PEDIDO DE INFORMES
24/06
El campo quiere saber qué hace la Provincia para evitar los ataques vandálicos
El diputado provincial Luciano Bugallo, de Juntos por el Cambio, es uno de los principales representantes del agro en la legislatura bonaerense, y por tal motivo, hace un buen tiempo que se muestrea enfocado en el tema de los ataques vándalicos que sufre el sector a lo largo y ancho del país y también de la Provincia. Teniendo en cuenta que aún no hay respuestas, presentó un pedido de informes.
El diputado Luciano Bugallo presentó un pedido de informes en la Cámara de Diputado para que el gobierno de Axel Kicillof, explique que medidas se aplicaron "ante los ataques sufridos contra la propiedad privada con actos de vandalismo, como el de roturas de silobolsas, robo de granos y quemas de cosechas en distintas zonas rurales del país, particularmente en la provincia de Buenos Aires.

En el proyecto, el legislador instó a que el gobierno bonaerense detalle "qué políticas de prevención se encuentra llevando a cabo el Ministerio de Seguridad con respecto a los ataques producidos contra la propiedad privada en inmuebles rurales de la provincia de Buenos Aires, entre ellos roturas de siloboslas, robo de granos y quema de cosechas".

Asimismo, el legislador de perteneciente a las filas de Elisa Carrió, pidió informes sobre las fuerzas de seguridad provincial destinadas "a mitigar dichos delitos contra la propiedad" y que se precise si a los Comandos de Patrullas Rurales (CPR) en la provincia se los equipó con recursos suficientes.

Por último , Bugallo señaló que "llama poderosamente la atención que estando vigente el aislamiento social, preventivo y obligatorio, decretado por el presidente de la Nación, como medida para mitigar la pandemia del Covid-19, y que habiendo fuertes controles en rutas y caminos para controlar el cumplimiento del mismo, personas ajenas a los predios rurales se puedan trasladar para cometer estos hechos vandálicos".



Consultado por el tema, en un informe realizado por La Tecla el pasado 10 de junio, Bugallo decía sin tapujos que atrás del vandalismo “hay un claro interés político atrás de todo esto. Hace 15 o 20 días hubo una campaña mediática brutal diciendo que el campo retiene soja especulando para que el dólar se dispare y poder vender con un dólar más alto”, expresaba Bugallo.

Y a su vez recalcaba que “entonces, del otro lado, donde ya hay un resentimiento hacia el campo, genera un odio terrible. Y cuando hay gente que la está pasando mal económicamente, dicen "estos hijos de puta tienen miles de millones y nosotros nos cagamos de hambre".
 
“Es obvio que responden a sectores del kirchnerismo, eso te lo firmo. Hace un año, Hebe de Bonafini, en una de las rondas de Plaza de Mayo dijo que hay que salir a quemar los campos de los sojeros. No digo que un año después se junta gente y dice "vamos a hacerle caso a Hebe" pero hay una construcción de un odio hacia el sector que es muy marcada, y por otro lado no ves una condena a por parte de ningún funcionario. Ni siquiera el ministro con un tuit, nada”, prosiguió el legislador.
 

Para completar, siempre en el mismo sentido, afirmó: “Yo no digo que Alberto Fernández levanta el teléfono y les pide que salgan a cortar (silobolsas), pero claramente hay sectores que ven en el campo el principal enemigo y responsable de todos los males. Hay sectores que te están proponiendo volver a la Junta Nacional de granos, y están todos en el mismo rincón del kirchnerismo”, concluyó.

Por su parte, Matías De Velazco, titular de Carbap, expresaba que “hay un fogoneo muy grande desde hace años acerca de la opulencia y la riqueza del campo; y en todos lados hay gente que no es muy pensante, se empapa mal de cuestiones ideológicas y termina haciendo daño. ¿Por qué lo hacen? Porque no les importa nada, porque son inconscientes”, afirmaba ante este medio.

Y a su vez aclaraba que  “hay una mezcla de inseguridad y de vandalismo” e insiste con eso de que “en todos los espacios políticos hay gente que es muy talibán”. A modo de conclusión sostiene que tal vez  “algunos saldrán a hacer justicia, entre comillas, por sus propias manos, cortando silobolsas, así el resto de los productores,  por miedo, tiene que salir a vender y entran más dólares al país. Por supuesto que no es así, muestra un profundo desconocimiento de la realidad”.

Más allá de las palabras lo cierto es que los ataques existen y lamentablemente se dan con daca vez más frecuencia. Por el momento, no se logra encontrar a los responsables; aunque como se dijo antes, en el campo tienen la sospecha que "el odio" kirchnerista hacia el sector tiene mucho que ver.