NOTA DE GRAFICA
05/11
Elecciones 2021: cómo tener mayoría en el Senado
Dónde debe enfocar la campaña el Frente de Todos para lograr destronar a la oposición en la Cámara Alta en los comicios del próximo año. El antecedente de 2019, clave en el armado
La actual composición de la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires es un verdadero dolor de cabeza para el gobernador Axel Kicillof. Es que, a pesar de haber ganado las elecciones con el 52 por ciento de los votos, no fue suficiente para evitar que Juntos por el Cambio cuente con mayoría propia en un recinto clave de la Legislatura.

Por allí no sólo deben pasar todas y cada una de las leyes para su aprobación, sino que, además, la cámara tiene la llave para convalidar una serie de acuerdos, tanto con el Poder Ejecutivo -como son los nombramientos del tesorero y subtesorero, contador y subcontador de la Provincia, el fiscal de Estado, el director general de Cultura y Educación; el presidente y los vocales del Tribunal de Cuentas; y el presidente y los directores del Banco de la Provincia-, como con el Poder Judicial -para la designación de funcionarios judiciales, incluidos los de la Suprema Corte-. 

El hecho de que sea la oposición la que maneja los hilos del Senado imposibilitó a la actual gestión avanzar en una serie de propuestas sin antes verse en la necesidad y la obligación de negociar. Pasó con las leyes de Emergencia, la Ley Impositiva y el pedido de endeudamiento. Y como si fuera poco, lo dejó en off side con la aprobación de los 41 pliegos de jueces, fiscales y defensores oficiales, pese al pedido del Gobernador de devolverlos al Ejecutivo para su estudio. 

Por eso, el año que viene, cuando la pandemia ya deje de ser uno de los temas centrales de la discusión política y las elecciones legislativas pasen a un primer plano, Kicillof pondrá especial atención en cómo destronar a Juntos por el Cambio y lograr la mayoría propia del Frente de Todos en la Cámara Alta. No será una tarea sencilla, pero tampoco imposible. 



Como se sabe, los recintos se renuevan de a mitades cada dos años. En 2021, de las 23 bancas que deben renovarse en el Senado, 16 corresponden a Juntos por el Cambio y 7 al Frente de Todos. Es la oposición la que, en realidad, pone más en juego, lo que deja al oficialismo con cierta ventaja. Sin embargo, de las sillas que quedarán vacantes el próximo año, más de la mitad corresponden a secciones del interior bonaerense, donde el oficialismo tiene algunas dificultades para penetrar en el electorado; sobre todo en la Cuarta, que de los 18 distritos que la componen, sólo 6 son comandados por intendentes del Frente de Todos. 

En 2021, esta pondrá en juego 7 bancas: 5 son de Juntos por el Cambio y 2 del Frente de Todos. Es que en 2017, cuando resultaron elegidos, la diferencia de votos entre ambas fuerzas fue realmente abrumadora. Casi 100.000 sufragios separaron a Cambiemos de Unidad Ciudadana. Dos años después, no obstante, esa brecha se acortó de manera significativa a 7.000 votos, aproximadamente. ¿Por qué? Porque se sumaron a la alianza el Frente Renovador y el Frente Justicialista, de Florencio Randazzo. Esto quiere decir que si el oficialismo logra siquiera repetir la performance de 2019, estaría frente a la posibilidad no sólo de renovar las dos bancas que pondrá en juego, sino, también, de sumar otra. 

El mismo panorama se repite en todas las secciones electorales que elegirán senadores en 2021. Si Kicillof consigue, al menos, igualar el desempeño del año pasado obtendrá la mayoría en el Senado. De hacerlo, por la Primera sección ingresarían 5 legisladores; por la Quinta, 2; y por la Séptima, 1; además de los 3 de la Cuarta. Así, el bloque del Frente de Todos renovaría los 7 y sumaría 4, por lo que pasaría a tener 24 senadores; la mitad más uno. 




Independientes
El rol clave del “Grupo de los 7” en el armado hacia las urnas

En los últimos comicios, Juntos por el Cambio se impuso en cinco de las ocho secciones electorales. Sin embargo, no le alcanzó para ganar. Además de que la diferencia en el interior no fue significativa, su principal opositor, el Frente de Todos, se alzó con contundentes resultados en las secciones Primera y Tercera, donde reside la mayor cantidad de votantes. Esto resulta ser un problema para el oficialismo de cara a 2021 para obtener la mayoría en el Senado, ya que más de la mitad de las bancas que se renovarán corresponden al interior, donde la oposición maneja una importante cantidad de distritos. En este contexto, el llamado “Grupo de los 7” intendentes independientes (como se autoproclaman) resulta clave. Se trata de Guillermo Britos, de Chivilcoy; Cecilio Salazar, de San Pedro; Arturo Rojas, de Necochea; Carlos Sánchez, de Tres Arroyos; Carlos Bevilacqua, de Villarino; Juan Miguel Nosetti, de Salliqueló; y Sergio Bordoni, de Tornquist. A ellos podrían llegar a sumarse Vicente Gatica, de Bragado, y Javier Reynoso, de Rivadavia. Según pudo saber La Tecla, para no perder sus distritos, estos jefes comunales manejan la posibilidad de conformar listas con Axel Kicillof, aunque sin resignar su autonomía. Es decir, una suerte de colectoras: vecinales en el distrito y del Frente de Todos en las listas para la Legislatura provincial y el Congreso de la Nación. “Sabemos que en el municipio dividimos con el Frente de Todos, pero ir con la boleta es una posibilidad, y tirar todos para el mismo lado”, señalaron.






La Séptima, el talón de Aquiles 
El Frente de Todos no cuenta con actual representación de la Séptima sección en la Cámara de Senadores de la Provincia. Es que en 2017, con el peronismo dividido, el resultado electoral no le permitió a Unidad Ciudadana ingresar legisladores por la región, mientras que Juntos por el Cambio se quedó con las tres bancas. Si repitiera el próximo año los resultados de las elecciones de 2019, el oficialismo podría ingresar, al menos, un senador. La vara está alta.

El poder de la Primera, donde el oficialismo es mayoría
De los 24 distritos que componen la Primera sección electoral, tan sólo seis son administrados por intendentes de Juntos por el Cambio. No es un dato menor, ya que esta región del Conurbano elegirá 8 senadores en 2021, un número determinante a la hora de conseguir una mayoría. En 2017, Unidad Ciudadana logró apenas ingresar tres senadores. Es que ese año cosechó poco más de 1.200.000 votos, mientras que Juntos por el Cambio estuvo por encima de 1.300.000. Dos años más tarde, el escenario se modificó de manera rotunda. El Frente de Todos, que esta vez contó con el apoyo del massismo y el randazzismo, sacó más de 1.800.000 votos, mientras que su principal oponente retrocedió con algunos miles de sufragios. Por eso, si el oficialismo consigue repetir el desempeño del año pasado revertiría la tendencia. Es decir, ingresaría cinco senadores y Juntos por el Cambio, sólo tres. Asimismo, cabe resaltar que dentro de quienes deben renovar su banca, el que no estaría en condiciones de hacerlo es el presidente del bloque, Roberto Costa, uno de los referentes de la Primera sección, ya que es su segundo mandato consecutivo. No obstante, la oposición tantea la posibilidad de poner a un exintendente para encabezar la nómina: Ramiro Tagliaferro, de Morón, o Nicolás Ducoté, de Pilar.