INFORME ESPECIAL
27/12/2020
"Alberto ha tenido una oposición bastante destructiva"
Sobre el cierre del año, LaTecla.info conversó con el especialista en comunicación política, Gustavo Córdoba. El análisis de la gestión, la convivencia con la oposición, las soluciones internas y el tablero electoral que se aproxima.

Gustavo Córdoba, especialista en comunicación política y cotitular de Zubán Córdoba & Asociados, conversó con LaTecla.info sobre el primer año de la administración del Frente de Todos en un contexto de pandemia. Además, se refirió al tablero electoral que se avecina y consideró que el Gobierno puede acabar su mandato con un escenario legislativo más favorable.

La situación social - económica; la convivencia interna, y el rol de la oposición en el eje de la conversación.

-¿Qué evaluación haces del primer año del Gobierno?
Hubo una situación absolutamente inesperada como fue la pandemia, creo que el Gobierno planificó, previó, armó Gabinete y armó un plan para un país sin pandemia. Lo que vimos de alguna manera fue un dual entre emergencia, absolutamente social, y de mantenimiento mínimo de la economía. Pero, hasta el momento, más allá de toda la negatividad que viene del lado de la economía informal, que no se ha recuperado y no tiene demasiados elementos como para festejar en estos momentos, creo que en líneas generales ha tenido un buen desempeño. Lo que sí creo es que es un Gobierno que le habla a su propia base electoral, que le habla a su propia fuerza política en un marco de una ausencia de cultura coalicional y en el marco de una enorme dificultad de transferirle a la sociedad argentina con pedagogía qué medidas toman, porqué las toman y en qué dirección se toman esas medidas. 

-¿Eso por qué ocurre?
Me parece que hay ahí un problema de diseños de políticas, que incluso te diría que el acto del último viernes es llamativo como han teatralizado un evento que podría haberse hecho por zoom. Fue motivado exclusivamente para hablarse entre ellos, entre los distintos sectores internos y no hubo ningún mensaje hacia el interior del país ni hacia el resto de la política argentina. 

.¿Y Alberto Fernández particularmente cómo lo ves?
El balance pone un Presidente que ha tenido enorme dificultades de instalar un discurso concreto, un discurso de reconstrucción. Nosotros hemos evaluado el slogan de “Argentina unida”, que es el que ha promocionado el Gobierno para su gestión y entre una mayoría que va del 60 al 70 por ciento los argentinos no comparten que ese slogan sea el adecuado para este momento, no tiene una narrativa el Gobierno que valide esa referencia. Entonces, en el balance hay buenas cosas, malas cosas, errores propios, errores creados por una oposición que si la comparamos con el primer año de Mauricio Macri, me parece que Alberto ha tenido una oposición bastante destructiva en el sentido que no acompañaron legislativamente como si acompañaron a Mauricio Macri desde el peronismo dandole una gobernabilidad que a Alberto Fernández no le dieron. 

-Mencionaste que se conformó un Gabinete para gobernar sin pandemia, la crítica interna más fuerte fue a los funcionarios que no funcionan o tienen miedo. ¿Qué impacto tiene esto para la convivencia?
Es un tema complejo, no vamos a descubrir nada si decimos el valor político que tiene la figura de Cristina Fernández. Si creo que el Gobierno debe revisar sus políticas de cara al futuro. Es sumamente interesante que el Gobierno va a seguir contando con la mayoría en el Senado, posiblemente la elección legislativa de 2021 le garantice mayoría propia en Diputados. Por lo cual, desde el punto de vista de la gobernabilidad desde el punto de vista legislativo, el Gobierno va a tener un escenario mucho más simplificado en la última mitad de su mandato. El problema central, mientras se habla mucho de cambio de Gabinetes y todo eso, es que debería haber una rectificación de políticas, un realineamiento, un reperfilamiento de las políticas, porque Mauricio Macri cambió el Gabinete, no cambió políticas y el resultado fue siempre el mismo, no tuvo margen de reacción. Creo que en el Frente de Todos, por ser un gobierno de coalición, me parece que sería mucho más importante desde el punto de vista estratégico que ellos definan rumbos consensuados y que la sociedad argentina esté al tanto de esos rumbos y no como con Vicentín que solamente ellos sabían lo que querían hacer y no generaron ningún tipo de consensos. Yo aspiraría a que si hay algún cambio de Gabinete sea acompañado por una política distinta que genere más consensos.

-¿Cómo ves a esta oposición que calificaste como destructiva?
Hay en la oposición existe quizás el mismo proceso de fragmentación que hay en el oficialismo, porque no hay una comunidad de intereses muy evidentes entre Macri - Bullrich, el ala dura, y el resto de Cambiemos, y tienen evidentemente conflictos. Horacio Rodríguez Larreta es una figura que en los últimos dos meses, al menos en nuestras encuestas, ha caído diez puntos en su imagen pública, esto es significativo. Si uno analiza desde una perspectiva de moderados y no moderados, nuestra última encuesta, cayeron los moderados y mejoraron relativamente dirigentes como Cristina y Mauricio Macri en el lote de no moderados. Es como que la sociedad argentina se está preparando para el contexto electoral del año que viene y se da cuenta que va a aumentar la grieta, el clima político se va a endurecer, y genera un desgaste en los moderados.

-¿La profundización de la grieta puede favorecer al Gobierno?
Se abren múltiples escenarios dependiendo si hay PASO o no hay PASO, si hay recuperación o rebote de la economía o si no lo hay. Me parece ciencia ficción evaluar hoy como se pueden dar los resultados electorales. Lo que sí creo es que el Gobierno va a tener una limitación, y hay que tener en cuenta que la elección que hoy el Gobierno tiene que tratar de defender, hace cuatro años se produjo con un peronismo fragmentado en tres espacios. Unidad Ciudadana sacó 20 puntos, el peronismo nacional sacó 14 y el Frente Renovador de Massa sacó 5. Es decir, alrededor de 40 puntos. Si el peronismo logra ese piso electoral en todo el país, va a ser una gran elección. Ahora, si veo que, por ejemplo, en el contexto de la oposición hay un dato que es insoslayable que es la recuperación del voto de sectores ligados a Espert (José Luis), que en la elección del año pasado sufrieron una merma por la decisión presidencial y en esta elección legislativa es probable que los principales distritos, CABA, Córdoba, Santa Fe y la provincia de Buenos Aires, José Luis Espert y su fuerza pueda hacer una muy buena elección a expensas de Juntos por el Cambio.

-¿Esto puede ser la única tercera alternativa u otros sectores pueden subir?
En teoría los escenarios electorales de medio término son ideales para que algunas fuerzas tengan un desempeño electoral mejor del que tienen en un contexto presidencial. Eso dice la teoría. Ahora, la Izquierda posiblemente pueda aspirar a crecer un poco, no veo a expensas de quién, posiblemente le pueda sacar algún voto al Gobierno. Está en dudas lo que es el lavagnismo, hay que ver si ese espacio sigue representando el porcentaje conseguido en la elección presidencial. Es probable que, como ya tienen un bloque de diputados, presenten candidaturas en los principales distritos. Pueden tener una participación importante.

-Sí el Gobierno consigue los votos en el Senado para aprobar la IVE, más el endeudamiento de mediados de año, y un eventual acuerdo con el FMI, ¿lo puede usar de palanca para las elecciones?
Es probable. No nos olvidemos que la tasa de éxitos de los oficialismos en las elecciones intermedias es muy alta, salvo el reciente caso del kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires. Las elecciones intermedias son momentos muy importantes para los oficialismos porque ratifican el rumbo y generan un aumento en el caudal de los diputados. La argentina atraviesa un momento especial, la región está atravesada por un momento especial y nosotros no estamos exentos. A mi me gustaría que la política reflexionase sobre la posibilidad de hacer coincidir la agenda ciudadana con la política, si vos comparas la agenda ciudadana te vas a encontrar con la pobreza, la desocupación, la inseguridad, la salud. Ahora, cuando analizas la agenda de la política te vas a encontrar con la suspensión de las PASO, las elecciones 2021 o las de 2023, hay un desacople muy fuerte. Ojalá tengamos la posibilidad de que la política desarrolle agendas institucionales para atender la agenda de la ciudadanía.


“Van a pasar muchos años y a este no lo vamos a olvidar”

-En materia social y económica, ¿cómo ves el final del año?
Es un año muy difícil, muy complejo. Si vos preguntas, como hicimos nosotros en la última encuesta, quién considera que el año fue positivo, solamente el 20 por ciento lo considera positivo. Cuando el 80 por ciento, una gran mayoría, te dice que no le fue bien, que no está conforme, está delineado que van a pasar muchos años y a este no lo vamos a poder olvidar. Igualmente, en términos económicos, se está viendo una mínima recuperación, un mínimo movimiento. Hay un retraso de la cuestión de los sectores más marginales o que no tienen trabajo registrado, que es el más preocupante, incide de manera directa con mucha sensibilidad en los índices de violencia, de inseguridad que se han disparado en las ciudades más importantes. Por el otro lado, veo que la economía argentina depende de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que se está demorando, pero no tengo elementos para dudar de que el Gobierno puede llegar a un acuerdo y puede derivar, para adelante, en un escenario de mayor previsibilidad, de esto requiere la economía argentina. Hoy el dólar está quieto y nos preguntamos si es la calma antes de la tormenta. Necesitamos de esa previsibilidad para que de un modo el gobierno pueda manejar las variables económicas.