VACUNACIóN
13/03
Caso Sarlo: liberales macristas denunciaron a Quereilhac y Kicillof cantó "Bingo"
"¡Bingo! Me acabo de enterar de que tres miembros de la oposición, uno un denunciador serial (Yamil Santoro), y otro de ellos diputado nacional (José Luis Patiño), presentaron una denuncia contra mi esposa, Soledad Quereilhac", relató el gobernador en la red social del pajarito, y agregó que "se cierra así el triángulo del lawfare: Clarín, Comodoro Py y el macrismo".
Nuevo capítulo para el escándalo generado a partir de la falsa acusación de la escritora Beatriz Sarlo, quien en un canal de televisión había dicho que le ofrecieron vacunarse "por debajo de la mesa" pero luego en la Justicia señaló que el ofrecimiento había sido en el marco de la no realizada campaña de concientización. Claro, en su declaración involucró a la esposa del gobernador Axel Kicillof, Soledad Quereilhac.

El tema, por cierto, tiene bastante enojado al mandamás bonaerense. Y más ahora que, según comentó a través de las redes sociales, se enteró de una denuncia penal en contra de su compañera por "hacerse pasar por funcionaria pública". Al igual que sucedió tras los dichos de Sarlo en sede judicial, despotricó contra Clarín (al otro día de las aclaraciones, volvió a "atacar" a Quereilhac) y parte del Poder Judicial. Y obvio, contra el Pro.
 

"¡Bingo! Me acabo de enterar de que tres miembros de la oposición, uno un denunciador serial (Yamil Santoro), y otro de ellos diputado nacional (José Luis Patiño), presentaron una denuncia contra mi esposa, Soledad Quereilhac", relató el gobernador en la red social del pajarito, y agregó que "se cierra así el triángulo del lawfare: Clarín, Comodoro Py y el macrismo. La denuncia es un absurdo sin pies ni cabeza, como tantas otras. Ni siquiera tiene que ver con la campaña de concientización para la vacunación".

En otro tuit, con el mismo enojo, manifestó que "ahora la acusan de hacerse pasar por funcionaria pública. No soy abogado, pero es una figura que se podría usar, por ejemplo, cuando quien no ha sido elegido diputado se sienta en una banca y pretende votar. O exhibe una credencial falsa de policía para hacer una inspección", explicó el ex ministro de Economía.

"Obviamente, el objetivo es el mismo que el de la “denuncia” de Sarlo y la tapa de Clarín: ensuciarme a mí, a mi familia y a la campaña de vacunación de la Provincia de Buenos Aires", prosiguió. Y se la jugó de cara a lo que viene: "Seguramente vendrá ahora una nueva tapa difamatoria en los diarios: 'Denuncian a la esposa de Kicillof por las vacunas VIP'. Y luego, tal vez, una citación a declarar y nuevas tapas de diario", afirmó. 

A modo de cierre, advirtió a sus detractores y "denunciadores seriales". "Pierdan cuidado, no nos van a asustar ni vamos a dejar de hacer lo que estamos haciendo: vacunar, reconstruir y poner en marcha la provincia", completó el mandamás de la provincia de Buenos Aires.