LA TECLA MAR DEL PLATA
05/01
La obra pública, el desafío de La Feliz para 2021
Tras una escasa ejecución de fondos en 2020, Montenegro buscará darle impulso a la infraestructura local. La continuidad de la pandemia y la crisis económica podrían entorpecer los planes.

El Presupuesto 2021 del intendente Guillermo Montenegro arrojó una evidencia fácilmente contrastable al analizar los números: la obra pública será el eje central de la plataforma de gobierno para este año, en el cual deberá revalidar el triunfo electoral de 2019 y comenzar a mostrar las primeras soluciones a dos de las grandes falencias estructurales de la ciudad: el desempleo y la infraestructura urbana.

Las partidas específicas para las intervenciones ascienden a $2.215 millones, un incremento interanual del 175%. La prioridad, también puede leerse en clave política: el titular del área es Jorge González, quien también ocupó el cargo durante el último gobierno radical en Mar del Plata, el de Daniel Katz, que culminó en 2007.

El desafío de hacer de la obra un sello identitario lleva a la gestión municipal a múltiples desafíos, tanto en el frente interno como en el externo. En cuanto a las variables endógenas, la propia secretearía que conduce González evidenció serias falencias para llevar adelante su plan en 2020: apenas pudo ejecutar el 25% de los fondos al cierre del tercer trimestre, mientras que el promedio de toda la Municipalidad fue del 62%.

La disminución no se llega a explicar solamente por el reajuste de gastos por la caída de la recaudación, algo que reconocen en el entorno del jefe del jefe comunal. El propio Presupuesto 2021 contiene al menos $247 millones que corresponden a obras no realizadas el año pasado, como la de los polideportivos barriales, dos jardines de infantes, una escuela secundaria y la reparación de la biblioteca municipal. Asimismo, en el Palacio Municipal advierten sobre las dificultades que se podrían generar a partir del engorroso trámite administrativo que debe afrontar una licitación. La burocracia estatal asoma como otro desafío a superar.

No menos preocupantes son las variables exógenas. La central, la económica. Llevar adelante el ambicioso programa de obras está estrictamente vinculado a la capacidad de recuperar la recaudación, en un marco donde persiste la incertidumbre sobre el impacto de la pandemia por COVID-19, sumada a la propia crisis argentina antecesora al virus.

En noviembre, Montenegro encabezó gestiones en Buenos Aires con el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.


Por otro lado, la suba de tasas promedio del 24% quedaría impotente ante una fuerte disparada de los precios, complejizando la inversión. Y no se trata de especulaciones a futuro, sino que 2020 dejó dos claros ejemplos: en octubre, la Comuna rescindió dos contratos para la puesta en valor de sendas plazas en los barrios Herradura y Cerrito, trabajos financiados por Nación. El Ministerio del Interior no había girado los fondos “debido a la situación económica del país”, según el decreto de Montenegro.

El último de los aspectos, posiblemente el más entretenido desde el punto de vista político. De los $2.215 millones del dinero para obras, el 76% proviene de aportes de Nación y Provincia. ¿Qué capacidad tendrá Montenegro de asegurarse esos fondos en un año electoral? Desde el PRO muestran la foto del encuentro íntimo con Fernández en su último paso por Mar del Plata como una posible respuesta. Desde el kirchnerismo local, en tanto, le bajan el precio a la gestión comunal. “Esto muestra el compromiso que la Nación y la Provincia asumen para que la ciudad crezca y se desarrolle”, dijo la concejala Virginia Sívori, quien coordinó el debate del Presupuesto.

 

Vialidad, un déficit histórico

La Comuna destinará $715 millones para la construcción, reparación y mantenimiento de las calles. Una suma importante, pero que se sabe insuficiente. El financiamiento de Provincia y Nación, clave para avanzar.

Desde siempre, Mar del Plata es reconocida por sus playas, los lobos de la Rambla, sus churros y  sus alfajores. El deteriorado estado de sus calles se sumó de un tiempo a esta parte a ese listado, y pocas señales hay desde la política para extirparlo.

Por fuera de las obras del presupuesto de la Administración Central, el Ente Municipal de Vialidad y Alumbrado (Emvial) dispondrá de $715 millones en 2021 para la construcción, reparación y mejoramiento de vías pavimentadas. Si bien la suma parece importante, el propio gobierno sabe que es insuficiente para avanzar en mejoras sustanciales: en la política local está instalado que para una solución integral se precisaría, al menos, un monto gemelo al de todo el presupuesto municipal, superior a los 21 mil millones de pesos.

Con este escenario, los convenios con Provincia y Nación emergen como claves para mejorar el estado de las calles. De Gobernación, la ciudad recibirá unos $45.153.600 por el Fondo de Infraestructura Municipal. Entre los trabajos previstos se destaca la reconstrucción de unos 4.500 metros cuadrados de badenes y pavimentos de hormigón en los barrios Estación Norte, Los Pinares y Villa Primavera, por $17.512.200; tareas de fresado de la carpeta asfáltica existente y posterior recapado con carpeta de concreto asfáltico en los mismos sectores por otros $20.882.220, y $6.759.180 para obras de microbacheo.

Además, en el marco del programa Argentina Hace, entre otros trabajos, Nación aportará $147.145.593,88 para tareas de pavimentación y bacheo, en sectores a definir por el Municipio.

 

Las obras de Nación y Provincia y la polémica por los fondos que llegarán

Por fuera de los aportes al Municipio, los gobiernos de Fernández y Kicillof, también realizarán intervenciones propias en Mar del Plata, aunque la ciudad aparece relegada en la distribución provincial.

El Gobierno nacional lanzó tres licitaciones para obras a desarrollarse en las primeras semanas del año por un monto superior a los $181 millones: una doble intervención en la Universidad Nacional de Mar del Plata, con la finalización de la Biblioteca Central y la ampliación del Complejo Universitario, y la restauración y puesta en valor de la Casa del Puente.

Por su lado, Provincia prevé una inversión de $719 millones para 13 obras. Las más destacadas: el Ministerio de Infraestructura impulsará la defensa costera de la ruta N° 11 y la readecuación edilicia del Hospital Interzonal. En tanto, el Instituto de la Vivienda invertirá en la finalización de tres complejos de viviendas sociales. La mayor inversión será del Banco Provincia ($331 millones), para la mejora y construcción de cuatro sedes.

No obstante, la distribución de fondos volvió a dejar relegada a la Comuna, que se ubicó en el puesto 21 entre los distritos más beneficiados, pese a ser el tercero con mayor población. Las partidas representan unos $1.162 por habitante, 11 veces por debajo del promedio de los tres más favorecidos.

Montenegro, junto a Mariano Bowden, el presidente del Emvial.
 

El curioso reclamo ministerial por una deuda ínfima

En diciembre, la Comuna reintegró $18.960 reclamados por el Ministerio de Turismo y Deportes por una rendición pendiente de una obra en la Rambla en 2005. Pese a no tener registros contables de ello priorizó el pago para no trabar una gestión de $20 millones para finalizar los polideportivos, que llevaron adelante Montenegro y el ministro Lammens: la resolución N°252/2020 de dicho ministerio bloqueó la entrega de nuevos “apoyos económicos” a entidades con rendiciones vencidas.