PRESIDENTE PERóN
27/09
A la espera de la fecha clave: qué dice la Iglesia sobre la toma de terrenos de Guernica
"No podemos dejar de expresar nuestra preocupación por el modo violento en que nuestra sociedad busca resolver los conflictos poniendo en riesgo el orden Institucional”, señaló en un comunicado la Diócesis de Lomas de Zamora, y agregó que "como Iglesia Católica y siguiendo lo dicho por nuestro Papa Francisco siempre propondremos el diálogo como mejor medio para alcanzar la justicia y la paz”.
La toma de Guernica genera preocupación en el gobierno bonaerense. Por eso es que el ministro de Desarrollo para la comunidad, Andrés Larroque, se mudó al lugar para intentar llegar a un acuerdo antes que se cumpla el plazo para el tan temido desalojo, que tal como definió la Justicia, se tiene que llevar a cabo el próximo 1 de octubre. 

Sin dudas se trata de uno de los temas de la genda bonaerense más importantes de los últimos 15 días, por lo tanto son muchos los actores que opinan al respecto, por supuesto, en diferentes sentidos. Y por si faltaba alguno, apareció la Iglesia, que se acomodó en el medio resaltando que no avala la "toma ilegal de tierras", pero apela al diálogo, teniendo en cuenta "la necesidad" de las personas que no pueden acceder a una vivienda digna.

Así las cosas, la Diócesis de Lomas de Zamora bregó por el “diálogo” para llegar a una solución en torno a la toma de tierras en Presidente Perón, distrito que compone la Diócesos. “Conocemos bien la necesidad de muchas personas de nuestros barrios que no pueden acceder al derecho a adquirir un terreno para construir no sólo una vivienda digna sino un verdadero hogar”, se advirtió en un comunicado.
 

En ese marco, la Diócesis indicó que "no podemos dejar de expresar nuestra preocupación por el modo violento en que nuestra sociedad busca resolver los conflictos poniendo en riesgo el orden Institucional”. “Por eso, como Iglesia Católica y siguiendo lo dicho por nuestro Papa Francisco siempre propondremos el diálogo como mejor medio para alcanzar la justicia y la paz”, agrega el texto.

“Por otra parte, lamentamos que esta necesidad concreta de muchas personas sea aprovechada y manipulada por los intereses particulares de algunos pocos”, y añade que "la ´cuestión de tierras´ es el síntoma de un problema más amplio que aqueja al país” y “es imperioso atender la crisis demográfica y habitacional que atraviesa no sólo al Gran Buenos Aires sino a todo el territorio argentino”.

“Por todo esto, queremos animar a la búsqueda de soluciones superadoras que tengan como base el diálogo fraterno y como horizonte el bien común”, concluye el comunicado.

Como se informó ayer, el ministro de Desarrollo llegó hasta la toma para conversar con los referentes de los distintos barrios organizados en el predio. Y allí se quedará hasta que el conflicto concluya. El principal objetivo del funcionario es persuadir a los vecinos a encontrar soluciones al déficit habitacional y de viviendas en consenso con las comunas. 

En tanto, el viernes Larroque se reunió con los alcaldes de Almirante Brown (Mariano Cascallares), Lomas de Zamora (Martín Insaurralde), San Vicente (Nicolás Mantegazza), Florencio Varela (Andrés Watson), Ezeiza (Gastón Granados) y representantes de Esteban Echeverría más el ministro Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Julio Alak.

Todos se pusieron a disposición de la intendenta Balnca Cantero para abordar la situación de las personas que permanecen en los terrenos usurpados y que provienen de otros distritos, tal como arrojan los datos del censo realizado en el lugar.

"Estamos trabajando con la intendenta para encontrar una situación de materia habitacional", sostuvo Larroque antes de llegar al predio ayer y añadió: "Las personas que están en tomas no son las únicas que tienen dificultades habitacionales. Estamos trabajando en un plan integral de hábitat".

Asimismo, manifestó que  "Tenemos un censo al día de la fecha y pretendemos llevar un registro más exhaustivo de todas las familias que están en el lugar". Agregó: "De las personas que respondieron al censo, la mitad nos dijo de donde era su procedencia. Estamos trabajando contrarreloj para encontrar una solución para todas las familias".