DESOLADOR
26/07
Continúan las fuertes nevadas en el sur y con ellas las complicaciones
Lejos de la belleza, el panorama sureño complica a los locales: rutas intransitables, cortes de luz, personas varadas. Un panorama que también afecta a la fauna autóctona y al ganado de campo
Las intensas nevadas continúan en el sur argentino, pero con la actividad turística restringida por el aislamiento  obligatorio, lejos de ser el deleite de los turistas, es una complicación para la población local a la que no le queda más que enfrentar las condiciones climáticas adversas y ser testigos del fenómeno con las complicaciones que conlleva.

En lo que refiere a San Carlos de Bariloche, ayer las autoridades debieron profundizar el trabajo de las máquinas viales para despejar las principales arterias tapadas de blanco, además pidieron a la población "extremar precauciones al circular" y cerraron el ingreso al Cerro Catedral durante el fin de semana, que recientemente reabrió sus puertas para los residentes en el marco de la pandemia.

En este marco, las recomendaciones son no salir si no es necesario, circular muy despacio, con las cubiertas adecuadas, portar las cadenas obligatorias en los vehículos para colocarlas cuando la nieve impida el deslizamiento, y llevar la pala en el baúl de los coches, ante cualquier necesidad. 
 

Por su parte, la empresa Catedral Alta Patagonia informó que este sábado y domingo el centro de esquí permanecerá cerrado ante "el pronóstico de condiciones climáticas adversas". En caso de que el tiempo mejore, retomará actividades a partir del lunes 26, "siempre sujeto a condiciones climáticas".

Las intensas nevadas comenzaron días atrás en la región sur de Río Negro, donde se mantienen restricciones vehiculares y solo se permite circular con vehículos 4x4 entre Dina Huapi y Comallo.

En otras provincias, como Chubut, los pueblos del interior de la zona de Cushamen y otras comunas rurales sufrieron cortes en los servicios básicos en las últimas horas por la intensa nevada.

A raíz de la intensidad del fenómeno, tres habitantes del Paraje Ranquil Huao quedaron aislados en la nieve. Las autoridades tenían previsto rescatarlos hoy, pero el vuelo tuvo que se reprogramado por el mal tiempo. En Cushamen, de 750 habitantes, "hay tres personas refugiadas en la escuela 60 con necesidad de atención médica, mientras que hay pobladores aislados por caminos intransitables en la zona Colonia Cushamen-Mina de Indio.

Este panorama no solo causa graves problemas a la población, sino que también afecta a la fauna autóctona y al ganado de campo. En imágenes difundidas a través de las redes sociales se pude ver el lado más triste del invierno patagónico: animales varados en la nieve en su intento de huir para no morir de frío.