NOTA DE TAPA
18/08
Interior-Conurbano: la nueva puja por el reparto de la torta
De marzo a esta parte, la Provincia giró a los 135 municipios unos 8300 millones de pesos en concepto de ATP. Fueron repartidos bajo tres sistemas, lo que generó rispideces entre el Conurbano y el Interior. El porqué de las disputas. Cómo sigue la novela
“Se informa que en el marco de la emergencia sanitaria por el Covid-19, la Provincia otorgará durante el mes de agosto, en fecha a confirmar, aportes no reintegrables (ATP), por un total de 1500 millones de pesos distribuidos entre todos los municipios de la siguiente manera: 50 por ciento en proporción al CUD 2020 y 50 por ciento en función de los ingresos totales corrientes (recursos de jurisdicción municipal y transferidos de otras jurisdicciones) de acuerdo a datos oficiales enviados por los municipios para el ejercicio 2019”.

Esta es la última comunicación que recibieron los 135 intendentes de parte del ministerio de Economía de la Provincia. Hace referencia a la primera mitad de los 3000 millones conseguidos por los jefes comunales de la oposición a cambio de la aprobación de la ley de financiamiento. Los otros 1500, a repartir de la misma manera, serán girados en el mes de septiembre. Al igual que el ATP de 3000 millones otorgado en junio, otra vez aparece en escena el sistema mixto de reparto.

El porqué de la implementación tiene que ver en principio con la compleja situación que atraviesa el Conurbano en relación a la pandemia y además por la queja de los jefes comunales del interior, que pusieron el grito en el cielo cuando en el mes de julio se repartieron 4000 millones de pesos provenientes de Nación a través del sistema de ingresos, el cual beneficia ampliamente al GBA en detrimento de los distritos de tierra adentro.

Así las cosas, el famoso CUD (Coeficiente Único de Distribución)de la Ley de 10559 (Coparticipación) ya no es el único coeficiente que se utiliza para la distribución de los recursos, al menos los que no tienen que ver con la coparticipación. Los beneficiados, los municipios del GBA. Los perjudicados, los del interior. "A mí me entra un millón de pesos menos", reconoce un alcalde del Frente de Todos de la Cuarta, que justamente por ser parte del oficialismo, prefiere no decirlo en on. Claro, el sistema mixto, también le conviene al GBA. Menos que el de ingresos, pero mucho más que el CUD.



El debut fue en el mes de junio, con un ATP de 3000 millones. “Se acordó que esta plata fuera para el Conurbano no tan perjudicial como el CUD, que es el coeficiente tradicional y que proporcionalmente beneficia a los distritos del interior; ni tan perjudicial para el interior, que en base al nuevo coeficiente ideado por el Conurbano, el de ingresos, los dejaba muy lejos de lo que recibirían por CUD. Entonces se decidió hacer un mix: 50 por ciento por CUD, 50 por ingreso”, cuenta a La Tecla un funcionario de calle 6.

La novela del reparto 2020

Apenas iniciada la pandemia, allá por finales de marzo, la Provincia entregaba a los 135 municipios  unos 300 millones de pesos para reforzar el sistema de Salud. También lanzaba el Fondo de Infraestructura Municipal por 2 mil millones de pesos, que quedaría en la nada por un tiempo y finalmente se rehabilitaría días atrás, de la mano del ya mencionado endeudamiento. Un mes más tarde, en abril, se sumaría un nuevo ATP por 1000 millones de pesos. Todo repartido a través del CUD, hasta ese momento el único sistema de reparto existente. 

La cuarentena avanzaba y los jefes comunales de los grandes distritos observaban con preocupación que la situación se complicaba cada vez más y que el dinero empezaba a no alcanzar. Por eso, cuando aparecieron 4000 millones de pesos extras provenientes de Nación, -todo indica que conseguidos por los intendentes del Conurbano cercanos a Alberto Fernández- estos se le plantaron al gobernador y le comunicaron que había que cambiar la manera de cortar la torta: se cambiaba el CUD por un sistema de ingresos corrientes.

"Los distritos chicos se la quedaban toda", soltó ante este medio, palabras más palabras menos, un mandamás de la Tercera y explicó que  “este modo de repartir la plata se armó en relación a los ingresos corrientes de un municipio, tomándose como parámetro el año 2019. ¿Qué son los ingresos corrientes? La plata que llega por coparticipación y la recaudación de las tasas; no así un ATP o cualquier tipo de ingreso excepcional”, afirmó el referente PJ, e hizo hincapié en que era obvio que la medida no iba a caer bien en el interior. 



Es que en comparación con los municipios de tierra adentro, los ingresos corrientes de los distritos  del Gran Buenos Aires sobre el presupuesto son mucho más grandes, más impactantes. O sea que si el reparto se hace en base a ese coeficiente, como fue que se hizo, los beneficiados son los municipios del Conurbano y los cuatro o cinco grandes del interior. “El gobernador agarró viaje, aceptó, y los que nos enojamos fuimos nosotros; la diferencia era muchísima”, resaltó un alcalde de la Séptima.

"Los que se quejaron fueron los radicales, ellos se encargaron de mostrar los dientes. A la cabeza se puso el intendente de Trenque Lauquen, Miguel Fernández, que es el presidente del Foro de los jefes comunales de la UCR. Nosotros empujábamos por abajo, por supuesto, acompañamos el reclamo, pero no nos podíamos quejar”, confiesa un peronista de la Quinta, y recuerda que durante el gobierno de Vidal sucedía lo mismo pero a la inversa. “Los peronistas nos quejábamos en voz alta y los radicales nos hacían el aguante en silencio”, explicó.

Párrafo aparte para la voluntad del gobierno provincial de distribuir la plata a todos y cada uno de municipios. Al tratarse de dinero que llega bajo ninguna legislación, sino que es un aporte excepcional, podría no repartirse, podría repartirse sólo a los peronistas, sólo a los del Conurbano o sólo a los del interior. Sin embargo, más allá de los reclamos y los disconformismos, el reparto siempre fue entre los 135. Pero como se dijo antes, el interior se plantó fuerte. “Vicente López recibe por ingresos 80 por ciento más que por CUD”, se quejó un boina blanca de la Sexta. 

Efectivamente, con esta distribución, los 35 municipios más poblados de la Provincia (los del GBA mas los grandes del interior) se llevaron el 65 por ciento de la plata y los 100 del interior se quedaron con el 35 por ciento. “Es cierto que tienen la mayoría de los casos de coronavirus, son los más complicados, pero ellos no gastan plata en salud. Los gastos en salud de los distritos del conurbano, en proporción, son ínfimos en relación a lo que invierte una comuna del interior”, dice, un legislador de la Segunda.

“En Avellaneda, Almirante Brown, Florencio Varela, Vicente López, entre otros, los hospitales son fundamentalmente provinciales o nacionales, con lo cual la inversión en salud de la Comuna es mucho menos, en proporción, que lo que gastan los distritos del interior, donde los nosocomios en su mayoría dependen del municipio. Ese fue nuestro planteo. ‘Ustedes atacan el Covid con la guita de la Provincia’”, agrega, enfático. 



Había que encontrar un punto medio. Y, al menos por ahora, se encontró. Se trata del sistema mixto de reparto, conformado por el Coeficiente Único de Distribución en un 50 por ciento y por el sistema de ingresos en el otro 50 por ciento. ¿Llegó para quedarse? Para lo que resta del año pareciera que sí, ya que la última distribución, los 3000 millones de junio, se repartieron bajo esta modalidad; y lo propio sucederá con los 1500 millones de este mes, los 1500 de septiembre y los 5000 logrados por Juntos por el Cambio a partir de la reciente ampliación del presupuesto.

¿Llegó para quedarse definitivamente, más allá de la pandemia? ¿Puede ser el paso inicial para modificar el sistema de coparticipación de la Provincia a los municipios? El senador provincial y ex intendente de Laprida, Alfredo Fisher, se muestra esperanzado en que esto no suceda y resalta al CUD por encima del sistema de ingresos y el mixto. “La coparticipación tiene un espíritu federal de la distribución de los recursos, está bien que un ciudadano bonaerense que vive en Villarino reciba más per cápita que un ciudadano bonaerense que vive en La Plata o en Vicente López”, señala.


Alfredo Fisher

“Está bien que tenga mayores beneficios quien se radica donde le cuesta mucho más ir a la universidad, acceder a la salud y la cultura. Si vamos a distribuir los recursos provinciales de manera tal que la mayoría se quede en el Conurbano, lo que vamos a lograr es que vaya mucha más gente del interior al Gran Buenos Aires y eso es lo que hay que evitar”, añade Fisher, y completa:  “en este contexto de pandemia  hay que distribuir los recursos de la mejor manera y hay que apoyar al gobernador pero está claro que me opongo a que el interior pierda capacidad de influencia en la distribución de los recursos de la Provincia”.

Enfrente se paró Gabriela Besana (JxC), presidenta de la Comisión de Asuntos del Conurbano de la Cámara de Diputados. “El GBA es un territorio que necesita muchos más recursos que los que tiene y en esa dirección el reparto mixto viene a aportar una solución”, dice la legisladora de Lanús, y agrega que “la difícil situación golpea más fuerte en los municipios del conurbano y agrava las necesidades diarias. Los números de contagiados, la ocupación de camas de terapia y la paralización de la mayoría de las actividades productivas hacen un combo que demanda atención urgente y que, necesariamente, requiere de fondos para salir adelante”, cerró.

La puja interior-conurbano por el reparto de fondos es añeja. En más de una oportunidad se habló de modificar el sistema, aunque nunca se avanzó de manera considerable. Sin embargo, la pandemia hizo más visible aún las necesidades de las grandes urbes del AMBA, y llevó también, al menos por el momento, a dejar de lado el histórico CUD. ¿Qué pasará en adelante? Son pocos los que se animan a hablar al respecto, ya que, como quedó demostrado, el tema genera grietas internas, tanto en el oficialismo como en la oposición. Eso sí, el Conurbano entiende que hay una chance seria. ¿Resistirá el interior?


Cualquier cambio en la ley de coparticipación deberá lograr antes el ok de la Legislatura


Julio Zamora, intendente de Tigre
“Sería muy bueno que quede fijo el sistema mixto de reparto”


-¿Ven como una posibilidad que se instale de manera definitiva este nuevo sistema de reparto mixto, que tiende a equilibrar un poco entre el Conurbano y el interior?
-Sí, para nosotros sería bueno que quede fijo. El sistema por ingresos beneficia a los municipios del Conurbano. Y este mixto sería algo más reparador para la situación del Gran Buenos Aires, que tiene una inmensa cantidad de habitantes y una inmensa cantidad de problemas. Esa mayor entrada de dinero nos permitiría abordar de mejor manera esos temas. Por supuesto, habrá que ver qué opina el interior.
-¿Es una posibilidad concreta? ¿Se ha hablado del tema?
-No, ni siquiera se mencionó. Este sistema se implementó por decisión del gobernador para brindar una ayuda a los municipios del AMBA fundamentalmente, pero no hubo propuesta alguna para que se transforme en algo permanente.
-Desde el interior lo que argumentan es que el reparto tiene que seguir siendo por CUD, ya que los municipios del Conurbano, por ejemplo, no tienen la necesidad de invertir tanto en Salud, salvo excepciones, debido a que la mayoría de los hospitales son provinciales…
-Eso tal vez se daba hace algunos años atrás. Hoy los hospitales provinciales están muy complicados y todos los municipios estamos invirtiendo mucho dinero en Salud. Este año la idea es hacer un hospital, lo vamos a encarar. 


Julio Zamora


Guillermo Britos, Chivilcoy
“El CUD perjudica a los distritos con hospitales provinciales”


“El CUD nos beneficia a los que tenemos hospitales públicos municipales y perjudica a los que tienen hospitales provinciales. Junín, por ejemplo, tiene más habitantes que Chivilcoy pero le toca menos por CUD. Los distritos que no tienen hospitales municipales como Junín, Nueve, de Julio, Saladillo y Las Flores se ven perjudicados. Lo propio sucede con algunos distritos del Conurbano en los que hay hospitales provinciales. Otro distrito que se ve perjudicado es Mar del Plata, donde tampoco hay hospitales municipales”, comenta Guillermo Britos, de Chivilcoy.




Alejandro Federico, Suipacha
“Si el reparto fuera por CUD nos tocaría mucho más”


"Si fuera por CUD nos convendría, a nosotros nos tocaría mucho más", señala el jefe comunal de Suipacha, Alejandro Federico.  Y detalla que “por el sistema mixto de distribución, de los 3000 millones que la Provincia girará entre agosto y septiembre, recibirá 4 millones 800 mil pesos; mientras que si el reparto fuera por CUD, recibiría 6 millones 150 mil pesos”.
“No nos estamos quejando, fijate que la mayoría de los distritos de la UCR son municipios chicos del interior; el único grande que tiene el radicalismo es San Isidro. Nos hubiera convenido que sea todo por CUD, pero es así, hay que negociar; aceptamos. Entendemos que fue un buen logro”, agrega el mandamás boina blanca, al recordar que el dinero mencionado llegó a cambio de la ley de financiamiento. 




Javier Iguacel, Capitán Sarmiento
“Me parece justo y razonable el nuevo sistema de distribución”


-¿Los recursos que le manda la Provincia por el fondo Covid, le alcanzan?
-Depende para qué. La situación está compleja en todos lados. La suma de lo que se había proyectado que iba a ingresar este año por coparticipación y lo que está viniendo extra, algunos meses alcanza a cubrir esa proyección y en otros veces está por debajo.
-¿Perjudica a los distritos del interior que una parte del reparto extra no se reparta por CUD?
-En realidad beneficia más a los que tienen más ingresos propios, porque tiene que ver con los ingresos totales; y hay municipios, del Conurbano sobre todo, que por ahí tienen la inversa del interior, con 70 por ciento de recaudación propia y 30 de Provincia y Nación, y lo cierto es que sufrieron una importante caída de esa recaudación propia. Entonces tiene lógica también.
-¿Cuánto menos percibe usted respecto de lo que correspondería si fuera todo por CUD?
-Es un poco menos, pero me parece razonable y justo el sistema. Es razonable que sea la mitad por CUD y la mitad por el otro sistema, porque contempla a los que la pandemia les hizo caer más la recaudación propia.




Manuel Passaglia, San Nicolás
“Hay que rediscutir los recursos, las responsabilidades que tienen la Provincia y los municipios”


¿Está conforme con la distribución de fondos de la Provincia?
-Cuando se debe distribuir para los 135 municipios de una provincia tan grande y tan diversa siempre hay ganadores y perdedores, pero entiendo que es una forma equitativa para que se pueda llegar a todos los municipios sin importar el color político. Creo que es razonable.
-¿Entonces está de acuerdo con que una parte del fondo e reparta por CUD y otra por el índice de recaudación del año pasado?
-Tiene que haber un criterio equitativo para los 135 municipios y después atender casos particulares porque siempre va a haber situaciones distintas en una provincia tan grande. Pero que se busque un sistema en el que todos los municipios reciban ayuda es bueno.
-¿Y alcanza la ayuda que reciben respecto a lo que habrían tenido en un momento de normalidad, o falta?
-Siempre falta, más con esta situación de pandemia, con municipios en distintas fases, con negocios cerrados, caída del turismo y demás. Y en eso vamos a seguir trabajando todos juntos para que la Provincia y la Nación nos ayuden.
-¿San Nicolás ha recibido fondos adicionales además de los que fueron a todos los municipios?
-No, nada. Y la Provincia tiene deudas de obras con la ciudad; para pagar por Tesorería tiene 62 millones de pesos y además, desde el cambio de año no se han certificado obras del Instituto de la Vivienda, que nosotros las continuamos porque si no corren peligro de usurpación. La municipalidad puso la plata para continuarlas.
-¿Qué opina de la distribución de los recursos entre Conurbano e interior, hay que rediscutirlos?
-Hay que rediscutir los recursos, las responsabilidades que tiene la Provincia, las responsabilidades que tienen los municipios. Discutir eso debiera ser habitual, porque hay situaciones que favorecen al Conurbano y otras que favorecen el interior. Discutir eso es sano, independientemente del color político de cada uno. Todos los bonaerenses tienen el derecho de tratar de vivir mejor.




Gabriela Besana, titular dela comisión de  Asuntos del Conurbano
“Los problemas del GBA requieren de un trabajo específico”


“Durante la gestión de María Eugenia Vidal dimos peleas que no se habían dado antes por nuestra provincia, una de ellas fue lograr recuperar el Fondo del Conurbano, lo que significó un ingreso de 65.000 millones de pesos entre 2018 y 2019, y logrando la actualización por inflación, es decir más recursos para los bonaerenses”, afirma la diputada Gabriela Besana, presidenta de la Comisión de Asuntos del Conurbano, consultada por el presente económico del GBA. 
Agrega que “si bien hemos trabajado siempre por los 135 distritos, comprendemos sus diferencias y no hay duda de que la concentración de gran parte de la población de la Provincia y los problemas estructurales históricos que arrastra el conurbano requieren de un trabajo específico, al que hoy se le suma el gran impacto de la crisis por la pandemia, tanto sanitaria como económica”.