POSICIONAMIENTOS
01/12/2020
Mar del Plata: Montenegro y la ambivalencia con el Frente de Todos
Montenegro tiene una relación cercana con Alberto Fernández, en busca de acuerdos para paliar la crisis. Sin embargo, el kirchnerismo local golpea a la gestión municipal en varios frentes
La relación del intendente Guillermo Montenegro con el Frente de Todos arroja dos postales opuestas diametralmente. Por un lado, en el plano local, un vínculo tenso con una férrea postura opositora que cuestiona prácticamente todas las políticas del gobierno comunal donde, en mirada del propio Ejecutivo, se busca bloquear las principales iniciativas oficialistas. Por otra parte, en lo nacional, una relación que supera lo institucional, donde el alcalde afín al PRO pareciera tener mayor llegada al presidente de la Nación, Alberto Fernández, que los propios referentes marplatenses del kirchnerismo.

La intervención de la coalición gobernante a nivel nacional y provincial, ¿se trata de una articulada estrategia a dos puntas o de la cristalización de las tensiones internas entre el albertismo y el kirchnerismo que desde la oposición buscan azuzar? En el círculo íntimo del gobierno local ven más de lo segundo que de lo primero.

Más allá de los alineamientos y estrategias políticas de uno y otro lado, la dinámica que marcó a la política comunal en los últimos años no es ajena al actual escenario. La dirigencia marplatense tiende al alineamiento con la Nación, mientras que la tensión se dirige más hacia Provincia y sus representantes locales.

Las necesidades financieras de General Pueyrredon encontraron siempre mayor recepción en la Ciudad de Buenos Aires que en La Plata, en un contexto en el que el distrito entiende una “discriminación” en cuanto al porcentaje de distribución de la coparticipación. “Katz mantuvo un excelente vínculo con Kirchner; Pulti, con Cristina; y hasta Arroyo con Macri, pese a que se mataba con Vidal”, repasó rápidamente un atento observador de la política municipal.

Mientras el jefe comunal de la principal ciudad costera del país es objeto de fuertes cuestionamientos del kichnerismo vernáculo, que se evidencian en el marco del debate del Presupuesto 2021 -por caso, en la gestión de los controles durante la temporada y las afectaciones que se realizarán para tal fin-, Montenegro fue el único referente opositor que el fin de semana largo visitó la residencia presidencial de Chapadmalal, en un movimiento que desconcertó a los dirigentes alineados a Fernanda Raverta, titular de ANSES y cara visible de la controvertida reforma previsional que se sigue de cerca desde la ciudad con más población de adultos mayores del país.

En el cónclave, los mandatarios hablaron más de cuestiones personales que políticas, en un año con muchas novedades para el intendente, que fue padre y se sometió a una operación de cadera. El diálogo no fue forzado: ambos se conocen desde la década del ‘80, cuando compartían la cátedra de Esteban Righi en la Facultad de Derecho de la UBA.

El trabajo, la producción y la temporada fueron los ejes oficiales sobre los que versó el debate político, pero hubo dos más: uno relevante para la ciudad, y el otro, toda una señal política. El primero, la posibilidad de que Mar del Plata sea una de las primeras ciudades en recibir la reunión  de “Gabinete Federal”. La intención de Nación es que el proyecto se comience a implementar a comienzos de 2021.



Obra pública. El eje central del diálogo con el ministro Katopodis.

En este escenario, La Feliz cuenta con un antecedente que puede darle una prioridad por delante de las otras 24 ciudades aprobadas: el debut original estaba previsto para el 24 de enero de 2020, pero debió suspenderse por el primer viaje al exterior de Fernández, a Israel. De realizarse, Montenegro tendría una silla asegurada, junto al Presidente, ministros nacionales y funcionarios provinciales, acaso encabezados estos últimos por Axel Kicillof.

El segundo tópico, más candente para la política nacional. Fernández le agradeció el apoyo público dado por Montenegro a Daniel Rafecas como candidato a la Procuración. Una postura en sintonía con la intención del Frente de  Todos de sumar adhesiones en el Senado entre sectores de Juntos por el Cambio para llegar a los dos tercios sin forzar una modificación en la metodología de selección.

Salud y economía: las críticas de la oposición

Las críticas de la oposición A lo largo del año, quizás uno de los puntos más álgidos en la relación entre Montenegro y el Frente de Todos local se haya vivido en septiembre, cuando el bloque abandonó la Comisión de Reactivación Económica, la cual otorgaba permisos precarios a los distintos sectores que querían funcionar en el marco de la pandemia y no tenían aún la aprobación de los protocolos por parte de Provincia y Nación.

Ahora, en pleno debate presupuestario, el kirchnerismo disparó contra el aumento de tasas al esgrimir que subieron “un ciento por ciento” desde la asunción del nuevo gobierno. Asimismo, con relación a la gestión de la pandemia, señalaron una ejecución de apenas “el 70 por ciento” en lo que respecta a Salud durante 2020. Entre otros ejes, también marcaron “improvisación” y falta de certezas en torno a las afectaciones presupuestarias que hará el Ejecutivo para realizar tareas de control durante la temporada.


La gira porteña: una señal

A mediados de noviembre, Montenegro mantuvo una serie de reuniones con cuatro ministros nacionales en Buenos Aires, donde se avanzó en acuerdos. Los encuentros con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y los ministros de Turismo y Deportes, Matías Lammens; de Obras, Gabriel Katopodis; y de Educación, Nicolás Trotta, tuvieron a la pandemia y sus consecuencias como eje articulador, pero también llegaron a Mar del Plata en clave de señal política.

“El saldo fue más que positivo”, señalaron desde la Comuna, e informaron avances para la finalización de dos polideportivos, más intervenciones hidráulicas y viales. El regreso a clases y el inicio de la temporada, también estuvieron presentes.


En medio de fuertes críticas del bloque del Frente de Todos, el Ejecutivo defiende el Presupuesto 2021.


El tira y afloja con Provincia

Tras el pase a fase 4, la relación con Provincia se descomprimió, luego de varios meses de debates sobre el criterio para permitir la apertura de los sectores acuciados por la pandemia. La llegada de la temporada obliga tanto al gobierno local como a Gobernación a bajar los decibeles para coordinar acciones ante el arribo masivo de turistas a la costa atlántica.

Sin embargo, el reclamo por el lugar rezagado que ocupa General Pueyrredon en el reparto de la coparticipación es un tema que podría generar rispideces en 2021, ya que mejorar las partidas que llegan desde La Plata es uno de los objetivos de Montenegro. La primeras señales en el Presupuesto provincial no son alentadoras: la ciudad ocupa el puesto 21 en los fondos asignados para obras.


La necesidad de “trabajar en conjunto”

Tras su recorrida por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde se reunió con funcionarios nacionales, Montenegro ponderó el diálogo con la administración de Alberto Fernández para atravesar la crisis desatada por el COVID-19.

“Lo que dejó claro la pandemia es que hay que trabajar en conjunto. Trabajar de ese modo fue la mejor forma de buscar soluciones y generar políticas concretas que la gente pueda visualizar. Y, de cara a un verano completamente atípico, el diálogo y el tema de gestionar articuladamente siguen de la misma manera que desde el principio de la Emergencia Sanitaria”, aseguró.



La titular de ANSES, Fernanda Raverta, es la principal exponente del kirchnerismo duro en Mar del Plata.


Cafiero, el apuntado para mejorar el empleo

Santiago Cafiero fue el primer funcionario con el que se reunió Montenegro en su gira por CABA. Allí dialogaron sobre el puerto, la matriz productiva de la ciudad y el Parque Industrial. Con un 26% de desocupación en Mar del Plata, reactivar el trabajo es el objetivo central del intendente. En Chapadmalal, Fernández instó al alcalde a que avance en el diálogo con el jefe de Gabinete para trabajar sobre la situación.