INFORME ESPECIAL
11/12/2020
El tironeo por la eliminación de las PASO
Una vez más, las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias quedaron en el centro de la tormenta. A diferencia de los años anteriores y la mirada sobre el gasto político, esta vez fue producto de la pandemia. Al menos esa es la excusa de una medida que divide a propios y extraños.

La supresión de las PASO es moneda corriente en el mundillo político. Por caso, ocurrió en los años electorales que preceden a la disputa por venir. Sin embargo, nunca tuvo tanta fuerza como ocurre por estos días. Es que, la mayoría de los gobernadores de las provincias argentinas cerraron filas en la necesidad política, sanitaria y económica de ir hacia la supresión temporal de las Primarias. 

En ese sentido, el reclamo de los mandatarios distritales, que lo hicieron luego de firmar el consenso fiscal con la Casa Rosada, genera problemas internos y externos para el Frente de Todos. 

Vale recordar que, como graficó en su momento Gustavo Córdoba, especialista en comunicación política, el gobierno de Alberto Fernández optó por “un relato federal”. Antes y luego de asumir, el Jefe de Estado aseveró que se trataba de “un gobierno de 24 gobernadores y un Presidente”. En pos de ese federalismo y representación horizontal, los mandatarios buscan torcer el brazo para conseguir el objetivo de supresión de las PASO.

No obstante, parte de la coalición del Frente de Todos (FdT) mira con recelo el cese de las internas. “La Cámpora tiene candidatos para competir”, sostuvo a este medio un operador de talla nacional que se sienta entre los que buscan bajar las PASO. De esa manera, apuntó a distritos bonaerenses donde la conducción no está en manos del oficialismo y la PASO de medio término son el inicio del camino a 2023. Lanús, Tres de Febrero, Mar del Plata, Bahía Blanca, Olavarría, San Nicolás, son algunos de los apuntados donde las PASO elimina un problema para el FdT.

“Es en el Congreso donde se deben discutir estos temas”, se escudaron desde el ministerio del Interior que conduce Eduardo “Wado” de Pedro. El principal funcionario del camporismo en el equipo de Alberto es uno de los que, a priori, rechaza la medida pero entiende el rol “articulador” que debe cumplir la cartera nacional que conduce.

En la vereda contraria, la historia no es disímil. La oposición de Juntos por el Cambio necesita las PASO como agua en el desierto. “Las PASO son ordenadoras”, lanzaron desde el ala peronista del PRO que no se desguazó luego de la derrota electoral. 

Claro, tal como graficó La Tecla en su última edición impresa, la oposición espera el juego de María Eugenia Vidal y mientras busca adivinar el parpadeo. “Vidal soluciona más que un problema, nadie le disputa la cabeza”, sostienen desde el Grupo Dorrego que aglomera a los intendentes PRO del Conurbano con Jorge Macri (Vicente López) y Néstor Grindetti (Lanús) en la primera línea. 

Más allá de ese juego, el rechazo a las eliminación trasciende las fronteras de los partidos que forman la alianza para ser un pedido unísono. “La modificación o reforma del sistema electoral requiere un acuerdo y un consenso amplio de los distintos sectores políticos y no puede estar atado a las conveniencias coyunturales”, liquidó el marplatense y titular de la bancada bonaerense de diputados de JxC, Maximiliano Abad. En la Cámara Alta, Roberto Costa siguió los pasos del radical: “Cualquier modificación que se plantee en torno al sistema electoral, requiere de un acuerdo amplio y siempre debe estar sujeto al cumplimiento democrático”.

El planteo es el mismo a la hora de pasar a los dirigentes con territorio en el partido centenario. El intendente de Chacabuco, Víctor Aiola, hizo público el posicionamiento de los alcaldes boina blanca: “las PASO son un mecanismo democrático para poder elegir y permite que cualquier ciudadano pueda presentarse”, sentenció.

Por su parte, el oficialismo provincial aprovechó el debate nacional para salir del medio. En su momento aseguraron que la prioridad bonaerense no pasaba por la eliminación de las PASO, incluso el propio Carlos Bianco habló del “vértigo” de la oposición en instalar temáticas que no formaban parte de la agenda real. Por estos días, la complicación por sancionar el Presupuesto 2021 ganó la agenda: “estamos abocados a votar el Presupuesto”, lanzaron desde la mesa chica provincial ante la consulta por la suspensión de las primarias.

Vale destacar que, si bien la Provincia cuenta con una legislación propia en materia de las PASO, si se modifica desde Nación se podría avanzar en una linealidad. Es decir que, no necesariamente debe ser sancionada por la Legislatura, así explicaron desde Juntos por el Cambio.

Las PASO y su eventual eliminación generan un problema para la política bonaerense. Los acuerdos nacionales, en contrapartida, apuran los tiempos para que desembarque en el Congreso en los próximos veinte días.


El costado político y los tiempos

Desde la creación de las PASO, por parte del gobierno de Cristina Fernández, el Ejecutivo pesó con mayor incidencia en las listas distritales. Los gobernadores vieron sumar peso a un actor con espalda propia y la negociación fue con resultado desfavorable. La lapicera en Balcarce 50, fue una de las consecuencias.

Así, la supresión de las internas devuelve autonomía electoral y equilibra las fuerzas distritales en relación con la Casa de Gobierno. “Cuando hay primarias los gobernadores tienen que negociar con el presidente las listas. Eliminar las PASO busca que los gobernadores tengan una preponderancia mayor en la elección de las candidaturas”, sentenció el politólogo Andy Town.

Vale remarcar que, avanzar en la suspensión de las PASO necesita de una velocidad sin precedente entre el ingreso del proyecto y el tratamiento. Es que, las reglas electorales no se pueden modificar en un año con visitas a las urnas en su calendario.

Por caso, el chaqueño Jorge Capitanich lo graficó como uno de los portavoces de la jugada que comenzó a tejerse en el norte argentino. “Estamos ante la limitación de que la legislación electoral no puede modificarse en el año mismo de las elecciones, por lo cual hay que hacerlo antes de fin de año”, explicó el gobernador de Chaco.

En este sentido, indicó que, “a partir del miércoles, ya estará la iniciativa legislativa suscripta por los legisladores" y que "la idea es que tenga un tratamiento exprés en un plenario de comisiones, para luego darle media sanción en Diputados y remitirla al Senado”.