CRUCES EN SEGURIDAD
18/03
Por qué explotó Berni, y las sospechas que el ministro le transmitirá al Gobernador
En la cartera bonaerense aseguran que Nación dejó solas a la Provincia y a la Ciudad en la búsqueda de la niña desaparecida, y temen que detrás de la falta de colaboración haya una intencionalidad política para perjudicar al ministro. Las eternas diferencias con Eduardo Villalba y jefes preocupados por una convivencia que se hace insostenible.
Las declaraciones de Sergio Berni sorprendieron a Axel Kicillof durante su visita a Trenque Lauquen y Pehuajó, y si bien el Gobernador salió a bancar a su ministro felicitándolo por el resultado de la búsqueda de la niña que había desaparecido en Almagro, la renovada pelea con la cartera de Seguridad nacional trastocó los planes de un día que pintaba muy positivo desde que Maia apareció sana y salva. 

Aunque primeramente se dijo que “Axel quiere interiorizarse bien de lo que pasó” en la conferencia de prensa, desde la Gobernación se informó que “no estaba prevista ” una reunión entre Berni  y Kicillof en las próximas horas, pero tampoco se descarta de plano. Los dos, incluso, apurarían el encuentro.

Es que Sergio Berni tiene graves sospechas de que el caso de la niña fue utilizado para perjudicarlo, además de destilar bronca porque asegura que lo dejaron solo en la búsqueda. Se cansó de repetir a quien se lo preguntara que “estuvimos 24 horas buscando a Maia hasta abajo de las baldosas y nos dejaron solos”.

Y si algo faltaba para potenciar las diferencias, Sabina Frederic salió a hacer declaraciones periodísticas antes que él cuando la cartera nacional se había desentendido del tema. La frutilla del postre fue mandar a Eduardo Villalba a la conferencia de prensa que encabezaría Berni.



El ministro bonaerense y el secretario de Seguridad nacional tienen diferencias que se arrastran desde el gobierno de Cristina Fernández. Berni tomó casi como un insulto que Villalba apareciera esta mañana, cuando ya estaba todo resuelto, solamente para aparecer ante las cámaras. Por eso lo insultó, lo zamarreó y lo dejó fuera del mitin con la prensa.
Quien acompañó al titular de la cartera de Seguridad bonaerense en la conferencia fue el vicejefe de Gobierno porteño y responsable de la policía de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli. Desde el ministerio bonaerense confiaron a La Tecla que “el trabajo con Santilli fue bueno en todo momento, pero desde el ministerio de Seguridad de la Nación nadie aportó nada”.

Las sospechas, incluso van más allá y revisten una enorme gravedad. Cerca de Berni elucubran que si el desenlace del caso hubiese sido otro el funcionario de Kicillof hubiera quedado como el principal responsable, asestándole un golpe muy duro a su continuidad al frente de la cartera bonaerense.

Desde el primer día del Gobierno del Frente de Todos las incompatibilidades entre Seguridad de Nación y su par provincial aparecen irreconciliables. Con una particularidad, cada vez que los cruces se hicieron públicos y generaron escándalo tuvieron algo que ver con Villalba, aunque luego la atención se centrara en los dos responsables de los ministerios. Si bien la relación de Berni con Frederic jamás fue buena, el juego del segundo de la cartera nacional la empeoró notoriamente. 

Uno de los choques más recordados, que también se dio ante los ojos de los periodistas, fue el 1 de julio del año pasado. En medio de los controles en los accesos a la Capital Federal , que provocaban grandes congestionamientos y demoraban el paso de un ambulancia, llegó el funcionario bonaerense y se quejó porque había “diez kilómetros de cola cuando a sólo 100 metros hay cinco carriles libres y una ambulancia no puede estar 20 minutos para pasar”. El episodio fue en Puente La Noria y quien estaba a cargo del operativo cuestionado era Villalba. También chocaron de frente cuando se decidió enviar 8.000 agentes federales a la Provincia y el destino que les quería dar Nación era distinto al pretendido por el ministro provincial.

Tras el episodio de esta mañana, Sabina Frederic se reunió a solas con el Jefe de Gabinete nacional, Santiago Cafiero. Mientras, en la Provincia podría haber un encuentro entre Kicillof y Berni. Seguramente las versiones que lleguen a cada uno de los jefes serán disímiles, pero lo que nadie puede ocultar es que es cada vez más difícil sostener la convivencia imposible entre el ministerio de Seguridad de la Nación y el ministerio de Seguridad de la Provincia.