LA TECLA PATAGONIA
15/12/2020
La apuesta del verano: turismo + salud
Tras más de 8 meses sin recibir turistas, las localidades del sur se preparan para encarar los próximos meses de la mejor manera posible, sin descuidar el aspecto sanitario
Sin lugar a dudas, la pandemia del coronavirus golpeó con fiereza a una alicaída economía argentina, que venía con una crisis de arrastre de años atrás. Pero de todos los sectores, el más afectado fue el turismo, que desde mediados de marzo hasta principios de mes, estuvo con la facturación en cero. Y no solo se trata de una de las actividades que más impacto tiene en el PBI nacional, sino que muchas ciudades del país viven perciben sus mayores ingresos (únicos en algunos casos) de ese área.

Si bien en un primer momento el foco estuvo puesto en sostener al sistema sanitario, conforme fueron pasando los meses las necesidades del sector crecieron hasta llegar a un punto límite. Con o sin coronavirus, la temporada de verano es y será una realidad. Bajo esta premisa, no se trata de socavar el plan de contención del sistema de salud, sino encontrar la manera de articular esfuerzos para que puedan convivir los cuidados personales y públicos con las actividades que genera el turismo.

Así es como surgieron los tan mentados protocolos, que los hay tantos como ciudades y servicios a ofrecer. El desafío de las provincias y administraciones patagónicas es el de lograr la mayor apertura posible, siempre bajo un estricto control de calidad, para no debilitar a un sistema hospitalario ya tensionado hasta el límite en algunos casos. Pero la norma por sí sola no alcanza y por eso desde los distintos estamentos insisten y depositan buena parte de sus esperanzas en el comportamiento social, de quienes lleguen pero sobre todo de los propios. Sin responsabilidad, no hay estrategia que aguante. 

A priori, la región Patagonia Norte asoma como la más activa de cara a la temporada de verano que, en los papeles, ya comenzó. Desde los primeros días de diciembre, los principales destinos turísticos de Neuquén y Río Negro pusieron la maquinaria en marcha. La provincia gobernada por Arabela Carreras puso primera con una prueba de turismo en Bariloche, que fue replicada con buenos dividendos en El Bolsón y San Antonio Oeste. El neuquino Omar Gutiérrez hizo lo propio luego al habilitar la actividad.

Más rezagados pero no con menos necesidad parecen los casos de Chubut y Santa Cruz. En el territorio administrado por Mariano Arcioni, en Puerto Madryn, el intendente Gustavo Sastre abrió de manera formal la temporada días atrás. Además, el jefe comunal de Esquel, Sergio Ongarato hace rato que pide por la habilitación de la temporada. Al no haber percibido ingresos en invierno que es el fuerte de la localidad, ponen todas sus fichas en verano. Algo similar ocurre en las tierras de Alicia Kirchner, donde el intendente de El calafate, Javier Belloni, espera desde hace tiempo el visto bueno para abrir sus puertas a foráneos.

Claro que la situación epidemiológica del sur argentino dista mucho de ser la ideal. De hecho, mientras en algunos lugares del país han bajado notablemente los casos, en la Patagonia se mantienen los contagios y esto preocupa a las autoridades de la región. De hecho, el gobierno nacional sigue de cerca los números y aporta recursos: varias de las ciudades elegidas para la instalación de hospitales modulares son sureñas: San Martín de Los Andes, Bariloche, San Antonio Oeste, Puerto Madryn, entre otras. El refuerzo desde Casa Rosada es vital, aunque también lo es la dotación de personal que llegan tanto desde Buenos Aires como de cada Ejecutivo provincial.

Así, bajo la tutela de Nación y el apoyo de las administraciones provinciales, los principales destinos del sur se preparan para aprovechar al máximo la ventana que se abre en medio de la pandemia. Y la apuesta se hace a conciencia de los riesgos: ante un eventual brote o suba de los contagios, están preparados para amortiguar el impacto. La suba de casos es hoy un precio que están dispuestos a pagar, porque si no se abren al turismo, el saldo será mucho más letal.


Gustavo Gennuso - Intendente de Bariloche-
“El problema no lo tenemos con el turismo sino con el relajo en los cuidados”


“Habíamos hecho una prueba piloto con poco turismo, pero a partir del 4 de diciembre empezamos a recibir algo más masivo. En el último fin de semana largo llegaron 11 mil turistas registrados, que es bastante para nosotros que veníamos en 0. Estamos trabajando para que sea cuidado, y la pasen lo mejor posible, sin tener problemas”, apuntó el intendente Gennuso en diálogo con La Tecla Patagonia.

En la misma sintonía, el alcalde explicó: “La conjunción del sistema público y privado en Bariloche es importante. Entonces si bien el sistema ha sido estresado, no hemos tenido las complicaciones de otras localidades de la provincia. Estuvimos cerca, pero nunca nos quedamos sin camas. El problema no lo tenemos con el turismo sino con nuestra propia gente que ha relajado mucho los cuidados”.

En tanto, el jefe comunal afirmó que “desde la gestión anterior insistí mucho en los corredores turísticos. Tenemos un privilegio que es tener la cordillera, el mar y la estepa en el medio. Acompañados por la provincia, tenemos que trabajar en fortalecer esos corredores. Eso nos va a dar mucho volumen como provincia turística”.

En cuanto a expectativas, Gennuso aclaró: “esperamos llegada de turistas, que ya es mucho. Es difícil decir cómo será la temporada. Bariloche es una de las ciudades más buscadas en las plataformas como Previaje y demás, pero creo que no va a ser una de las mejores temporadas”.

Respecto de un eventual crecimiento de casos de Covid-19, el intendente subrayó: “Está contemplado que el turista no quede atrapado en la ciudad y pueda salir si hay un brote. Estamos mucho más preparados que hace unos meses, así que tenemos un plan de emergencia”.

Carlos Saloniti - Intendente San Martín de Los Andes 
“La suerte de lo que ocurra depende de nosotros mismos”


El intendente de San Martín de los Andes, Carlos Saloniti, dijo a este medio que esperan una buena temporada para el verano, con la posibilidad de que se amplíe la capacidad de alojamiento, que hoy está restringida a un 50 por ciento. 

Saloniti explicó la importancia de que tanto los visitantes como los encargados de comercios y cabañas cumplan con los protocolos sanitarios: “La suerte de lo que ocurra depende de nosotros mismos”, remarcó.

“Vimos que de manera mayoritaria se está cumpliendo con los protocolos, tanto en los lugares gastronómicos como en las cabañas y hoteles. Es dar una vuelta la página, comenzar una nueva etapa donde debemos saber convivir con el turismo”, señaló el intendente.

Respecto a la infraestructura en materia de salud, en San Martín de los Andes, se avanza en la construcción del Nuevo Hospital de Complejidad VI, la obra se encuentra en más de un 60% de avance. Previamente, se instalará para este verano un Centro Sanitario Turístico (Hospital Modular), que será posible gracias a las gestiones hecha junto al gobierno provincial ante el Ministerio de Salud. También se instaló el tráiler del programa Detectar en el centro de la ciudad.  

“Tenemos un desafío enorme por delante, en una temporada especial en la que nos toca seguir cuidándonos, para que ciudades turísticas como las nuestras puedan seguir trabajando y desarrollándose. Esta pandemia nos ha enseñado a vivir de otra manera y tenemos una enorme voluntad para salir adelante. La sociedad nos necesita juntos”, sentenció.

Adrián Casadei - Intendente San Antonio Oeste 
“Sin temporada no podemos subsistir, no hay forma”


“Desde el 12 de marzo teníamos todo cerrado, así que abrirnos al turismo es una necesidad. Las Grutas tiene mucha actividad durante los fines de semana largo. Incluso teníamos programado abrir el parque subacuático más grande de sudamérica y una bodega, pero no se pudo hacer”, afirmó a este medio el intendente de San Antonio Oeste, Adrián Casadei. 

Añadió: “Venimos trabajando con la provincia y los municipios de Bariloche y El Bolsón. Nos pusimos de acuerdo con la idea de un turismo provincial entre el 15 de noviembre y el 4 de diciembre y a partir de ahí abrir”. 

Sobre la situación sanitaria, Casadei dijo que “mientras todas las demás ciudades vienen bajando de casos, Bariloche y nosotros venimos subiendo. Pero no es por los turistas, porque son todos locales. Es muy difícil el equilibrio entre la actividad comercial y social con la cuestión sanitaria”. 

Con ánimos de despejar dudas, el jefe comunal remarcó: “La temporada está fuera de discusión. Vamos a tener un hospital móvil con el aporte de Nación, ya hicimos las plateas con ayuda de la provincia. Sin temporada no podemos subsistir. No hay forma. La pandemia más grande hoy es la económica y laboral. Tengo más de 100 mensajes por día pidiéndome laburo”.

En cuanto a los preparativos, el alcalde apuntó: “A través de Improtur hicimos un sello de calidad sanitaria, que los locales que están habilitados tienen que tenerlo. Cada uno tiene su protocolo particular, dejando habitaciones y departamentos libres, según sus posibilidades. El mínimo es un 30% y el máximo un 80%”.