ENCUESTA
08/12/2020
Economía, la piedra en el zapato de Alberto a un año de llegar a la presidencia
El último trabajo de Real Time Data, analiza los indicadores políticos y sanitarios a poco de cumplirse el primer año de gestión de Alberto Fernández. Cómo se posiciona el oficialismo y la oposición de cara al 2021
El último trabajo de Real Time Data, analiza los indicadores políticos y sanitarios a poco de cumplirse el primer año de gestión de Alberto Fernández. A días de cumplirse el primer aniversario del actual gobierno, el mandatario alcanza un 42% de aprobación, el nivel más bajo de su gestión. De mayo a la fecha, el presidente ha concatenado 8 descensos consecutivos en su nivel de apoyo popular.

En una escala de 1 a 10 los encuestados le pusieron al trabajo de Fernández durante este año un puntaje de 4,7. El presidente logró números sensiblemente mejores en áreas puntuales como el manejo de la deuda externa y la pandemia



Horacio Rodríguez Larreta se mantiene como el dirigente mejor evaluado del país. Un poco más atrás aparecen Roberto Lavagna, Martín Losteau y el presidente Alberto Fernández, que por primera vez cosecha un diferencial de imagen negativa.

El Jefe de gobierno porteño logra mantenerse en los primeros lugares por su capacidad de adhesión de otros espacios. 

De cara a las elecciones legislativas del próximo año, el Frente de Todos es el espacio político mejor posicionado con un piso electoral de 30 puntos y un techo por encima de los 40. Juntos por el cambio tiene un piso de 17 puntos y un techo de 40.



La economía se mantiene el principal problema personal de los argentinos. En el trabajo de RTD crecieron las menciones a la inflación. Además sólo 1 de cada 4 argentinos cree que la economía se normalizará en 2021.

Con respecto al impuesto a las grandes fortunas existe una paridad entre quienes creen que tendrá un impacto positivo para el país y quienes creen lo contrario. Las posturas coinciden con el alineamiento político de los encuestados. Finalmente, la opinión publica no percibe una necesidad inmediata de negociación con el Fondo Monetario Internacional y en este sentido apoya mayoritariamente una negociación exhaustiva de la deuda y sus condiciones de pago.