SI NO ENTIENDEN...
31/08
Contra las reuniones sociales prohibidas, varios municipios endurecen las multas
Algunos distritos ya cuentan con ordenanzas que permiten a los intendentes sancionar a quienes organizan reuniones sociales o familiares no autorizadas. En otros, los ediles se aprestan a aprobarlas o, incluso, a incrementar los montos.


En medio de una seguidilla de brotes de coronavirus en distritos de la provincia de Buenos Aires, varios intendentes han optado por la coacción económica para detener las actividades no permitidas por parte de sus vecinos.

Así, el municipio de Balcarce, que comanda el intendente Esteban Reino (Juntos por el Cambio), firmó el decreto que establece fuertes multas para quienes participen de reuniones sociales o familiares entre personas que no sean convivientes, en el marco de la lucha contra la pandemia de coronavirus.

Según el texto, "propietarios, poseedores o tenedores de establecimientos, casas, quintas, fincas, u otro tipo de inmueble sean personas físicas o jurídicas donde se realicen las reuniones sociales, de acuerdo a lo expresado en el artículo precedente, serán pasibles de las sanciones establecidas por el artículo 39 de la Ordenanza 328/79", sostuvieron desde la comuna.

Además de iniciarse una causa penal, se labrará el acta con sanciones económicas que irán de $3.000 a $248.760.

Por su parte, en Coronel Pringles, distrito que conduce el peronista Lisandro Matzkin, algunos vecinos recibieron notificaciones de multa por sumas superiores a los 12 mil pesos, al circular dentro de su automóvil, sin tapabocas, en el marco de la pandemia.

En Azul, los operativos del fin de semana desbarataron varias fiestas y reuniones sociales no autorizadas, además del no uso de tapabocas, por lo que se labraron actas de infracción por un total de más de 2 millones de pesos.

Mientras tanto, el Concejo Deliberante de Pehuajó, donde gobierna Pablo Zurro (Frente de Todos) aprobó la aplicación de multas para quienes no usen el tapabocas en el distrito, mientras que el jefe comunal de e la localidad de Alem, el jefe comunal peronista Carlos Ferraris solicitó a los ediles que den luz verde para sancionar a los anfitriones de reuniones sociales y a las personas que circulen por la vía pública sin barbijo.

La situación se descontroló también en Olavarría, donde el fin de semana fueron denunciadas casi 30 reuniones sociales, mientras que en Mar del Plata el intendente Guillermo Montenegro (Juntos por el Cambio) aseguró que el Concejo Deliberante estudia un proyecto para endurecer las multas para quienes violen las normas de reunión y de uso del tapabocas.