con mi actual esposa cuando éramos novios, y en el 2010 tuve el mejor y el peor año de mi vida, porque en mayo perdí a mi papá y en diciembre nació Santino, con lo cual fue un año de altibajos emocionales fuertes.



Ahí decidimos con Flor (esposa) venir a vivir a Olavarría porque queríamos estar más cerca de la familia, yo tenía de alguna manera que hacerme cargo del campo familiar, porque mi hermana vivía en Estados Unidos y mi mamá en Tigre en ese momento, así que un poco por eso y otro poco para estar cerca de mi suegro, porque Flor todavía no se había recibido, le quedaban unas materias para ser médica, así que empecé a trabajar acá, en un estudio jurídico y de a poco empecé a querer involucrarme por todo lo que estaba pasando en el país, por todo lo que estaba viendo que no me gustaba. 

Me había gustado mucho lo que había hecho Mauricio en la ciudad, incluso viví el cambio de la ciudad viviendo ahí, y me empecé a acercar a lo que iba a ser el rearmado del pro en Olavarría, empecé a trabajar, a querer armar algo y terminé siendo en 2013 candidato a Concejal, encabezando la lista. Esa lista no corrió por un acuerdo que había con el Frente Renovador en ese momento, y de ahí decidimos, con el grupo que habíamos armado, ir por la intendencia en el 2015, y empecé a caminar: trabajaba en el estudio a la mañana y a la tarde iba casa por casa, tocaba timbre, me presentaba, le decía a la gente que era Ezequiel, que quería ser intendente de la ciudad, que estábamos armando un grupo para poder armar algo con proyectos, le contábamos cuáles eran nuestros proyectos, y de a poco se empezó a generar ese boca en boca en la ciudad y a sumarse gente que tenía ganas de participar, de administrar, que quería un cambio en Olavarría, y terminamos siendo gobierno local en 2015, algo bastante impensado para muchos, fue una de las sorpresas que hubo en la Provincia porque te lo decían. 

Fue un tobogán: arrancó y muy rápido se dio todo. Sin pensarlo, sin buscarlo, se fue dando. Más que nada, la idea era acompañar a Mauricio (Macri) en lo que estaba planteando para la ciudad primero y para el país después.

- Si tuvieras que ver en retrospectiva, ¿Qué cambios importantes crees que hiciste desde esos primeros años que empezaste a caminar y a hacer política hasta ahora?

Uno viene con muchas ideas, con muchas ganas, y después te encontrás con los límites, las limitaciones presupuestarias y demás, pero hicimos cambios importantes. Un cambio muy importante es la remodernización del Estado, lo que es transparencia. Con el camino de la transparencia logramos ser una de las tres ciudades más transparentes del país y eso obviamente para nosotros es un gran orgullo, porque eso es lo que queda. Desde nuestra intervención en la política hemos podido lograr que de ahora en más todos los funcionarios de Olavarría tengan que presentar declaraciones juradas anuales, que también fue muy importante, y después muchas obras que no se ven: hemos invertido mucho en cloacas, agua corriente, red de gas, que es algo que nos pedían los vecinos y la verdad que pudimos hacer un avance importante. ¿Qué falta mucho? sí, falta muchísimo todavía, pero por lo menos pudimos lograr cosas muy importantes.

- Vos ahora no renovás contrato ¿Te gustaría seguir en la intendencia?

Me parece que la ley vigente (que no permite la reelección de intendentes y legisladores) es muy sana para la democracia, está bueno que haya alternancia y que no haya historización del poder en los cargos. También creo que la interpretación de la ley debería ser favorable para un período más, porque no debería ser retroactiva, pero llegado el momento se verá. 

Ser intendente es lo más lindo que te puede pasar. Estar trabajando para poder cambiar la realidad de la ciudad donde naciste, donde fuiste al colegio, hiciste deporte, te criaste, hiciste tus amigos, formaste tu familia, es algo maravilloso, yo creo que no debe haber trabajo más lindo en el mundo que ser intendente, tenés un contacto con la realidad diaria que creo que no tiene ningún otro cargo, ni el legislador, ni gobernador, ni Presidente. El día de mañana veré cómo va todo, en principio te digo que el 10 de diciembre del 2023 dejaré mi cargo y mi vida me llevará por otro rumbo. 

- Y si no renovaras, ¿Querés seguir en política o crees que te vas a tomar un descanso?

Depende. Si sirve que siga en algún ámbito, si volvemos a ser gobierno provincial o nacional, me encantaría formar parte de un equipo que tenga nuestro espacio, y sino rumbearé por lo privado, la verdad que hoy no lo pienso mucho, todo depende de cómo se vayan dando las cosas.

- Hablemos sobre la amistad en la política ¿Hay amistad o hay compañerismo? ¿Cómo es tu vínculo con otros funcionarios?

Al nivel del espacio político se genera un vínculo de amistad, he tenido vínculos. No es lo normal, lo común, creo que todos tenemos en mente que somos un espacio con pensamientos parecidos, y las relaciones personales son importantes a la hora de trabajar codo a codo con cualquier compañero de espacio. No es normal, pero sí, uno va haciendo amigos en el camino.

En mí caso, Martín Yeza (intendente de Pinamar), Alex Campbell (diputado provincial). Más que nada quienes somos de la misma generación tenemos más afinidad, es más fácil. Con algunos nos hemos ido de vacaciones, hemos compartido asados familiares, la verdad que está bueno porque vas cosechando amigos y el día de mañana hasta podemos estar trabajando juntos, nunca se sabe, es tan circular la política que nunca sabés con quién  te vas a terminar cruzando.


El Gatito Granados (concejal del Frente de Todos), con quien viajé a China en su momento. Uno va cosechando amigos incluso de otros espacios políticos, cuando tenés afinidad personal la verdad que está bueno que eso pase.

- ¿Crees que en ese futuro es más sencillo generar alianza con esa gente con la que tenés más afinidad o lo ves independiente?

Creo que es independiente. Uno de alguna manera va acomodándose al lugar donde uno más cómodo se siente. Por ahí un amigo no necesariamente tiene que pensar igual que uno o estar en el mismo lugar que uno. Creo que es más una cuestión de ideas, de cargos, de cómo uno va tratando de sumar para que el espacio crezca.

- Un miembro de tu gabinete es Hilario Galli ¿Es familiar tuyo?

Es primo hermano, sí. 



- ¿Cómo es la política en familia? Porque además es muy cercano, tu secretario de Gobierno

Es mi coequiper, parte de la mesa chica. Uno de los poquitos que arrancamos con este sueño en el 2013 y sigue estando conmigo. Nosotros tratamos de no mezclar lo personal con la política, cuando es trabajo es trabajo, discutimos, nos ponemos firmes cada uno con su postura y lo debatimos hasta llegar a un punto de acuerdo, pero cuando podemos, Hilario es una de las personas con las que hago escapadas para ir a pescar, tratamos de disfrutar desde otro ámbito. Jugamos juntos al fútbol, tratamos de no mezclar lo personal con la política porque es difícil convivir. Nos llevamos bastante bien, muy bien.



- Además cuando sos más grande, en general es más difícil mantener vínculo por ejemplo con tus primos

Es más difícil, pero nosotros nos criamos juntos en el campo, nuestros papás son hermanos, tuvimos una relación muy cercano. Con Hilario compartí también dos años en Buenos Aires estudiando y también jugábamos al fútbol juntos, salíamos juntos, teníamos una vida personal muy cercana, entonces es más fácil, es casi como mi hermano. Nuestros hijos tienen mucha relación hoy también, con lo cual lo personal siempre fue muy fuerte, y trasladado al trabajo es más fácil también.

- Jugaste al softball cuando eras chico

Sí, jugué la mitad de mi vida. Desde los 11, 12 años, hasta los 21, 22 años. Hice todos los deportes que tenía que hacer cuando era chico y me quedé con el softball, lo más impensado, no es un deporte de los habituales. Veo a mis hijos que van a taekwondo, fútbol, tenis, rugby, basquet, me encanta que vayan probando y vean cuál les cae mejor, que fue lo que me pasó a mí.

El softball fue gran parte de mi vida, porque competí los cinco años de la escuela secundaria en los Torneos juveniles bonaerenses, y en dos oportunidades salimos campeones.

En Olavarría, también había olimpíadas estudiantiles, también pudimos salir campeones. hemos viajado a Bahía Blanca, a Paraná. La verdad es que tengo grandes amigos de esa época también.

- ¿Alguna anécdota de vestuario o de competencia?

En Mar del Plata, cuando salimos campeones, en ese momento el premio era un viaje a Europa con todo pago. Me acuerdo que el gobernador en ese entonces era Duhalde. 

Jugábamos en Mar del Plata los bonaerenses, en un club independiente que queda muy lejos del centro, por Parque Camet, y la promesa era que si salíamos campeones, nos íbamos caminando desde Parque Camet hasta el centro donde estaba el hotel.

Después de haber jugado todo el torneo, la caminata se hizo larga, fue dura, pero cumplimos la promesa.

- Llegaron muertos

Sí, destruídos. Después estando en España pudimos ir a ver el real Madrid, que en ese momento jugaba (Fernando) Redondo, era un equipazo. Muy linda experiencia.

- Y sos hincha de San Lorenzo de Almagro ¿sos cabulero? ¿Lo seguís?

Cuando era adolescente lo seguía mucho, iba a la cancha. Ahora no lo sigo tanto, me gusta verlo, soy cabulero, no tanto como era mi viejo, pero lo soy. Mi hijo más grande ahora es hincha de River, así que un poco triste por eso, pero mi papá también era de River, así que tampoco me hace tanto daño. 

Sí, me gusta el fútbol, me gusta mirar mucho deporte en general: fútbol, basquet, golf, tenis, y cuando tengo algún hueco también trato de hacer un poco de deporte

- ¿Qué deporte hacés?

Hoy estoy haciendo tenis, golf y cuando hay algún partidito con amigos, juego al fútbol.

- Me decías que sos cabulero, ¿Cuál es alguna de tus cábalas?

En las tres elecciones usé el mismo sweater y la misma campera. En el fútbol, en los mundiales por ejemplo, miro siempre los partidos en el mismo sillón, en el mismo televisor, trato de cumplir con esas cábalas, hasta que se cae todo, pero bueno. Con el tiempo uno se hace cada vez menos cabulero. Cuando era adolescente era muy, muy cabulero, ahora no tanto.
 
 

- Y el usar la misma ropa para las elecciones por ahora da resultado

Sí, lo seguiría haciendo, claramente. Voy a continuar con el mismo sweater y la misma campera este 2021 y si volvemos a ganar, en el 2023 ni hablar, la voy a guardar y la voy a usar nada más que para las elecciones.