NOTA DE TAPA
09/12/2020
Vidal jugará hasta último momento con el valor del sí y el no
Muchos la quieren y la piden en el escenario electoral bonaerense el año que viene, pero la exgobernadora priorizará sus objetivos políticos y no arriesgará más de la cuenta. Por qué Juntos por el Cambio la necesita y desde su entorno creen que es mejor preservarla.
“Yo no he resignado mi aspiración presidencial”. Lo dijo María Eugenia Vidal hace dos semanas ante la embajadora de Francia, Claudia Scherer-Effosse, anfitriona de una comida con la exgobernadora y un acotadísimo núcleo de comensales. Fue la primera vez que ese deseo llegó a oídos que no integran el círculo más íntimo de Vidal. Una ratificación de su intención de mantenerse activa y con un objetivo concreto, aunque aún sin fecha.

La meta está fijada, pero la hoja de ruta, todavía debe construirse. En ese sentido, la política bonaerense en particular y la política nacional en general quisieran develar lo antes posible cuáles serán sus movimientos el año que viene. Deberán tener paciencia, la decisión llegará sobre el límite de las fechas, y estará más atada a los intereses personales de la dirigente que a las necesidades que tendría de ella el propio espacio.

Las posibilidades son tres, con diferentes consecuencias cada una: encabezar la lista de diputados nacionales de la Provincia, ser candidata por la Ciudad de Buenos Aires o sortear el próximo turno electoral con la mira puesta directamente en 2023. Contrariamente a lo que dicen los manuales sobre lo contraproducente de desaparecer de la marquesina en una elección, Vidal les suele decir a los suyos que “es hora de hacer algo distinto”, y juega de esa manera al misterio de una posible ausencia en las nóminas de los comicios intermedios.

Irse a Capital, donde ya fue vicejefa de Gobierno, es pescar en una pecera. El triunfo es muchísimo más seguro que en Provincia, pero la dejaría muy atada a una posible candidatura para reemplazar en la Ciudad a Horacio Rodríguez Larreta. No es una opción que, a priori, la seduzca demasiado. Arriesgarse en terruño bonaerense es un desafío mayor. Una derrota implicaría otro golpe duro para su carrera política, pero una victoria la colocaría directamente en la carrera por la Casa Rosada, incluso por encima de otros interesados en el PRO que hoy aparecen más arriba en esa pelea.

“Yo no soy muy fanático de que sea candidata el año que viene. A mí me gustaría que ella trabaje y construya más como dirigente nacional. Tiene más del 90 por ciento de conocimiento en todo el país y está entre los tres dirigentes con mejor imagen”, le dijo a La Tecla uno de los hombres que la acompañan desde hace mucho. Esa opinión la comparten otros exfuncionarios provinciales que se mantienen a su lado y forman esa mesa chica que Vidal redujo este año a un círculo de confianza pequeño e incondicional.

“Más que en el corto plazo y en la elección legislativa tiene que pensar en un proyecto a mediano y largo plazo y dedicarse a recorrer el país”, coinciden en esa mesa. A priori, no piensa Vidal volver a la Provincia, pero tampoco se puede descartar ciento por ciento. “No hay nada que la ate a un distrito en particular, y con su nivel de conocimiento hay que aprovecharla a nivel nacional para construir 2023”, creen en su entorno.

Aunque sea contrafáctico, la exmandataria bonaerense cree que otro habría sido su destino en 2019 si le hubieran dejado desdoblar las elecciones. Aquella negativa, que aceptó para no dañar más la lastimada imagen presidencial de Mauricio Macri, aparece como el último sacrificio grande en pos del conjunto. Ahora, cada paso deberá equilibrar muy bien el beneficio político del frente con el propio.

“En la segunda etapa de su carrera tiene que pensar en qué es lo que le conviene a ella. Le fue muy funcional al espacio; fue candidata en Provincia porque el espacio se lo pidió, ganó y fue muy obediente con el Gobierno. Y perdió por ser obediente, porque no le permitieron desdoblar la elección. Es el momento que piense sobre su futuro y qué es lo que le conviene”. En esta visión coinciden dos de los colaboradores consultados por La Tecla.

Socia política de Rodríguez Larreta, negociará con el porteño el lugar a ocupar en el corto y mediano plazo, sin que esto signifique amoldarse a mandatos o necesidades con los cuales esté en desacuerdo. Tampoco será quien le diga a Macri que se quede en su casa y no interfiera en el armado del nuevo Juntos por el Cambio, pero sí tiene en claro que “es con todos”: desde el PRO duro hasta el exenemigo Emilio Monzó, pasando por la UCR, la Coalición Cívica y todos los que se quieran sumar y hoy conforman una desarticulada tercera pata.

En ese contexto, las legislativas 2021 colocan a Vidal en una centralidad que este año no tuvo públicamente, más allá de los zoom con dirigentes del espacio dedicados a la contención interna y al monitoreo de la actividad legislativa. Optó por el silencio con la excusa de no interferir durante la pandemia y la convicción de no cansar a un público que la mantiene en el podio de la opinión pública. Pero llegado el momento deberá decidir, y hasta de su círculo más cercano surgen presiones. Cristian Ritondo, por caso, lanzó un operativo clamor durante un asado en Arrecifes, cuando dijo: “Hay que convencerla para que nos guíe y sea cabeza de lista en 2021”.

“Le piden a ella que sea la candidata no sólo porque es la que mejor mide sino porque es la única que tiene un consenso general. ¿Pero es lo que le conviene a María Eugenia o es más lo que le conviene al resto? Creo que llegó el momento de pensar qué es lo que le conviene a ella, por el resto hizo mucho”, machaca uno de los dirigentes consultados por este medio que tiene diálogo cotidiano con la exgobernadora.

“Nadie piensa en ella, todos piensan en su ombligo. María Eugenia ya hizo lo que le pidieron, ahora le toca elegir y definir, y lo va a hacer en su momento. Si hay PASO, esa definición será en marzo; si no, va a ser más adelante”, completa otro de los hombres de la mesa vidalista.

Es absolutamente cierto que la figura de Vidal ordenaría los planetas en la Provincia, y se abriría una puja por el segundo lugar de la lista, enorme puerta para una futura candidatura a Gobernador. Pero ella incomoda a quienes la necesitan al mantener el misterio y hacer rodar el pensamiento de que, en pos de sus intereses, tal vez es mejor cambiar de distrito o, simplemente, dejar pasar una pelea para concentrarse en la batalla de fondo, porque, en definitiva, la hoja de ruta se construirá de acuerdo a la “aspiración presidencial”.

“Es un momento donde tiene que primar la construcción de unidad”

El senador provincial Lucas Fiorini habló acerca de la figura de la exgobernadora y puntualizó que “María Eugenia Vidal es un actor importante del espacio”. Sobre el posicionamiento de la exmandataria en la política dejó en claro que “es un análisis que hay que hacerlo sobre tres consideraciones. Tienen que ver, en primer lugar, con algo que haga crecer al espacio; en segundo lugar, habrá que ver además cómo va dando cada uno de los actores, no solo en la foto, sino también en la película, es decir, las perspectivas de quienes vayan a ser candidatos, no sólo de quienes encabecen las listas; y en tercer lugar, la voluntad de quienes puedan aportar”. “Es un momento donde tiene que primar la construcción de unidad, de apertura, y entender que necesitamos sumar para volver a tener resultados que nos permitan ganar la Provincia. Los actores centrales en este espacio son indispensables”, agregó.

En este punto, y respecto de las proyecciones y presencia de Vidal, el legislador marplatense respondió que “es necesaria la presencia de todos y cada uno tiene que ir trabajando su parte. Creo que en base a cual sea la estrategia, porque hay varias visiones, se tiene que ir amalgamando el espacio para volver a ser alternativa”.


El radicalismo, también va a buscar ser punta de lanza

Antes de entrar en la discusión por las nóminas legislativas, la Unión Cívica Radical bonaerense debe resolver su interna por la conducción partidaria entre Maximiliano Abad y Gustavo Posse. Del resultado dependerá mucho el rol del partido en la alianza opositora y quiénes quedarán posicionados hacia futuro. Posse, por caso, también querría pujar por la Gobernación. Sin contar con figuras demasiado posicionadas para esa carrera, hay quienes hablan de nuevo del neurocirujano Facundo Manes como una carta a jugar en cualquier momento. Hasta ahora hubo muchos amagues, pero esa carta sigue sin jugarse

El libro como mojón para volver al ruedo público

Un año después de haber dejado la Gobernación, María Eugenia Vidal ha hecho gala de un silencio público que mantendrá por unos meses más, según aseguran desde su entorno.

Su voz comenzará a escucharse entre fines de febrero y los primeros días de abril, cuando salga a la luz el libro que la exgobernadora escribe para contar su vivencia al frente del Ejecutivo de la provincia de Buenos Aires y dejar sentado su pensamiento para el futuro político del país.

El libro, cuya idea acuñó en enero, está en la etapa final de elaboración, aunque todavía no tiene el título definido. Lo es-cribe ella y cuenta con el apoyo de un par de asistentes que la ayudan con las correcciones, la división de los capítulos y la estructura narrativa. Ya lo tiene casi terminado y antes de fin de año tendrá las correcciones finales. Luego vendrá la etapa de la imprenta. Será publicado por la editorial Penguin Random House, que también editó Sinceramente, de Cristina Fernández de Kirchner.

“Seguramente estará en marzo. En el libro, ella contará fundamentalmente su experiencia como Gobernadora, y cómo compatibilizó eso con su vida familiar”, señaló uno de sus colaboradores. “También dejará ver su mirada al futuro”, agregó otro


“El desafío es poner el hombro y no especular con el tema de los cargos”

Sobre la figura y el posicionamiento de la exgobernadora, el diputado Alex Campbell dialogó con La Tecla y recalcó que “ella trabajó mucho este año en su actividad privada y, también, muy cerca de los 58 intendentes de Juntos por el Cambio, poniendo el oído, escuchando, acompañando. Tuvo reuniones con todas las secciones electorales, con todos los dirigentes políticos y asociaciones civiles. Ha colaborado con muchas instituciones en la Provincia y, en su rol como líder de la oposición bonaerense, ha trabajado por la unidad del espacio. Ese fue el desafío que se puso después de dejar la Gobernación, y fue logrado con creces”.

En cuanto al lugar y las proyecciones políticas, el exfuncionario provincial fue contundente al dejar en claro que “no es momento de hablar de cargos electivos. Estamos viviendo una de las crisis sanitarias y económicas más difíciles de la historia en nuestro país, por eso creo que el desafío es poner el hombro y no hablar o especular con el tema de los cargos electivos”.

Respecto de los desafíos dentro del espacio, el legislador expresó que “se debe seguir trabajando en la unidad, seguir logrando el federalismo en los fondos para que todos los bonaerenses se vean beneficiados por las obras y los recursos que se aportan todos meses a la Provincia; por eso queremos realmente lograr obras en este Presupuesto para los 135 municipios, como hacía María Eugenia Vidal”.

“No la veo con autonomía política propia para ratificar su liderazgo”

El analista político Carlos Germano evaluó el actual rol de la exgobernadora, como también su proyección de cara a los próximos comicios. En este aspecto consideró que “Vidal tiene un piso de aceptación en diferentes sectores de la sociedad”; y aclaró que la ve “sin un objetivo político, está muy subordinada a la jefatura política que tiene Horacio Rodríguez Larreta. No la veo con autonomía propia política para ratificar su liderazgo. Se está viendo en Juntos por el Cambio de la provincia de Buenos Aires que la no definición de María Eugenia Vidal para ocupar ese espacio genera un grado de anarquía importante en la búsqueda de quedarse con ese liderazgo”.

En esta misma línea sostuvo: “Hay un grupo de intendentes tratando de ocupar espacios y estar en la mesa de decisiones, pero falta un liderazgo que no está aportando María Eugenia Vidal. En este sentido, la política es lo más parecido a la química, y cuando hay espacios vacíos se ocupan; de hecho, hay un trabajo silencioso con efectividad”.

En referencia a la proyección en la Ciudad de Buenos Aires, el titular de la consultora Germano & Asociados consideró que “si en su armado, Rodríguez Larreta ve que es necesario jugar en Capital o en Provincia, eso responderá a la autonomía de María Eugenia Vidal; ella es parte del proyecto de Rodríguez Larreta en su intención de ser precandidato a Presidente, que, sin decirlo, lo manifiesta en acciones”.

Sobre lo que ganaría o perdería en el caso de no jugar políticamente el próximo año el consultor reiteró: “Vidal no está con proyecto propio, forma parte de un equipo de trabajo en el cual el objetivo es consolidar un proyecto encabezado por Rodríguez Larreta; por lo tanto, ella, de tener el protagonismo, como lo fue en su momento y en gran parte de este año, hoy pasó a ser secundaria y no es actriz principal de construcción en la provincia de Buenos Aires”.


"Vidal es una de las sobrevivientes de lo que sucedió con el macrismo"

El estratega y asesor político Maximiliano Aguiar, quien además es responsable de la consultora Acierto, dialogó con La Tecla sobre la figura y el rol de la exgobernadora. Al respecto enfatizó que “María Eugenia Vidal es una de las sobrevivientes de lo que sucedió con el macrismo en la última elección. Mantuvo un nivel de imagen que la hace competitiva en términos electorales. Si bien no salió fortalecida, fue una derrota que pudo manejar sin tener un impacto de imagen pública tan alto”.

“Dentro del espacio opositor sigue siendo una de las referentes con mayor imagen positiva, detrás de Horacio Rodríguez Larreta, pero conserva un posicionamiento que la mantiene en un 50% de imagen positiva, que la transforma en una figura competitiva. Logró rápidamente separarse de (Mauricio) Macri, que terminó golpeado en su imagen. La última medición (noviembre) que tenemos es de 52 por ciento de positiva contra 49 por ciento de negativa a nivel nacional, y son muy cercanos a los valores de Alberto Fernández y por debajo de Rodríguez Larreta”, agregó. Acerca de la proyección en Ciudad de Buenos Aires, Aguiar consideró: “Tendría una estructura política de soporte con Rodríguez Larreta, pero hay que ver si a él le conviene, porque en estas circunstancias podría ganar con otro candidato. Ahí entra la dinámica de qué es conveniente para cada uno, si le conviene enviarla a Provincia donde tendría otros rivales; eso es parte del juego interno que tienen que definir”. Sobre lo que ganaría o perdería en el caso de no jugar políticamente el próximo año, el consultor fue contundente al afirmar que “quien no juega se desdibuja con una rapidez impresionante”. Al mismo tiempo recalcó: “Ella debiera jugar si quiere mantener relevancia política dentro del sector”