ENTREVISTA
14/10
Adabel Guerrero: El éxito no es gratuito
En conversación con La Tecla, la bailarina contó cómo logró ensamblar su familia con la ex pareja de su marido, su método para lidiar con las adversidades: “todo es como el ying y el yang que de hecho lo tengo tatuado en la mano para recordármelo a cada momento”.
Su madrina, con el ojo afilado por el cariño, observó que sería buena idea que la pequeña hiciera algo con ese regocijo que le causaba bailar. “Por qué no la llevás a la escuela de Danzas”, le sugirió a su madre. “¿Adabel te gustaría?”. La niña no lo dudó y a partir de entonces forjó su futuro. Con piedras en el camino, con injusticias y maltratos muchas veces, Adabel Guerrero avanzó a paso firme con su arma secreta: su pasión por el baile.

“Podría decirle a mi yo adolescente cuidado con un montón de cosas, pero me da la sensación de que todo genera el efecto mariposa, si yo le advirtiera a la Adabel adolescente un montón de cosas para que no haga porque la van a hacer sufrir, quizás hoy la Adabel adulta estaría parada en otro lugar y no sé cuál sería ese lugar, así que prefiero dejar las cosas como están, porque, dentro de todo, estoy muy contenta con lo que he logrado”, señaló con toda convicción.

La bailarina creció en La Plata, completó la carrera de Profesora de danzas clásicas y luego estudió en clases particulares con como Mercedes Torre primero y luego se sumó al estudio de Lilian Giovine, la tía de Iñaki Urlezaga. A partir de entonces pasó a formar parte del Ballet del Teatro Argentino. Más adelante decidió probar suerte en Buenos Aires y se acercó a la comedia musical y, a partir de entonces comenzó a forjar toda su carrera vinculada al teatro de revista y las apariciones cada vez más recurrentes en televisión.



¿Cómo es un día típico en tu vida Adabel? 
-No son típicos mis días, siempre tengo algo diferente que hacer, no tengo una rutina, lo que por un lado está bueno, pero por el otro no, porque es muy difícil organizarme. No tengo horarios fijos, salvo ahora con “La previa del Cantando” que empecé hace poco. Lo que sí ni bien me levanto me hago unos mates con unas tostadas, le hago una leche a Lola, vamos al jardín si está lindo a jugar un ratito al pasto y ya después empiezo a hacer todo lo que tengo que hacer en ese día y andá a saber a qué hora me acuesto.

¿Qué es lo que más extrañás de la “normalidad” pre coronavirus?
-Extraño juntarme con amigos a comer un asado, a tomar una cerveza, extraño poder viajar, extraño irme de vacaciones porque hace mucho que no me voy, no solamente por el coronavirus, ya cuando nació Lola no me pude ir porque no quería viajar con ella muy bebé, así que hace casi cuatro años que no me voy de vacaciones.

Desde que fue madre las cosas se modificaron y logró ensamblar una familia peculiar que incluye a la ex mujer de su marido, Claudia Escobar y los 3 hijos de ella con Martín Lamela. “Claudia hoy es mi mejor amiga. Entonces, decidimos en la cuarentena, ya que ella me cuida a Lola y yo le cuido los hijos a Martín, que son los hijos de ella, vamos a vivir juntos”, confesó en el “Cantando”.

¿Cómo lograste que exista un vínculo armonioso entre tu pareja, su ex y vos?
-El vínculo con la ex mujer de Martín se dio con el tiempo, yo hace doce años que estoy con Martín y no fue de un día para el otro, si no que fueron cosas que se fueron dando y es el día de hoy que con la llegada de Lola que ella me ayuda mucho a cuidarla y nos damos una mano mutuamente.

Adabel recibió maltratos en relaciones amorosas, relaciones laborales, incluso este año en el “Cantando 2020” tuvo un enfrentamiento con Moria Casán porque la jurado trajo a colación datos dolorosos de su pasado. “Me parece que no hay que quedarse con eso, hay que salir adelante, tomar la experiencia para aprender a manejarla, la próxima vez que te pase, porque no significa que no te va a volver a pasar, uno tiene que aprender, en todo caso, primero a evitarlas, y en el caso de no poder evitarlas, a manejarlas de la mejor manera. Porque todos quisiéramos vivir en un mundo paradisíaco sin maldad, sin acoso, sin violencia, pero la verdad es que estamos en este mundo y difícil va a ser que el hombre pueda erradicar esas conductas muy humanas y hay que aprender a convivir con eso”.



Actualmente Adabel forma parte de “La previa del Cantando” y además es una de las figuras del exitoso “Sex Virtual” de José María Muscari que se realiza cada quince días y propone tres días completos de una experiencia erótica interactiva con artistas y especialistas de los más variados.  

De la pequeña niña que usaba rodete a la mujer de 42 años que se presenta avasallante frente a un público masivo queda la pasión y una lección que aprendió para seguir adelante frente a todo: “Cada cosa que elijas en la vida seguramente va a llevar mucho sacrificio, mucho esfuerzo, todo lo que uno elige porque le gusta también tiene las cosas que no te gustan. Siempre digo que todo es como el ying y el yang, que de hecho lo tengo tatuado en la mano para recordármelo a cada momento. Todo viene con un 50 por ciento que nos gusta y un 50 por ciento que no nos gusta, y hay que aceptarlo así; entonces cuando uno elige algo como profesión, como carrera o incluso como hobby, saber que va a haber un 50 por ciento de eso que elegimos que no nos va a ser tan placentero, pero que como nosotros tomamos esa decisión de hacerlo hay que bancársela.”