INFORME ESPECIAL
06/09
"La grieta no nos sirve"
El ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, Carlos Ruckauf, conversó con LaTecla.info y abogó por la unidad de la política para salir de la crisis. “Hay que tratar de salir juntos, pelearse menos y evitar todo tipo de tensión social”, lanzó.

Desde el inicio del aislamiento social preventivo y obligatorio, el ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, Carlos Ruckauf, cumple a rajatabla con las recomendaciones sanitarias de los especialistas. En ese marco, y desde su hogar, conversó con LaTecla.info sobre la crisis económica y social agravada por la pandemia.

El rol de la política en la coyuntura adversa, la necesidad de dejar de lado las diferencias, recomendaciones a Axel Kicillof y la importancia de la moderación.

-¿Cómo está llevando la pandemia?
Con mi mujer estamos muy aislados del resto de la familia, tanto ella como yo somos de riesgo. No solamente por la edad, sino porque tuve una operación importante hace cuatro años y mi mujer es una persona que tiene asma. Así que estamos aislados juntos.

-¿Mantiene el contacto con los nietos?
Estamos en contacto con nuestros hijos y nietos siempre, por los medios electrónicos. Los extrañamos mucho, a los hijos y a los nietos.

-¿En algún momento los viste?
Sí, los ví pero de lejos, con distanciamiento y un ratito. Dos o tres oportunidades y físicamente a unos metros, no se puede uno abraza que es una de las cosas que a nosotros los argentinos nos encanta.

-¿Cómo estás llevando esta situación?
Estamos bien, todavía no nos hemos tirado ningún plato por la cabeza (risas).

- Y políticamente, ¿qué pensas del manejo de la pandemia?
Creo que fue muy bueno el acuerdo del presidente con todos los gobernadores de todos los signos políticos. Si uno mira los números de la masacre de Brasil y la realidad de Argentina, uno se da cuenta que hubo una actitud del cuidado de la salud. El tema es cuando la estructura de encierro abarca a todas las edades, está complicando a muchas cosas. 

-¿Cómo se puede solucionar?
Me parece que a los que somos de riesgo habría que mantenerlos guardado, pero a los más jóvenes que está claro que su nivel de impacto es mejor habrá que dejarlo que trabajen más porque necesitan vivir, gente que tiene su negocio, gente que no sabe si va a poder abrir, gente que ya cerró definitivamente, gente que se queda sin trabajo. Hay que tratar de hacer un esfuerzo para combinar las cosas para proteger la salud y permitir que la gente tenga un desahogo.

-Desde la oposición plantearon que Alberto Fernández no tiene un plan…
Hay que evitar este mecanismo tan perverso de que cada vez que se puede se vuelve a la grieta. La grieta no nos sirve. No solamente es necesario que este acuerdo entre el Presidente, Rodríguez Larreta y los gobernadores de todos los signos políticos siga siendo útil en el tema sanitario hay que extenderlo a la cuestión económica, la cuestión social, a la política internacional, porque como nos manejemos con el Mundo va a ser muy importante para salir de esto. Hay que tener en cuenta que esta crisis no es como la del 2001 que era solo nuestra. Esta crisis es mundial, entonces hay que tener mucho cuidado con cómo uno se maneja con el Mundo.

-¿En la Provincia cómo lo ves a Axel Kicillof?
Creo que se encontró con una situación muy complicada. Cada vez que se juntan este proyecto de trabajo común, las cosas va mejorando, por ejemplo los anuncios en materia de Seguridad evidentemente han sido un esfuerzo de coordinación de ideas distintas y ahora sale como idea común, parte de la base de defender el derecho de la propiedad es comprender que hay urgencias sociales pero que eso no se puede solucionar por modos de actos delictivos.

-Te tocó gobernar la Provincia en una situación complicada, ¿cómo estás viendo el día a día en la crisis?
Evidentemente cuando vos tenés a la mitad de los argentinos por debajo de la línea de la pobreza, la situación social te tiene que interesar. Ha habido mucha ayuda para los sectores de menores recursos, mucha presencia del Estado en materia alimentaria. Creo que falta reactivar es, un poco, el tema de las clases medias, dicen que ahora están preparando un plan para las clases medias. Hay que tratar de salir juntos, pelearse menos y evitar todo tipo de tensión social a partir de llegar antes a los acontecimientos. Yo siempre pensé que gobernar era prevenir, en temas como el de las ocupaciones de viviendas y terrenos, hay que llegar antes que se produzcan los hechos.

-¿Qué consejo le darías a Kicillof?
No, me parecería una falta de respeto andar dandole consejos, mucho menos públicamente. Me parece que en este tema que hemos visto, del municipio de La Costa, la solución es un trabajo en conjunto buscando cosas prácticas. La gente que es propietaria de una casita, de un departamento en San Clemente, y quiere ir a ver cómo está su casita, hay que armar un sistema que se anoten, vayan en grupo, que se queden tres o cuatro días en un sistema determinado y si hay alguna ocupación con el título de propiedad el fiscal y la policía desocuparla. Todas estas ocupaciones que se han producido de adentro del municipio de La Costa no la hizo gente de afuera, si nadie puede entrar.

-¿En el nivel social cómo notas la Provincia con el paso de los años?
Obviamente cuando hay una crisis económica todo se hace más complejo y si a esa crisis se le viene encima una pandemia, imaginate. Yo lo que veo es que la Provincia está recibiendo ayuda importante desde Nación. La dificultad mayor es que el Estado funciona con el ingreso de los impuestos, no hay otro ingreso salvo que a uno le presten. Conseguir préstamos es muy caro, aun suponiendo que después de un acuerdo de la deuda externa el riesgo país bajara a mil puntos básicos, estamos hablando de una tasa de interés de 10 puntos, cuando Uruguay o Paraguay están pagando dos puntos. Para hacer obras, para poder lograr un mayor bienestar, es difícil porque además me imagino que ha caído mucho tanto la recaudación fiscal nacional, como la provincial y la de los municipios porque son impuestos que la gente cuando tiene problemas económicos deja de pagarlos porque tiene que dedicarse a cosas más urgentes.

-¿De qué manera se puede inyectar dinero en la sociedad para que se mueva la economía?
Lo veo sumamente difícil, porque la emisión monetaria tiene un límite porque además estamos viviendo una inflación soterrada. Vos ves los índices de inflación y son evidentemente reales pero hay muchos aspectos que están en cero porque son actividades que no se están realizando. Los que tenemos que hacer las compras, de verduras por ejemplo, sabemos que en todo este tiempo de pandemia las verduras subieron más del 30 por ciento. Cuando se descongele la economía porque va a ir reactivandose a medida que se permitan cada vez más actividades, vos vas a tener un poquito de más actividades económica y en consecuencia más bienestar pero también más inflación. El tema de la emisión monetaria es un tema sumamente complicado. Además si a eso le sumas que el argentino siente que la única forma de ahorrar que tiene es en dólares, cada vez que hay un consumo diferido la persona que tiene ese consumo diferido compra dólares, si uno ve que 5 millones de personas compran 200 dólares por mes, estamos hablando de una parte muy sustantiva de la población económicamente activa.

-¿Se puede pensar en la liberación del cepo?
No, no hay forma de levantar el cepo.

-¿A qué se debe?
Se debe a que hay una crisis que tiene varios años de duración y esa crisis tiene una base que es un gasto público mucho más grande que los ingresos que tenemos, una toma de créditos muy altos durante los últimos cuatro años y una situación de impago que afortunadamente consiguió saldarse con este acuerdo con los acreedores externos. Este acuerdo es muy importante pero hay que tener en cuenta que lo que nos da es tiempo, tiempo para actuar distinto, tiempo para que los sectores políticos se junten como se juntaron para luchar contra la pandemia y sacarnos de esta crisis.

-¿Cómo cambia el escenario internacional el acuerdo por la deuda en un año electoral en Estados Unidos?
Conseguir préstamos para la Argentina va a ser muy difícil y muy caro, por esto que decía que el riesgo país, aunque creo que va a bajar mucho, sigue siendo carísimo. Un cambio de gobierno en EEUU lo que va a producir para la Argentina es un cambio de modales, pero un gobierno de Biden va a seguir en conflicto con China porque es la Guerra Fría que nos toca en este momento, va a seguir siendo un gobierno muy muy firme contra Maduro, contra Cuba, una actitud de ser muy cauto dentro del Fondo Monetario. En general los cambios de política en Estados Unidos tienen mucho más que ver con lo de ellos, cuando escuchás que Biden y Harris son progresistas, lo que significa es que va a haber una modificación de impuestos en lo EEUU castigando más a los más ricos, ayudando a los de menos recursos, una lucha contra la discriminación, pero eso es algo interno. En lo externo, Estados Unidos va a seguir defendiendo sus intereses. Lo importante es que nosotros nos juntemos para defender los de nuestra patria y los de nuestro pueblo.

-En ese ´que nosotros nos juntemos´, ¿cómo ves la grieta?
Es imprescindible que sea superada y más en materia de esta crisis económica, social y de seguridad. Ya llegará el momento de que compitan en las elecciones, de acá a octubre del año que viene queda mucho tiempo y ese tiempo hay que aprovecharlo para hacer política de Estado. Si en España después de los muertos de la Guerra Civil y del Franquismo, pudieron juntarse los comunistas y los conservadores para firmar acuerdos de convivencia, no veo ningún motivo para que se puedan juntar cómo se juntaron todas las fuerzas políticas que tienen responsabilidad de Gobierno por la salud. Los que están sentados en la silla caliente del gobierno nacional, provincial, municipal, saben perfectamente de qué estoy hablando, con acuerdos vamos a poder salir de esta crisis, peleandonos no.

-¿Hay madurez para llegar a esos acuerdos?
Hay de todo. El ejemplo que se dio cuando se juntaron para luchar contra esta pandemia es un antecedente que puede permitir una esperanza, antes que esta pandemia apareciera me acuerdo cuan enfrentados estaban Rodrígues Larreta y Fernández por la coparticipación federal. Si pudieron trabajar juntos, conocerse durante esta crisis, por qué no van a poder seguir trabajando juntos para sacarnos de las otras crisis.

-¿Cómo lo ves a Alberto Fernández?
Ha trabajado mucho en el sentido de cerrar la grieta, como ha trabajado gente que está en las antípodas de él y de su pensamiento político. Se puede seguir por ahí, hay que evitar las peleas. Ahora hay que tratar de salir juntos.

-¿A Cristina cómo la ves?
Ella conduce el espacio del Frente para la Victoria, es la socia mayoritaria en la alianza de Gobierno y naturalmente tiene un peso político importante, pero el Presidente tiene las atribuciones de un Presidente para gobernar. Son cosas distintas, la acumulación política y la tarea de gobierno.

-¿Y la convivencia del Frente de Todos?
Es una alianza que porque se juntó, ganó. Si se mantiene unida puede conservar el poder así que no veo porque se van a pelear. 

-¿A Juntos por el Cambio cómo lo ve?
La estructura opositora también es una alianza, es una alianza claramente entre los que acompañaron a Macri en su experiencia metropolitana con Rodríguez Larreta a la cabeza, la estructura política de la UCR, la CC-ARI, van a tener que ordenar su propia convergencia para en el momento preciso actuar electoralmente. Me parece que hoy lo primero es que todos se junten para sacarnos de la crisis.

-¿Qué tipo de dirigentes valoras?
Este es un momento de gobernar, falta mucho para las elecciones aunque parezca poco, falta mucho en materia de la crisis que tenemos. Me parece que los que van a ser los más aceptados son los moderados, se va a premiar la moderación porque con la moderación se sale de la crisis, con la pelea no.

-A pesar de la moderación hubo sectores que promovieron la marcha del 17-A… 
Hay que evitar todos los mecanismos que lleven a enfrentamientos en este período. Desde ese punto de vista, lo ideal es evitarlo. Es natural que cada uno de los sectores se expresen como lo crean mejor, más que las manifestaciones públicas lo que me interesa es que haya acciones concretas para trabajar juntos. Esto, el Presidente, los gobernadores y los intendentes lo pueden lograr.