CAMINO A LAS URNAS
05/11/2020
Encuesta: más de la mitad del país quiere que el año que viene pierda el Frente de Todos
Se acerca el final de 2020, 2021 está cada vez más cerca. Y de a poco, las encuestadoras comienzan a preguntar a cerca de los venideros comicios legislativos. ¿Quién gana, el oficialismo o la oposición? Por supuesto, la pandemia y la cuarentena hicieron mella y el voto del año pasado parece no ser el mismo. A continuación, el último trabajo de Giacobbe & Asociados. 
"La imagen de Alberto Fernández, durante estos quince días, ha variado en sentido contrario al último informe, pero nuevamente dentro de cambios pequeños. Cayó la positiva dos puntos y subió la negativa apenas unas centésimas", concluye el director de la empresa, Jorge Giacobbe. 

Pero no es el presidente el único que está a la baja. Lo mismo para el resto de los principales dirigentes del arco político argentino.  O sea, Cristina Kirchner y Axel Kicillof por el oficialismo, y Horacio Rodríguez Larreta y Mauricio Macri por la oposición.

Por otra parte, el temor frente al virus suma setenta por ciento entre aquellos que demuestran “Mucho” o “Algo”; en tanto que la aprobación de la cuarentena oscila en el treinta.

Con el clima electoral sucede lo mismo. "Cerca del treinta y dos por ciento apoya al Frente de Todos, mientras que más del cincuenta quiere que pierda", se lee entre las conclusiones relacionadas a las elecciones. O sea, malas noticias para la alianza gobernante. 

"Las posiciones parecen estar sólidas y los públicos atrincherados. Pese a los problemas que tiene el gobierno nacional, ya no se mueve el amperímetro", se añade.  De todos modos, esos traspiés tampoco los capitaliza la principal oposición. 

En cuanto a lo económico, la preocupación de los disgustados con el gobierno y la esperanza de los adherentes, se hace patente al analizar las expectativas respecto de una posible devaluación. Tan solo el 12.8% cree que no existe tal escenario. 

Entre quienes creen que habrá una pequeña o una mediana devaluación suman 18.2%. Luego, más de la mitad de los encuestados (53.2%) creen que el futuro contiene una gran depreciación de la moneda nacional. Desde luego que entre quienes se autodefinen kirchneristas el escenario tiende a ser negado, y en menor  medida, entre los peronistas también.

El 62% cree además que la economía tardará más de 4 años en volver a crecer. En enero de 2020, antes de la pandemia, resultaba 58% la misma creencia. Es decir que la desesperanza está intacta. 

Lo que efectivamente cambió severamente desde principios de año es la idea de “quién tiene la responsabilidad” o de la “pesada herencia”. En enero, casi el 25% pensaba que la mayor responsabilidad de la situación económica actual la tenía el actual gobierno de Alberto Fernández. En agosto ese número se  había convertido ya en 40% y hoy se mantiene en 37%. En sentido opuesto, en enero el 38% pensaba que la responsabilidad era del gobierno de Mauricio Macri, en agosto había bajado al 29% y allí se mantiene.

Además, la mayor parte de la sociedad cree ahora que el gobierno miente respecto de la cantidad de muertos por Coronavirus. En junio resultaba ser 35.4% y ahora ascendió a 55.9%. Incluso, el veinte por ciento de los kirchneristas, y el  treinta y tres por ciento de los peronistas, también lo cree así.

A modo de conclusión se indica que "el gobierno de Alberto Fernández exhibe un desgaste similar al de haber gobernado tres años, cuando en verdad es ese el tiempo que le queda por delante". 

Y se completa: "arranca otro noviembre donde los argentinos, como los perros de Pavlov, comenzamos a segregar saliva respecto de nuestros diciembres con liberaciones de angustia. Veremos cuán aplomada está la sociedad argentina este año a la hora del balance anual, y cuán hábil es el gobierno para entender el estado de la demanda, y ser consecuente con ella".

El trabajo de 2500 casos fue realizado entre el 27 y el 29 de octubre y el muestreo fue ajustado por cuotas de género, edad, regiones, secciones electorales de la Provincia y comunas de la Ciudad de Buenos Aires. El margen de error es +/- 2% y la modalidad cuestionario estructurado con preguntas abiertas y cerradas a través de encuestas a dispositivos móviles.