NOTA DE TAPA
13/10
La Justicia provincial y un vacío histórico
Según un relevamiento realizado por la Suprema Corte, hay 228 vacantes en el Poder Judicial bonaerense, el porcentaje más alto desde su fundación. Cuáles son los cargos disponibles y por qué se demora su cobertura
Podría decirse que es por efecto de la pandemia, pero no sería del todo cierto. El coronavirus, en esto, tiene poco que ver. Si bien son muchos los factores que intervienen, lo cierto es que el Poder Judicial de la provincia de Buenos Aires tiene el más alto nivel de vacantes de su historia. Más del 15 por ciento del total de los cargos en los órganos jurisdiccionales en funcionamiento en todo el territorio bonaerense están sin ocupar. Incluso, algunas dependencias ni siquiera fueron puestas en marcha, a pesar de tener magistrados a cargo.

Según pudo saber La Tecla, a partir de un relevamiento de la Suprema Corte de Justicia, son 228 las vacantes actuales disponibles, de las cuales 206 se abrieron a partir de la presentación de renuncias (muchas de ellas para acogerse a fines jubilatorios) y fallecimientos; 12 por licencias médicas prolongadas (con alta probabilidad de que deriven en el cese de las funciones de los magistrados) 5 por pedidos de licencia; y otros 5 por suspensiones y apartamientos preventivos en el marco de que se les siguen jurys de Enjuiciamiento.

En mayo, el Máximo Tribunal de Justicia (que paradójicamente tiene libre una de sus sillas) solicitó al Poder Ejecutivo y Legislativo “la agilización de los procedimientos tendientes a la pronta cobertura de los cargos vacantes correspondientes a magistrados”, debido a que la cantidad de puestos disponibles pone en “serio riesgo la prestación del servicio de justicia”. Desde entonces, hasta la fecha, la tendencia no fue revertida. Al contrario, las vacantes aumentaron.

Esto se debe, en gran medida, a la falta de funcionamiento del Consejo de la Magistratura, que hace poco menos de un mes completó recién su nueva composición al ser designados los representantes de la Cámara de Diputados. La demora en la cobertura de los puestos en el cuerpo colegiado tuvo que ver con una disputa de poder en el Frente de Todos y el reparto de los consejeros.

Sin embargo, la gran cantidad de cargos sin ocupar en la Justicia no es algo nuevo, y mucho menos de este año. Según precisó la Corte, del total apuntado, 99 vacantes están en trámite de selección de postulantes ante el Consejo de la Magistratura, mientras que 33 poseen ternas, listas conjuntas o propuestas que han sido elevadas por el Consejo al Poder Ejecutivo, sin que hasta la fecha se hayan remitido al Senado provincial.

En tanto, 36 vacantes están siendo cubiertas transitoriamente por integrantes del Cuerpo de Magistrados Suplentes, 17 por magistrados que cuentan con decretos para órganos que aún no funcionan, pero que se les ha tomado juramento anticipado para paliar “mínimamente” la grave situación, inclusive en departamentos judiciales distintos al que fueron designados.

“En los últimos tiempos, las mayores demoras se producen desde que las ternas son recibidas por el Poder Ejecutivo hasta la remisión del pliego al Senado”, aseguraron los supremos que, hasta ahora, no han designado a su representante en el Consejo de la Magistratura para que ocupe la Presidencia del cuerpo, un cargo para nada menor. Sin precisar los argumentos de tal extensa demora, sólo se limitaron a explicar que lo harán en las próximas semanas.


“El Consejo tuvo el funcionamiento más bajo de su historia en 2019”

En diálogo con La Tecla, el director de la Unidad de Planificación Estratégica del ministerio de Justicia y vicepresidente del Consejo de la Magistratura, Mauro Benente, se refirió a las más de 200 vacantes disponibles en distintos cargos en el Poder Judicial de la Provincia. En primer lugar, aseguró que este es un “tema que nos preocupa y, a la vez, ocupa”, pero resaltó que la demora en la cobertura de esas vacantes viene de larga data. “El Consejo tuvo el más bajo funcionamiento de su historia en 2019. Las razones, habrá que preguntárselas a quienes estuvieron en ese momento.

Nosotros recién asumimos en febrero”, señaló el funcionario. Y reveló que a comienzos de año, “una de las primeras cosas que hicimos fue poner a consideración un cronograma para comenzar a trabajar. Después, el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof decretaron el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, por lo que estuvimos un mes sin funcionar. Recién en el mes de abril retomamos las actividades, de manera remota. Llegado ese momento, el Consejo se quedó sin la representación por parte de la Cámara de Diputados, ya que se vencieron los mandatos correspondientes. No nos pareció correcto, ni prudente, avanzar en la selección de ternas sin los legisladores que recién fueron seleccionados a mediados de septiembre”.

En estas semanas, con la flamante composición, lo que se hizo fue realizar una serie de entrevistas a candidatos mediante videoconferencia, pero no mucho más. Es que, de acuerdo a lo que dijo Benente, la selección de funcionarios judiciales es compleja y no está preparada para realizarse mediante sistema informatizado.

En relación con la ausencia de representación de un miembro de la Suprema Corte, Benente aseguró desconocer los motivos. “No enviamos tampoco una nota formal sobre la ausencia de la Corte en el Consejo. Sabemos que están sobrecargados de trabajo, generando sus propios protocolos por la pandemia”, explicó. Por último, el vicepresidente del cuerpo adelantó que además de los 41 pliegos que fueron aprobados recientemente en el Senado (con polémica mediante), hay 140 en poder del ministerio de Justicia, listos para ser analizados.