NUEVAS MEDIDAS 
16/10
El Banco Central le apuntó a las importaciones, ¿más controles o más trabas?
En su búsqueda de evitar la fuga de reservas y la disparada del dólar, la entidad que comanda Miguel Pesce decidió afinar los requisitos para las importaciones. Sobre esto, expresaron su postura contrapuesta los economistas Hernán Letcher y Luciano Cohan.
El Banco Central de la Nación implementó una nueva serie de medidas referidas a controles a las importaciones y su respectiva salida de dólares, en aras de evitar la disparada del precio de la divisa extranjera y el fortalecimiento de las reservas.

La comunicación A7138 de la entidad que comanda Miguel Pesce establece que “adicionalmente a los requisitos vigentes para dar acceso al mercado de cambios para el pago de importaciones de bienes con registro de ingreso aduanero pendiente, la entidad interviniente deberá verificar que el importador cuente con la declaración efectuada a través del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) en estado ´SALIDA´ con relación a los bienes involucrados, en todos los casos en que dicha declaración sea requisito para el registro de la solicitud de destinación de importación para consumo”.

Según se estipula, el régimen informativo de “Anticipo de operaciones cambiarias” tendrá que ser reportado a partir de hoy, “cuando las operaciones de egresos comprendidas impliquen un acceso al mercado de cambios por un monto diario que sea igual o superior al equivalente a 50.000 dólares”.

La Tecla consultó a dos economistas, Hernán Letcher y Luciano Cohan, respecto al impacto que pueden tener estas determinaciones. 


Hernán Letcher

Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), avaló la medida, señalando que “existía una especulación en operaciones que adelantan importaciones. No es razonable, cuando restringiste el dólar para atesoramiento y pago de deuda y que te faltan divisas, alguien adelante lo que no va a usar y sobre todo por una cuestión especulativa”.

“Puede ser que hayan declarado o adelantando importaciones que no van a utilizar. Es un puñado de empresas, no estamos hablando de un número significativo. Pero, básicamente, cuando uno mira están exportando más que el año anterior en un contexto de pandemia. Es inexplicable lo que estaban haciendo”, aseveró el economista.

Más pesimista con la medida se manifestó Cohan, que analizó que “el cambio en el esquema de importaciones es un paso natural más en una tendencia de represión financiera creciente que busca ponerle palos en la rueda para a todas las posibles fuentes de dólares”. 

Para el economista, fundador de las consultoras Seido y Alphacast, “más allá del impacto que pueda tener en el cortísimo plazo son medidas que afectan el crecimiento e incluso son contraproducentes en el propio objetivo de cuidar las reservas del Central”. 


Luciano Cohan

“Con cada paso que dan en este sentido están coartando aún más la posibilidad de una recuperación virtuosa a la salida de la pandemia”, sentenció Cohan.

Letcher, por su parte, se manifestó en contra de que las medidas del Central sean vistas como un cierre a las importaciones. “¿Es una restricción a las importaciones? Sí, pero para evitar los abusos de estas importaciones en un escenario en el que no te sobran los dólares. ¿Eso significa un efecto sobre la actividad económica? Claramente no, porque justamente apuntan al exceso de demanda de importaciones que no se justifica en el contexto en el estamos”, explicó.

Respecto al impacto en la provincia de Buenos Aires, Letcher descartó un impacto negativo, ni suquiera que tenga mayores efectos. Dijo: “Es una medida muy orientada a pulir mejor el esquema cambiario, para registrar mejor los dólares. Si no se hiciesen estas medidas, habría más presión sobre el tipo de cambio y terminarías en una devaluación que no tendría sentido, porque no hay apreciación cambiaria en la Argentina. Porque si lo harías, tendrías el mismo tipo de cambio real multilateral, sin los dólares y la gente más empobrecida”.