AGENDA POLITICA
29/07
Alberto presentó la Reforma Judicial: "Queremos una Justicia independiente"
El Presidente rompió el cerco del coronavirus e instaló un tema político en el medio de la pandemia, un reclamo que se escuchaba en propios y ajenos. "Proponemos organizar mejor la Justicia Federal y, en particular, superar la crisis que claramente afecta la credibilidad y el buen funcionamiento de la justicia federal con competencia penal", apuntó Fernández. Los detalles del proyecto de Ley.
Una de las mayores críticas que se le hacían hasta hoy al Presidente Alberto Fernández era la falta de agenda política. Si bien la pandemia del coronavirus se robó los flashes de los primeros 7 meses y medio de gobierno, los intentos por salirse de lo estrictamente sanitario no fueron del todo vehementes, como ocurrió con la expropiación de Vicentin y el tan mentado impuesto a la riqueza. Por eso, el mandatario nacional necesitaba un golpe de efecto y la presentación de hoy fue en ese sentido.

Esta tarde, Alberto presentó el proyecto de Ley de Organización y Competencia de la Justicia Federal. El Presidente rompió el cerco del coronavirus e instaló un tema político en el medio de la pandemia, un reclamo que se escuchaba en propios y ajenos. "Proponemos organizar mejor la Justicia Federal y, en particular, superar la crisis que claramente afecta la credibilidad y el buen funcionamiento de la justicia federal con competencia penal", apuntó Fernández.

En cuanto a los detalles del proyecto, el Presidente señaló que "proponemos organizar mejor la Justicia Federal y, en particular, superar la crisis que claramente afecta la credibilidad y el buen funcionamiento de la justicia federal con competencia penal. En primer término, el proyecto crea la Justicia Federal Penal con asiento en esta Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mediante la consolidación de los fueros Criminal y Correccional Federal y Penal Económico. Cada uno de esos Tribunales actuarán en lo sucesivo con una de las dos secretarías que actualmente tienen. La restante se convertirá en secretaría de 23 nuevos tribunales que se sumarán para acabar de conformar el fuero".

Asimismo, el primer mandatario expresó: "buscamos superar que el poder decisorio se concentre en un reducido número de magistrados y magistradas que, como sucede en la actualidad, tienen el poder de conocer y decidir en casi la totalidad de las causas con relevancia institucional y consecuentemente mediática. Estas han sido circunstancias determinantes para que este fuero se politizara del modo en que ha ocurrido.
Ese nivel de concentración tampoco ha servido para que la administración de justicia se desarrollara con la eficacia adecuada. Es fácil observar la manipulación de los tiempos del proceso que les permite a los jueces y juezas actuantes impulsarlos o detenerlos en función del “clima político” imperante. A eso el saber popular terminó calificándolo como “justicia pendular”.

En tanto, Fernández manifestó que "el proyecto propone transferir a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la competencia para investigar y juzgar la totalidad de los delitos no federales cometidos en su territorio, completando de este modo el proceso de transferencia de competencias penales que aún hoy se encuentra pendiente. Queremos hacer que la manda constitucional dispuesta en 1994 finalmente se cumpla.En un segundo título, la ley propicia la unificación plena de la materia Civil y Comercial Federal con la que es propia del Contencioso Administrativo. En este caso, se ha considerado la experiencia que da cuenta de los numerosos conflictos de competencia que suscitan entre ambos fueros, lo que atenta contra la celeridad, eficiencia y eficacia tan reclamada a la labor judicial.  El tercer título de la ley propone un fortalecimiento de la Justicia Federal en el interior del país".

Otra de las iniciativas a destacar del proyecto es la creación del Consejo Consultivo para el Fortalecimiento del Poder Judicial y del Ministerio Público. "He recurrido a juristas de reconocimiento técnico indiscutido. Han sido sus sólidos antecedentes académicos y la experiencia enorme que individualmente acumulan, lo que me ha determinado a convocarlos y convocarlas a la tarea de repensar el funcionamiento de nuestro Poder Judicial y de nuestro Ministerio Público".

Por último, Alberto sentenció: "Soy un cultor del diálogo. Valoro el don de saber escuchar y de reflexionar sobre lo que escucho. Creo que vivimos un tiempo único en el que una pandemia nos ha hermanado. Estoy seguro de que no es hora de imponer decisiones: es hora de que esas decisiones seamos capaces de construirlas en conjunto.   
Esa es mi convocatoria. Es hora de tener una justicia proba que solo esté atenta a respetar y hacer respetar las reglas del Estado de Derecho. Una justicia sobre la que no influyan los poderes mediáticos, los poderes fácticos ni los poderes políticos. 
Si lo logramos, habremos fortalecido esta democracia que tantas deudas tiene para con los argentinos y las argentinas. Si lo logramos, también habremos saldado una de esas deudas que la democracia argentina aun tiene con la sociedad".