CARGOS
13-03-2021

La torta que quedó sin repartir

Las conversaciones avanzaron, el Presupuesto 2021 se aprobó, pero las vacantes no fueron ocupadas. ¿Qué fue lo que pasó entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio?

La torta que quedó sin repartir - La Tecla

Todo parecía encaminado. Oficialismo y oposición habían mantenido periódicas reuniones previas al tratamiento del Presupuesto 2021 pero, a pesar de que éste fue aprobado sin mayores complicaciones, los cargos que pidió Juntos por el Cambio siguen vacantes. La torta quedó sin repartir. 

¿Qué fue lo que pasó? Según pudo saber La Tecla, a fines del año pasado, durante uno de los primeros encuentros de la mesa chica de negociación (integrada por el jefe de Gabinete, Carlos Bianco; la vicegobernadora Verónica Magario; el presidente de Diputados, Federico Otermin; y los jefes de bloques del Frente de Todos y Juntos por el Cambio de ambas cámaras) se puso en discusión el tema de los cargos.

El oficialismo accedió a discutir lo que para la oposición le corresponde por mandato normativo y constitucional. Sin embargo, unas declaraciones públicas de la mano derecha del gobernador Axel Kicillof hicieron explotar por los aires cualquier tipo de avance en este sentido.

En efecto, Bianco se refirió a las negociaciones como un “mercado negro de cargos”, despertando el malestar en la oposición que, finalmente, desistió de continuar en ese camino para no “quedar pegada” en esta discusión y decidió retirar el tema de los cargos como condicionante del Presupuesto. Por eso, en aquel entonces se acordó sólo en avanzar en las conversaciones correspondientes a los recursos para los Municipios con la promesa de que los cargos se tratasen en sesiones extraordinarias, cuestión que finalmente no sucedió.

“No cumplieron con nada. Ahora que se olviden. No levantamos más la mano para nada”, le dijo a La Tecla un dirigente amarillo, que tenía “reservado” uno de los puestos disponibles. 

En total, el principal espacio opositor pidió 32 cargos en distintos organismos de control y empresas del Estado que por tradición política son cedidos por el partido que gobierna a fin de garantizar el buen funcionamiento de las instituciones. Ellos aseguran que cuando Vidal era Gobernadora, le dio al peronismo 45 espacios. Sin embargo, en este contexto, hay que hacer una salvedad. El Partido Justicialista, el kirchnerismo y el Frente Renovador estaban separados. Por eso, en muchas ocasiones, la ex mandataria se vio en la obligación de conceder ciertas demandas que quizás excedían lo que en realidad correspondía.

“Si en lugar de 32, son 20 pero se cubre la necesidad de control, entonces serán 20. El tema no es la cantidad sino que se pueda controlar”, reconoció un senador de Juntos por el Cambio. 

En la Provincia, hay al menos 10 organismos que tienen lugar para representantes de la oposición, ya sea por mandato constitucional, por Ley o por acuerdos políticos de larga data. Algunos de ellos pertenecen a la órbita de la Administración Central, otros a empresas con participación del Estado bonaerense, y también hay organismos descentralizados. 

En las últimas semanas, como si fuese poco, se sumó una vacante en el máximo tribunal de Justicia de la Provincia, la Suprema Corte, donde Juntos por el Cambio también pedirá ser incluido en la discusión. A fin de cuentas, son quienes tienen mayoría en el Senado, donde muchos de los cargos dependen de su aprobación final. Pero, como es de esperarse, no será una batalla fácil de ganar. 


Una vacante más que clave

La salida del juez Eduardo De Lazzari dejó otro cargo vacante en la Suprema Corte de Justicia Bonaerense y el tribunal quedó así con cinco miembros. Si bien el órgano puede funcionar con esa composición, la expectativa está puesta en la posibilidad de una no tan lejana designación de su reemplazante por parte de gobernador Axel Kicillof, quien está facultado por la Constitución provincial para concretar esa tarea.

Por estos días, la Corte quedó integrada por Daniel Fernando Soria (Presidente), Luis Esteban Genoud, Eduardo Julio Pettigiani, Hilda Kogan y Sergio Gabriel Torres. En enero del año pasado falleció quien fuera el titular del Cuerpo, Héctor Negri, y su lugar tampoco fue cubierto. 

Según pudo saber La Tecla, en el oficialismo apuestan a estirar las designaciones lo más que puedan, con la esperanza de lograr la mayoría en el Senado en las elecciones de medio término. Así, se ahorrarían el dolor de cabeza de tener que negociar con la oposición, que hasta ahora tiene un número de representantes muy superior al Frente de Todos. 


Un acuerdo que rompe la grieta y avanza en silencio

Si bien desde Juntos por el Cambio ya habían adelantado que no pedirían la cabeza del Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, hasta tanto no finalice su mandato (vence en diciembre de este año), en los últimos días surgió una versión de que la oposición estaría dispuesta, incluso, a renovarle su mandato por cinco años más.

A cambio, el ex diputado provincial tendría que encargarse de liderar la presentación judicial que le ponga fin al límite de las reelecciones indefinidas, una Ley que entraría en vigencia este año y significa una piedra en el zapato para dirigentes en ambos lados de la grieta. A pesar que desde el oficialismo y la oposición niegan la existencia de esta negociación, desde la Defensoría una persona allegada a Lorenzino, en estricto off y sin más detalles, aseguró a La Tecla que "es así, el acuerdo avanza", y resaltó a su vez que "incluso ya están trabajando en la redacción del escrito judicial".

Por ahora, la oposición se conforma con tener la silla que ocupa Marcelo Honores, de origen radical, como Defensor en Derechos Humanos y Usuarios de Servicios de Salud. “Cuando termine el cargo de Lorenzino se verá qué pasa. Por ahora su cargo no está en la mesa de discusión”, agregó un senador macrista a este medio.