POLEMICA
02/11/2020
Provincia aclara un tema caliente y da su postura sobre subsidios y tomas
El gobierno bonaerense se desligó el anuncio del subsidio de hasta $50.000 mensuales de la crisis provocada por las tomas en distintos puntos de la provincia
El gobierno de la provincia se desligó el anuncio del subsidio de hasta $50.000 mensuales de la crisis provocada por las tomas en distintos puntos de la provincia. En este sentido, el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, puntualizó que el plan que se publicó en el Boletín Oficial dos días antes de la desocupación por la fuerza del terreno de Presidente Perón es una actualización de programas que existen desde 2007 y que solo se utilizan para casos de extrema vulnerabilidad.

"La provincia de Buenos Aires tiene un esquema de subsidios que se generó en 2007. Se habían actualizado los topes de montos por última vez en 2009, por lo que había un retraso, porque iban de $7500 a $30.000. Lo que hicimos fue actualizar los montos y los topes", explicó el ministro Larroque en declaraciones a la radio AM 750. Cabe señalar, que esa actualización lleva la suma hasta un límite de $50.000, que puede redundar en un año en un ingreso de $300.000 si el beneficiario obtiene el monto máximo previsto y por el plazo más extendido, seis meses (originalmente, está establecido para tres meses).

Asimismo se dejó en claro que las personas que hayan participado de tomas de tierras se les impedirá acceder al beneficio.

Cabe recordar, que el decreto 938 publicado en el Boletín Oficial menciona la creación un Fondo Especial de Subsidio para la Asistencia Crítica y Habitacional, para dotar al programa de los recursos necesarios.

El programa -tal como informó Télam- estará destinado a la población que "necesite asistencia para acceder a una vida digna, tanto desde el punto de vista alimentario, como habitacional, mejorando las condiciones de habitabilidad de grupos en situación de riesgo social, y la calidad de vida".

El Ministerio de Desarrollo de la Comunidad podrá otorgar subsidios de hasta 50.000 pesos mensuales a cada beneficiario por tres meses, prorrogables por tres más.

El subsidio que se otorgue deberá ser destinado a gastos de alojamiento, materiales de construcción y otros que tengan como propósito resolver el problema habitacional existente; alimentos, elementos de higiene personal, y elementos de prevención, entre otros elementos de primera necesidad.

Entre los fundamentos de la medida, se remarcó que "resulta especialmente preocupante, la situación de aquellas personas que, por verse privadas de una vivienda digna, se encuentran en un contexto de extrema vulnerabilidad".