30/12/2020
La suba de contagios dispara una ola de rumores y especulaciones
Ante el "recalentamiento" de los contagios, se mencionan distintas variantes. Desde una vuelta a la cuarentena estricta hasta el toque de queda, aunque estas opciones no parecen estar en la mira de Nación, Provincia y CABA. El 8 de enero, nuevo encuentro tripartito para analizar la situación epidemiológica.


La imprevista reunión que mantuvieron esta tarde el presidente Alberto Fernández, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobiern porteño, Horacio Rodríguez Larreta, mostró a las claras la preocupación reinante ante la disparada de contagios en el país.

Los más de 11 mil casos de coronavirus registrados hoy, cifra similar a la de las últimas horas, genera preocupación de cara al futuro, con la celebración del Año Nuevo en el centro de todas las miradas.

Como informó La Tecla, el Presidente y los responsables de la Provincia y CABA analizaron y repasaron las ya míticas curvas de contagio y la situación de los principales distritos, aunque desde el entorno del primer mandatario desmintieron que se hayan analizado medidas concretas para apaciguar el recalentamiento de los contagios.

Luego del cónclave, que tuvo lugar en la residencia presidencial de Olivos, se dispararon los rumores y especulaciones acerca de posibles medidas que, con el consenso de Kicillof, Larreta y los gobernadores, podrían implementarse de continuar el ascenso de positivos.

Desde la vuelta a una cuarentena estricta, algo que no parece ser una alternativa viable, según los responsables sanitarios de los tres distritos, hasta la implementación de un toque de queda a partir de cierta hora de la noche.

Por lo pronto, se analiza con microscopìo la evolución de la situación epidemiológica, mientras que el próximo 8 de enero volverán a juntarse Nación, Provincia y CABA para analizar la marcha de las estadísticas.

La preocupación de los tres gobiernos está relacionada a la posibilidad de una segunda ola de contagios, como ya sucedió en Estados Unidos y Europa, donde el número de infectados aumentó exponencialmente y las autoridades políticas y sanitarias tuvieron que aplicar medidas restrictivas nuevamente.

Esto, es algo que las tres gestiones preferirían evitar, sobre todo porque se avecina la temporada alta de verano, momento en que los argentinos buscarán descansar de un año cargado de tensiones.

Sin embargo, si los casos se disparan y las terapias intensivas comienzan a resentirse, no quedará otra alternativa que dar marcha atrás.

Días atrás, el Gobernador se refirió al aumento de casos de contagios de coronavirus en la Provincia y, en ese sentido, afirmó que "se debe a que hubo un relajamiento de las medidas de cuidado".

Por su parte, ministra de Gobierno, Teresa García, aseguró que "hay una suerte de no control, por no decir descontrol; hemos visto ayer imágenes de algunos centros comerciales", e insistió con que "la enfermedad está ahí, la vacuna todavía no ha llegado".

De cara al futuro cercano y a eventuales restricciones, García supeditó el asunto al comportamiento de la gente en este fin de año. "Todo dependerá del funcionamiento de estas fiestas; los intendentes están muy atentos, porque cualquier aumento exponencial implicará volver a fases anteriores en forma focalizada", afirmó.

Cabe recordar que el país está en Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (Dispo) hasta el 31 de enero próximo, de acuerdo a lo anunciado por el primer mandatario el 18 de diciembre pasado.