25/09
Espionaje ilegal: los familiares del Ara San Juan se presentarán como querellantes
Luis Tagliapietra, Isabel Polo y María Rosa Belcastro Rumi lo confirmaron en el marco del expediente que se abrió a partir de la denuncia presentada ayer por la titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño. Por su parte, el fiscal Daniel Adler ya ordenó diversas medidas de prueba.
Tres de los familiares de los tripulantes fallecidos en el ARA San Juan aseguraron hoy que ya en 2018 sospechaban de la existencia de actividades de espionaje mientras el submarino permanecía desaparecido y confirmaron que se presentarán como querellantes en la causa que se abrió a partir de la denuncia presentada ayer por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), intervenida por Cristina Caamaño.

Tal como informó este medio, la funcionaria nacional solicitó la citación a indagatoria del ex director general de AFIA, Gustavo Arribas; de la subdirectora Silvia Majdalani, y del ex Presidente de la Nación, Mauricio Macri, en una lista que también incluiría a ex funcionarios nacionales que se desempeñaban en la región en los hechos que se habrían registrado mientras el submarino se encontraba desaparecido.

En declaraciones a distintos medios, Luis Tagliapietra, Isabel Polo y María Rosa Belcastro Rumi aseguraron que pedirán constituirse en querellantes en la causa. "Ya habíamos hecho una presentación porque veíamos que cada vez que hablábamos entre nosotros, teníamos problemas con el celular, que se recalentaba o se cortaba la llamada", dijo a radio Continental Belcastro Rumi.

Además, sostuvo que, meses después de la tragedia, muchos de los familiares de fallecidos "salieron de los grupos de Whatsapp" que habían establecido entre sí. "Vamos a seguir hasta las últimas consecuencias porque todavía no sabemos lo que pasó con nuestros hijos; la Armada me tiene que decir la verdad sobre qué pasó con mi hijo y con sus compañeros y sé que la Armada estuvo investigando mis redes sociales", agregó.

En tanto, en diálogo con diálogo con la radio FM Rock&Pop, Tagliapietra aseveró que los familiares de fallecidos en el ARA San Juan se enteraron "un par de horas antes de hacerse pública la denuncia" y destacó que "el Ministerio de Defensa tuvo la deferencia de avisarnos".

"Yo había denunciado en marzo de 2018 sobre esa posibilidad, ya que habían cuestiones que eran muy extrañas: comportamientos raros o mensajes que aparecían borrados cuando nadie había hecho nada", recordó el abogado, que representa a nueve familiares de los submarinistas del ARA San Juan, con quienes se perdió contacto el 15 de noviembre de 2017.

Por otro lado, Tagliapietra contó que mientras se realizaba una audiencia en Caleta Olivia en la que estaba tomando declaración testimonial, “tenía el teléfono apagado”, pero cuando salió vio “un montón de mensajes de Google diciendo que habían intentado acceder” a su mail personal desde “otro dispositivo".

Asimismo, en declaraciones a FutuRöck, Isabel Polo, hermana del tripulante del submarino ARA San Juan, Daniel Alejandro Polo, dijo que los familiares habían presentado una denuncia en este sentido a principios de 2018, aunque "tanto el fiscal Lucas Collia como la jueza Marta Yañez no le habían dado la importancia que merecía porque no podíamos aportar pruebas".

"Sospechábamos del espionaje porque el teléfono de repente se reiniciaba solo y cuando lo volvíamos a encender faltaban contactos, videos, imágenes: nos borraban el material de los celulares", explicó.

Avances en la investigación

Por otro lado, en las últimas horas se confirmó que, luego que el juez federal Santiago Inchausti delegara la investigación en la Fiscalía Federal N°2 de Mar del Plata, el fiscal general Daniel Adler impulsó el caso y ordenó diversas medidas de prueba,

El letrado entendió que deberá investigarse el presunto desarrollo y producción de actividades de inteligencia ilegal –de acuerdo a la ley 27.126-, del que habrían resultado víctimas familiares y/o allegados tanto de los 44 tripulantes y personas trasladadas en el submarino ARA San Juan, quienes perdieran la vida como consecuencia de su hundimiento en noviembre de 2017, como de los tripulantes del buque pesquero Rigel, quienes fallecieron a causa de su naufragio el 9 de junio de 2018.

De acuerdo con la denuncia efectuada, como se detalló, la imputación recae sobre el ex presidente de la Nación, Mauricio Macri, responsable de fijar los lineamientos estratégicos y objetivos generales de la política de inteligencia nacional; el ex director general de la AFI, Gustavo Arribas; la ex subdirectora de la AFI, Silvia Majdalani; y varios agentes de inteligencia.

Según se indica en la presentación que dio origen a la investigación, personal de la AFI habría realizado el seguimiento y la recopilación de información vinculada a los familiares y allegados de los fallecidos en el hundimiento del ARA San Juan y el buque Rigel, durante los años 2018 y 2019, actividad que no había sido ordenada por ninguna autoridad judicial. La denuncia de Caamaño expresa que tampoco se encuentra amparada por la normativa que regula el trabajo de la agencia, toda vez que los integrantes de dicho colectivo de personas, según se indica, no integraban grupos terroristas ni pertenecían a organizaciones de criminalidad organizada.

En efecto, recuerda que la Ley Nacional de Inteligencia prohíbe “obtener información, producir inteligencia o almacenar datos sobre personas, por el solo hecho de su raza, fe religiosa, acciones privadas, u opinión política, o de adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias, cooperativas, asistenciales, culturales o laborales, así como por la actividad lícita que desarrollen en cualquier esfera de acción”.