JUSTICIA
18/02
Qué pasará con la Corte bonaerense y cuáles son los nombres que baraja Kicillof
La jubilación De Lázzari, efectiva desde el 1 de marzo, es la segunda en pocos meses. El gobernador Kicillof deberá hacer uso de las facultades que le otorga la Constitución bonaerense si quiere un nuevo reemplazo. Quiénes quedan y qué opciones se tendrán en cuenta
La jubilación De Lázzari, efectiva desde el 1 de marzo, es la segunda en pocos meses, luego del fallecimiento del decano del cuerpo, el juez Héctor Negri, que estaba en su cargo desde enero de 2017, a principios del año pasado. Pese a que la Corte quedó entonces con seis miembros, lo que la exponía a un empate que trabara las decisiones y obligara a recurrir a la Casación, el gobernador no propuso reemplazante.

Y es probable que tampoco no haga ahora: el Artículo 177 de la Constitución provincial establece que los jueces de la Corte se nombran a propuesta del Gobernador con respaldo de una mayoría absoluta del Senado. Para conseguir ese respaldo, Kicillof se vería obligado a negociar el nombre con Juntos por el Cambio, que tiene la mayoría en la cámara Alta provincial, al menos hasta las elecciones de este año.

Así, existe una probabilidad de que el cuerpo funcione durante un tiempo con cinco miembros: su actual presidente, Daniel Soria, Luis Esteban Genoud, Eduardo Julio Pettigiani, Hilda Kogan y Torres. En términos institucionales, dicen en el tribunal, no habría dificultades: las decisiones se pueden ratificar con una mayoría de tres votos. Salvo que alguno no vote, no puede siquiera haber empate.

Aunque el Ejecutivo guarda silencio respecto de este tema, el perfil bajo de los ministros que quedan en sus cargos y el perfil de la mayoría de ellos no parecen suponer un problema para el gobernador. “Kicillof no va a estar incómodo con esta Corte”, dijo a DIB una fuente que conoce de cerca el entramado que une al poder judicial con el Ejecutivo.

A excepción de Torres, el resto de los jueces conforman una matriz que se llegó al tribunal durante el duhaldismo, cuando regía un acuerdo entre el peronismo y el radicalismo para repartirse los resortes institucionales más importantes de la provincia, en el marco de un bipartidismo que era la marca política más importante del momento.

Al igual que De Lázzari, que fue secretario de Seguridad –el equivalente al cargo actual de ministro- de Eduardo Duhalde, Genoud y Pettigiani tiene perfil peronista y ocuparon cargos ejecutivos en gobiernos de ese origen, en áreas vinculadas a la Seguridad. Kogan tiene un lejano pasado radical.

Sobre las nuevas negociaciones, Juntos por el Cambio ya dejó en claro su postura. Desde el bloque de senadores, Andrés de Leo, dialogó con La Tecla y dijo: "Nosotros tenemos una visión donde la Justicia tiene que ser mejorada con una mirada contraria al kirchnerismo, donde se pretende que la Justicia este orientada hacia su control y también en las causas que pesan hoy sobre los k, muchas avanzadas o en proceso. En este sentido me parece que estamos en un punto muy complicado a la hora de negociar con el oficialismo el modelo de Justicia que queremos y que siempre va a ser un punto de tensión".