PANDEMIA
27/11/2020
Con dos ciudades complicadas, extienden el DISPO hasta el 20 de diciembre
El Presidente aseguró que llevamos dos semanas con una clara mejoría en el AMBA y en el resto del país. Preocupación por la situación en Bariloche y Puerto Deseado. "El problema no ha terminado", advirtió. Y ratificó que la vacuna contra el coronavirus será gratuita y no obligatoria.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, aseguró que "en las últimas dos semanas vemos una clara mejoría en la situación, tanto el AMBA como en en casi todo el país", al anunciar una nueva etapa del distanciamiento social y obligatorio (DISPO).

Tras reunirse con gobernadores para analizar la situación epidemiológica, el mandatario anunció que "vamos a mantener la situación de aisalamiento a dos ciudades: Bariloche (R{io Negro) y Puerto Deseado, en Santa Cruz.

Acompañado por el ministro de Salud, Ginés González García, y la Directora Ejecutiva del PAMI, Luana Volnovich, Fernández sostuvo que "la cantidad de casos han caído en las últimas semanas de manera sensible, algo así como el 30 por ciento".

"Si seguimos priorizando los cuidados, podremos, más rapido que tarde, ir terminando esa etapa de la pandemia", sostuvo.

Además, aseguró que se trabaja con los gobernadores en la vacunación, para que todas las personas de riesgo estén inmunizadas antes de la llegada de marzo. 

“Esperamos que estén vacunas para marzo, en estas condiciones, 13 millones de personas, que es el 25 por ciento de la población”, para que puedan llegar al otoño inmunizados.

Y ratificó que “la vacuna será gratuita pero no obligatoria”, estimando que espera poder vacunas a más de 4 millones de personas por mes a partir de enero.

“Estamos en negociaciones para comprar vacunas que estarían disponibles en marzo, y trabajamos a todo vapor con Rusia para que entre enero y febrero podamos vacunar a alrededor de 10 millones de argentinos”, sostuvo, y detalló que “vamos a necesitar alrededor de 20 mil voluntarios para llevar adelante el plan de vacunación como lo estamos pensando. Argentina, con mucho esfuerzo, puede vacunar por mes a entre 4,5 millones y 5 millones de argentinos. Tenemos que hacer todo el esfuerzo para que esos argentinos puedan vacunarse en enero y febrero”.

En ese sentido, Fernández adelantó que “buscamos que la vacunación alcance al personal sanitario, de las FFAA y de seguridad, a los docentes, a los mayores de 60 años y a las personas de entre 18 y 60 años que tengan una enfermedad prevalente”.