MEDIDAS
09/02
Dura embestida de Seguridad ante el anuncio de nuevos reclamos policiales
Fuentes del Ministerio de Seguridad Bonaerense confirmaron a La Tecla la decisión de desafectar a 400 policías bonaerenses que participaron de las protestas frente a la Quinta de Olivos el pasado mes de septiembre, a quienes además, se les quitó el arma reglamentaria y se procedió al descuento del 50 por ciento de sus haberes. A quiénes alcanzará la medida. Qué dice la Justicia
Fuentes del Ministerio de Seguridad Bonaerense confirmaron a La Tecla la decisión de desafectar a 400 policías bonaerenses que participaron de las protestas frente a la Quinta de Olivos, a quienes además, se les quitó el arma reglamentaria y se procedió al descuento del 50 por ciento de sus haberes.

En este sentido se recalcó que son más de 1800 los casos en estudio, sin embargo son 400 los primeros desafectados, en los que se determinará si se procederá a la baja de los mismos.

De esta manera ya fueron emitidas las cédulas de notificación para cada oficial desafectado por “presunta infracción al decreto 1050/09″. Se trata de una norma que regula el funcionamiento de la Policía bonaerense y establece en qué caso un efectivo puede ser sancionado. La medida adoptada en este caso es una de las más graves.

Por otra parte la Justicia bonaerense y la Justicia Federal solicitaron las actuaciones y auditorías a la Fuerza por tratarse de un delito penal.

Desde la cartera que conduce Sergio Berni no descartaron que estas nuevas manifestaciones habían sido anunciadas porque sabían que serían sancionados los efectivos que el año pasado estuvieron en las calles para exigir aumentos de sueldos y mejoras de las condiciones laborales.En este sentido, se dejó en claro que "les va a salir el tiro por la culata".

También se recalcó desde la cartera de Seguridad que van continuar con las sanciones.


El antecedente de septiembre

La  medida del ministro se implementará a más de cuatro meses del reclamo  que protagonizaron los policías en diversos puntos de la Provincia, las cuales tuvieron como epicentro la base de Puente 12 y que, en medio de una fuerte tensión, llegaron hasta la residencia presidencial.

Las manifestaciones, que se extendieron por varios días, cesaron luego de una reunión entre el Presidente Alberto Fernández, el gobernador e intendentes en la que se anunció la quita de un punto de la coparticipación federal que recibía la Ciudad e Buenos Aires para destinarlo al presupuesto de seguridad de la Provincia.

En ese entonces, los agentes reclamaban una serie de mejoras en las condiciones salariales y laborales, tales como la provisión de uniformes, chalecos antibalas y patrulleros.

Tras la tensión inicial, Kicillof y Berni anunciaron beneficios para los integrantes de la fuerza, entre los que se contaron una suba que llevaría el salario inicial a 44 mil pesos y la compra de equipamiento. Sin embargo, este año se reavivó el reclamo y anunciaron  que esta semana volverían a protestar. Resta saber si el anuncio de Berni los hará cambiar de idea.