INFORME ESPECIAL
14/09
Crisis del transporte: la eterna espera
Mientras la pandemia no da tregua y los números de contagios siguen en ascenso, el transporte de Larga Distancia se encuentra al borde del colapso ante la falta de definiciones y protocolos, como también una fecha certera para el regreso a las rutas
Mientras la pandemia no da tregua y los números de contagios siguen en ascenso, el transporte de Larga Distancia se encuentra al borde del colapso ante la falta de definiciones y protocolos, como también una fecha certera para el regreso a las rutas. 

Fuentes del área de transporte de la Provincia señalaron a La Tecla que el retorno del servicio de Larga distancia se encuentra supeditado a la situación epidemilógica. En este sentido, se aplazó una vez más la fecha estimada para los primeros días de octubre, tal como se había estipulado con anterioridad para el mes en curso.


Terminales vacías una postal que se repite en tiempos de cuarentena

Distintos fueron los factores que jugaron en contra del atraso en el regreso del transporte de pasajeros entre distintas jurisdicciones. La definición de protocolos y acusaciones cruzadas por una fecha concreta dejaron de manifiesto que la crisis en el sector se hará tan extensa como la ampliación del aislamiento.

Sin duda unos de los principales factores que encendieron las luces de alerta de las autoridades nacionales y provinciales fueron la circulación del virus y su desplazamiento a localidades del interior. En esta línea, los sanitaristas observan con preocupación el incremento de casos fuera del AMBA. En consecuencia, este motivo será un escollo, ante los resguardos de las autoridades de cada distrito en el ingreso y la circulación respecto al transporte de pasajeros.


Protocolos: los nuevos controles de la CNRT

Cabe recordar, que el transporte de Larga distancia es una de las actividades con mayor suspensión de su funcionamiento. Más de 120 compañías esperan impacientes algún gesto que permita la reactivación que quedó sin respuesta desde el pasado 16 de marzo (cuatro días antes del primer anuncio de aislamiento dispuesto por el presidente Alberto Fernández).

Las empresas plantearon entre sus principales inconvenientes la imposibilidad de sostener la carga salarial de sus empleados. Si bien no se registraron despidos, como tampoco la quiebra de firmas, la situación es desesperante. Recién en las últimas semanas el transporte de larga distancia, el transporte escolar, la gastronomía y los jardines maternales fueron incorporados como sectores críticos en el marco de la pandemia para recibir el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) que cubrirá hasta el 50% de los salarios en empresas privadas que quedaron congelados.  



Aparte, entre las principales dificultades está el sostenimiento de toda la infraestructura relacionada con la actividad que continúa parada en un 99,9% según se expresó desde la Cámara Empresaria del Transporte de Larga Distancia a este medio, que incluye a los talleres, alquiler de boleterías, personal auxiliar  y el pago de cargas tributarias entre otros servicios. 

Otro de los puntos de mayor preocupación es el impacto financiero del retorno a la actividad. A la falta de precisiones, poco se habla de lo que establecerá los protocolos respecto a la ocupación de las unidades y sobre quien recaerá esa merma en el traslado de pasajeros si no hay un incremento considerable en el costo de los pasajes. 

También está la capitalización de las unidades nuevas y en circulación al comienzo de la pandemia. Sobre este punto se debe considerar se calcula en 10 años el límite de circulación de los micros y a partir de entonces no pueden seguir rodando. Es decir, hay que renovarlos en forma continua y a muchos empresas, como también transportistas particulares la cuarentena los tomó en ese proceso y quienes estaban con coches 2008, 2009 y 2010 al no trabajar este año podrán renovarlos y tampoco trabajarán a futuro quedando, en consecuencia afuera del sistema por las habilitaciones, al tiempo que esos vehículos pierden su valor. 

En términos monetarios, se calculó en el sector un déficit que se estimó en 100 millones de pesos diarios. Por el momento reina la incertidumbre propia del avance de la pandemia que paraliza una actividad esencial en la conectividad territorial como también en el futuro miles fuentes de empleo. 

Gustavo Gaona (Cámara Empresaria del Transporte de Larga Distancia)
“Nos quedamos detenidos en un 99,9 por ciento, sin ningún tipo de ingreso”


“Estamos detenidos desde el 18 de marzo pasado, aún antes de la declaración de la cuarentena, porque se venía en ese entonces un fin de semana largo y había temor que la gente viajara y se extendiera el virus. Somos la actividad que lleva más tiempo detenida. En ese escenario nos encontramos en una situación compleja porque es un sector que fue creado para no detenerse nunca y hay una infraestructura pensada para trabajar los 365 días del año y las 24 horas” explicó a La Tecla el director de prensa de la Cámara Empresaria del Transporte de Larga Distancia (Celadi), Gustavo Gaona. 

“Tenemos bases operativas en todo el país, como también pymes y boleterías. Todo eso de la noche a la mañana se detuvo con la particularidad que no se podía buscar otra alternativa porque teníamos restringida la circulación. Entonces salvo lo viajes de repatriación o viajes especiales, nos quedamos detenidos en un 99,9 por ciento, sin ningún tipo de ingreso” consideró. 

En relación al panorama del sector puntualizó: “En este contexto surgieron dos inconvenientes. El primero era cómo garantizar el salario de más de 16 mil trabajadores en forma directa y el segundo para sostener las empresas, porque aún detenidas estaban generando un déficit que se estimó en 100 millones de pesos diarios. Con estos dos problemas, entre otros, se pudo resolver el tema salarial con mucho esfuerzo y llegamos a un acuerdo con el gremio de la UTA por un salario fijo plano por trabajador y trabajamos con el Estado para obtener la asistencia de los ATP, porque las empresas no estaban en condiciones de pagar y hubo muchas devoluciones con lo cual se generó un desfinanciamiento”.

Consultado acerca de las empresas afectadas, el vocero de la Cámara respondió: "En larga distancia nacional no hay subsidios, en cambio el transporte urbano se declaró esencial, se limitó la cantidad de pasajeros y los colectivos siguieron funcionando. Nosotros no estamos incluidos y no hubo forma de tener asistencia. Además es cada vez mayor el aporte que hacen las empresas con los ATP". 

Asimismo agregó: "Con todas las dificultades que hubo, las empresas detenidas siguieron generando costos, en su gran parte salarios y además el alquiler de boleterías, pago de impuestos, ART, seguros, patentes y todo eso se fue acumulando. Por eso el Estado generó un fondo excepcional que se distribuyó entre las 120 compañías a nivel nacional para que se pueda sostener y poder funcionar. Estos fondos fueron alrededor de 500 millones de pesos y hoy las empresas se sostienen con recursos propios, inversiones históricas y sacando de sus bolsillos, por eso después de seis meses, la situación es muy compleja y hay empresas que están en una situación muy difícil".

Respecto a la continuidad y perspectivas, Gaona expuso: "Esto se va a ver el día que se retome la actividad, no sabemos que demanda vamos a tener. Si comenzamos a funcionar de forma progresiva, como se cree que va a pasar, hay que ver qué destinos se incluirán, nos preguntamos como vamos a sostener la infraestructura a un 10 o 30 por ciento de la capacidad. Cuando la actividad comience se verá la realidad del sector, porque con el comienzo será la recuperación, porque detrás de el transporte se conectan 1.600 destinos que generan desarrollo, empleo, crecimiento del turismo y el comercio. Por eso es importante el transporte terrestre y la caída de una empresa de una empresa va a tener un impacto mayor por todo lo que se vincula. Por eso se prioriza la defensa de la conectividad de los argentinos".

 José Arteaga (Director Ejecutivo CNRT)
“Nadie puede afirmar una fecha”


El titular de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) conversó con La Tecla sobre los controles durante la pandemia, la vuelta del transporte de larga distancia y los desafíos futuros. Al respecto indicó: “La larga distancia está suspendida y se trabajó con el Programa vuelta a casa de más de 25 mil argentinos. Con las Cámaras y los gremios estamos trabajando en los protocolos de apertura de la actividad y claramente nadie puede afirmar una fecha porque se define a partir de la decisión de la autoridad sanitaria, los gobernadores que tiene que aceptar el origen y destino de los pasajeros que ingresen a su provincia, como también el gobierno nacional con el Ministerio de Transporte, con lo cual no es fácil”.

En esta línea afirmó: “Hace dos meses estábamos imaginando la apertura en el interior del país por fuera del Área Metropolitana y hoy no se puede evaluar esa posibilidad. Estamos trabajando con las empresas para no perder un día y cuando se tome la decisión tengamos todas las herramientas de protocolos consensuadas para volver con todas las garantías a una actividad que no termine siendo el vehículo de contagio que traslade el virus”.

Respecto a la elaboración de protocolos el titular de la CNRT dijo: “Tienen que ver con la distancia, la limpieza, la desinfección, elementos de purificación del aire, la utilización de cada una de las terminales de pasajeros y hacer cumplir estos protocolos”, al mismo tiempo agregó: “El factor clave es la ocupación de las unidades y cuántos pasajeros por unidades se va a autorizar”.

“Ya está acordado la no utilización de utensilios, tampoco el catering, las frazadas, los auriculares y nada que pueda significar la posibilidad de contagios en los pasajeros” enfatizó.

Sobre los reparos de las empresas sobre la ocupación de las unidades, Arteaga comentó: “Las empresas van a defender la ecuación económica y la relación de costos – kilómetros – pasajeros, con lo cual es un tema de discusión.  Además la autoridad nos exige tener en la unidad un lugar de aislamiento en caso de ser necesario, también en toda la trazabilidad del recorrido tener la información de las unidades sanitarias donde ser necesaria poder recurrir ante alguna alarma de casos”. 

Flavia Delmonte (Senadora Provincial)
“Si no comenzamos por sectores será difícil pensar como van a funcionar los micros”


La senadora provincial y titular de la Comisión de Comercio Interior, Pymes y Turismo dialogó con La Tecla sobre el presente respecto al funcionamiento de las líneas de Larga distancia y señaló: “No está funcionando el servicio de larga distancia. Las boleterías del Partido de la Costa están cerradas desde antes del inicio de la cuarentena. Muchos no están trabajando desde el mes de marzo y la situación es complicada por la incertidumbre. En estos casos hay que trabajar los protocolos sanitarios para la temporada, pero si no comenzamos por sectores será difícil pensar como van a funcionar los micros con un número menor de pasajeros y hay que ver si sirve mover las unidades”.

En esta línea la senadora señaló: “Nosotros queremos ser parte de la mesa de diálogo con los prestadores de servicios y que se pueda trabajar en conjunto en una solución que beneficie a todos los sectores”, además agregó: “Hay prestadores que están sin ningún tipo de ingreso y haciéndole frente a los pagos, porque tienen que seguir pagando cargas tributarias, servicios y la situación es más que complicada”.