ENDEUDAMIENTO
30/06
La deuda acorrala al Bapro
Uno de los ejes del gobierno para pagar la deuda con proveedores del Estado es el lanzamiento de un bono. No obstante, antes debe pasar por la Legislatura y aprobarse junto al endeudamiento. Por lo pronto, la sesión de este jueves no lo tendrá entre los temas a debatir.

Una de las variables que se manejó en el gobierno bonaerense para hacer frente al pago de los proveedores fue lanzar un bono, algo a lo que recurrió María Eugenia Vidal en 2016 para hacer frente a la deuda de la gestión Daniel Scioli. En ese sentido, según señalaron a este medio la opción se mantiene vigente.

Claro está, la medida se suma al lanzamiento del Certificado de Liquidación Provisoria con el cual el Banco Provincia que conduce Juan Cuattromo debería cumplir con la deuda del Gobierno con proveedores. No obstante, de 265 certificados aprobados para que el BAPRO salde parte de la deuda, solamente se subsanaron 61 y el resto se mantiene bajo la burocracia de la entidad que conduce Cuattromo.

A ello se sumó el posible bono. El problema es que para que un bono pueda salir a la cancha es necesario la aprobación de la Legislatura al endeudamiento. En ese sentido, tal como detalló LaTecla.info, la sesión de este jueves no contará con el tratamiento del proyecto de endeudamiento que envió Axel Kicillof.

Es que, desde Juntos por el Cambio reclaman la presencia del ministro de Hacienda, Pablo López, y que el oficialismo ponga en debate los puestos del directorio del Grupo BAPRO y organismos públicos con sillas vacantes.

En definitiva, el posible bono despertó la luz de alerta de la Federación de Mayoristas y Proveedores del Estado (FEMAPE), que remarcaron que “nunca un bono es una buena solución, es como si a cualquier trabajador le informaran que le van a pagar el sueldo en veinte meses”. 

Como si fuera poco, las sesiones virtuales no pueden durar más de dos horas por recomendación profesional y un debate por endeudamiento se prolongará más. Es decir que para avanzar deberían ser de manera mixta, pero los contagios de coronavirus entre la planta política hicieron que se congele todo. “Se volvió a frenar mucho todo”, sostuvo a este medio uno de los hombres que corta el bacalao en el oficialismo legislativo.

Así, el escenario se vuelve más oscuro para los proveedores del Estado que aguardan por la solución que anunció Provincia hace varios meses ya y todavía no se contabilizó. En tanto, ante el congelamiento de la Legislatura para salir a la cancha con el endeudamiento, el BAPRO no lanzó un Plan B que sí se efectivice para llevar un poco de aire en la crisis.