NOTA DE GRAFICA
23/12/2020
Montenegro: "Este año pensé muy poco en la política"
A un año de su asunción, el intendente de General Pueyrredon hace un balance de la gestión, con foco en la austeridad y en revertir el desempleo. Además opina sobre su rol partidario y las elecciones
El contexto del pasado 10 de diciembre, día en que cumplió su primer año como intendente de General Pueyrredon, nunca podría habérselo imaginado Guillermo Montenegro 365 antes, cuando dirigió su primer mensaje a la ciudad. Con nueve meses de pandemia sobre sus espaldas, Mar del Plata presenta una postal que marcó una profundización de su crisis económica estructural, con más 1.000 fallecidos por COVID-19 y una temporada incierta, donde miles de familias buscan un alivio, con la preocupación constante de un nuevo rebrote. 

En ese marco, el jefe comunal de la principal ciudad balnearia del país recibió a La Tecla Mar del Plata para reflexionar sobre estos doce meses, la crisis, el presente y el futuro. Al calor del debate por el Presupuesto 2021 y las discusiones internas de Juntos por el Cambio en escena, remarca, por un lado, la austeridad necesaria para administrar; en tanto que, por otra parte, insiste en que se encuentra más alejado de la rosca política de lo que se cree. “Este año, en la política pensé muy poco, y no lo digo para escapar de las preguntas”, desliza. 

“Con los líos que tuvimos acá, ver qué va a pasar con los cargos, con el líder… Mi problema es Mar del Plata. Si me pongo a pensar en cómo van a ser las listas, es que estoy mirando otro canal”. añade. 

-Pasaron los primeros 12 meses de gestión. ¿Qué balance se puede hacer? 
-Hubo un trabajo coordinado en lo que tenía que ver con la temporada. La del verano pasado fue una de las mejores de los últimos 20 años; yo lo mido en cómo genera trabajo para los marplatenses. Y cuando comenzábamos a generar algunas cuestiones para el año, a mediados de marzo empezó la cuarentena y hubo un gran cambio en las decisiones que teníamos que tomar. Hubo una solidaridad muy buena, de la ciudad en general y de todos los sectores en particular. Por otro lado, el funcionamiento de la Comisión de Reactivación Económica fue una herramienta que contribuyó para solucionar el problema de las reaperturas. Es muy difícil hacer un balance de gestión, pero sí de cuestiones puntuales, como la solidaridad y el compromiso de la ciudad. Todos los sectores se pusieron al hombro el problema. 

-¿Qué proyectos que tenía previsto para este año debieron ser aplazados por la pandemia? 
-Todo lo que tenía que ver con la proyección de Mar del Plata en la producción quedó muy relegado, como el Polo Gastronómico, la ampliación del Parque Industrial o el Distrito Tecnológico. Las inversiones se relegaron no solo en Mar del Plata, sino en el mundo. La seguridad, también ha sido una deuda, sobre todo en lo relacionado al espacio público: luminarias, arreglo de calles, cambios en las paradas de colectivos. Eso no se hizo en la medida que me hubiera gustado. 

-¿Qué expectativa tiene sobre la temporada de verano? ¿Alcanza para morigerar el desempleo? 
-Hacer una predicción de la temporada, que es atípica, es hacer futurología sin elementos. Hay que esperar. Nuestra mayor responsabilidad es que existan todas las condiciones para el cuidado de los marplatenses y de los que vienen, pensando en el empleo. La temporada ayuda al trabajo. Pero hay una cuestión estructural: Mar del Plata no es una ciudad turística, es una ciudad con turismo. Con que la temporada ayude a 10 personas, ya es muy importante. Por eso les pedimos también a los empresarios que contraten a marplatenses. 

-En el debate del Presupuesto 2021, el oficialismo destacó el aumento de tasas del 24% por debajo de la inflación proyectada (29%), aunque ello choca con la obtención de menores recursos para gestionar. ¿Cómo hacer equilibrio entre el bolsillo del contribuyente y las necesidades del Municipio? 
-El 24% es la tasa más baja de los 135 municipios bonaerenses. Se pensó en un número mayor, pero no podemos. Si en un año electoral tomás la decisión que tomamos nosotros, quiere decir que nos importa la gente. Después de lo que pasamos, no se le puede pedir nada más al vecino. Es lo justo y necesario, y con una austeridad como la que hubo este año. Somos un gobierno que gasta muy poco, en ese no nos pueden decir nada. 

-Tras el alejamiento de Elisa Ferrara en Inspección General y de Darío Oroquieta en Seguridad, ¿evalúa más cambios en el gabinete? 
-Ni sí, ni no; ni blanco, ni negro. Evaluación, hoy no. Esto es muy dinámico, puede haber alguien con un problema personal o que veamos algún cambio que puede ser mejor para la ciudad. Nosotros trabajamos para los vecinos, con lo cual, si en algún momento se entiende que parte del equipo no está orientado para trabajar para el vecino, va a haber cambios. No es algo que estoy permanentemente pensando, voy viendo cuál es la respuesta de cara área. 

-¿Cuáles son los objetivos centrales para el 2021? 
-Producción y empleo. Que es lo mismo que hablé con el Presidente. Debemos salir de la desocupación que hay a nivel circunstacial y estructural. Tenemos que buscar estar en un número de un dígito. 





Posicionamientos
“No sé si me siento líder del Pro”

 -A comienzos de año se proyectaba un mayor protagonismo suyo tan-to en la política provincial como en la partidaria del PRO y la alianza de Juntos por el Cambio. Sin embargo, no fue así. ¿Obecede estrictamente a la pandemia o sin ella, su postura habría sido igual? 
-Yo tenía muy claro que el primer año de gestión, el segundo, el tercero y el cuarto era ciento por ciento para los marplatenses. Mi laburo pasa totalmente por ahí. Yo le faltaría el respeto a la gente si no fuera así. No sé si me siento líder del PRO, líder de la región; yo soy el “gordo Montenegro”, digo lo que pienso y nadie me puede cuestionar mi origen ni cómo respondí. La pertenencia a mi espacio político está clarísima, lo que no quiere decir que no hable con todos pensando en la ciudad. Las cosas que no les puedo explicar a mis amigos, no las hago.
-El mes pasado estuvo en la cumbre de intendentes de Juntos pro el Cambio. ¿Se ve dentro del Grupo Dorrego? -La verdad que no le dedico mucho tiempo.
- ¿Qué opinión tiene sobre la posibilidad de suspender las PASO? -El año fue sumamente particular, no tengo una posición sobre PASO sí o PASO no. Sería un aventrurado si dijera que conviene ir por esto o por lo otro. Es más lo que se dice que lo que pueda interpretar con la formación que tengo y en la situación que estamos. Hoy, las elecciones primarias son ley, estés de acuerdo o no. Que se discuta, siempre es importante que se discuta.


Rispidices y afinidades con Provincia y Nación
La gestión de la pandemia obligó, quizás como nunca antes, a intendentes como Montenegro a articular acciones en conjunto con Provincia y Nación. No sólo en el plano del cumplimiento de los protocolos y las medidas sanitarias preventivas, sino también por las necesidades económicas y de infraestructura que se generaron en la Comuna. Fue un año atravesado por reuniones, zooms y llamados tanto a La Plata como a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para poder sobrellevar la crisis desatada por el COVID-19, donde las discusiones por la reapertura de las actividades económicas en Mar del Plata subió más de una vez el voltaje de las discusiones con las dos administraciones. “Si yo veo que hay alguna decisión que pueda afectar a los marplatenses, me enojo. Pero no es roce personal, no hago una discusión personal de una decisión que le pueda llegar a afectar a los vecinos”, plantea el jefe comunal. En esa línea destaca la buena relación con funcionarios puntuales de Provincia y Nación. “Por ahí, con algunos tengo otro tipo de diálogo, por conocimiento previo. Tal es el caso de Sergio Berni, Julio Alak o Teresa García. A nivel Nación tengo vínculo también con Alberto Fernández, Santiago Cafiero y varios ministros, como Mario Meoni, Gabriel Katopodis, Nicolás Trotta o Wado de Pedro. Los conozco hace muchos años, siempre hemos hablado sobre la situación de Mar del Plata”, asegura el mandatario. No obstante, vuelve a advertir: “Yo me voy a ‘pelear’ todas las veces que tenga que hacerlo con Provincia y con Nación. Y no importa quién esté gobernando”