ECONOMIA
13/07
Pese a la crisis, ¿Kicillof podría guardar plata bajo el colchón para 2021?
El Gobierno provincial compensa en parte la caída de la recaudación propia y la baja de la coparticipación nacional, con más de 90.000 millones e pesos que Alberto Fernández le giró por transferencias no automáticas. Si le sale el endeudamiento que solicitó a la Legislatura, en la oposición estiman que le quedaría una importante reserva para el año que viene
De acuerdo a estimaciones privadas, el gobierno de la provincia de Buenos Aires recibió en los primeros seis meses del año más de 91 mil millones de pesos a través de transferencias no automáticas por parte del Estado nacional. De los 188.000 millones de pesos que la Nación destinó para asistir a las provincias, la administración bonaerense se quedó casi con la mitad.

Estas compensaciones discrecionales para asistir financieramente en medio de la pandemia son, en buena medida para paliar las bajas en las recaudaciones provinciales y la caída en la coparticipación por la disminución en el pago de impuestos. De todos modos, un análisis privado al que accedió La Tecla indica que lo que perdió el erario bonaerense por coparticipación es del 13 por ciento respecto al mismo período del año pasado, mientras que el comparativo de las transferencias no automáticas da un saldo positivo superior al cien por ciento. 

En números reales, mientras dejó de percibir más de 65.000 millones por coparticipación, obtuvo más de 91.000 por la vía directa. 

En el acumulado entre enero y junio, la recaudación impositiva propia cayó en la Provincia también cerca del 13 por ciento respecto al mismo período de 2019, lo que significa una pérdida en dinero real de unos 70.000 millones de pesos.

El comparativo entre el saldo favorable de las transferencias nacionales con el negativo de la recaudación propia, arroja un faltante por ahora de unos  40.000 millones de pesos, y que en la posición estima que se estiraría a unos 60.000 millones.

En alguna medida, el Gobierno busca cubrir este agujero con el endeudamiento que solicitó a la Legislatura. Pero desde la oposición advierten que la necesidad financiera de este año debiera requerir un endeudamiento menor.

Aseguran en Juntos por el Cambio que las necesidades no cubiertas por el Gobierno bonaerense para hacer frente al déficit (deuda incluida) no serían superiores a los 60.000 millones de pesos y que la autorización de endeudamiento que se pide a la Legislatura supera los 175.000 millones de la moneda nacional, desglosados en 65.000 millones de deuda nueva y unos 110.000 de reasignación de compromisos ya contraídos.

Un legislador del bloque macrista precisó a este medio que de ese endeudamiento, “la Provincia podría tener disponibles este año unos 75.000 millones, por lo que si la necesidad es de unos 60 le quedarían 15 disponibles para el año que viene”.