INSEGURIDAD
20/06
Mar del Plata vinculó la quita de policías federales al incremento del delito
El secretario de Seguridad precisó que abandonaron la ciudad unos 500 efectivos desde febrero. El oficialismo en el Concejo pidió por la vuelta de los mismos. En el último mes, se registraron 4 muertos por hechos delictivos, una tendencia que va en aumento.
En conferencia de prensa, el secretario de Seguridad de Mar del Plata, Darío Oroquieta, reconoció el aumento del delito y estableció que la causa reside en la menor cantidad de agentes de seguridad que hay en la comuna.

“Nos preocupa el aumento de hechos graves. La tendencia, así como ha bajado notablemente durante la pandemia y en el inicio del aislamiento, ha empezado a levantar. Y casos tan dramáticos como este que acabamos de vivir son preocupantes”, aseguró. La referencia apunta al episodio vivido ayer por la mañana: un delincuente fue asesinado tras intentar, presuntamente, asaltar al hijo de un contador en la zona de Matheu y La Rioja.

A raíz de ello, el titular de Seguridad apuntó contra Nación al deslizar que el aumento del delito proviene de la partida de agentes de fuerzas federales. “Hemos perdido 500 efectivos en los últimos meses. Claramente la ciudad los necesita y ahora, en función de lo que viene, más aún todavía”, esgrimió. Y detalló: “En febrero perdimos 150; en marzo, antes de la pandemia, otros 150. Son 300 efectivos. Y después, sucesivamente, fuimos perdiendo más”.

Según detalló el propio funcionario el 23 de marzo, a pocos días del comienzo de la cuarentena, la ciudad contaba con un total de 2.500 efectivos de seguridad al sumar fuerzas locales, provinciales y federales, con lo cual, partiendo de los números informados por Oroquieta, la comuna contaría hoy con un total de 2.300.

El aumento del delito, tal como adelantó LaTeclaMardelPlata.com.ar, es una realidad en esta etapa de la cuarentena. Según reflejaron fuentes judiciales a este medio, antes de la cuarentena se detenían, en promedio, entre 7 y 10 personas por día en el Municipio.

El número bajó drásticamente a partir de la medida del Gobierno Nacional. En el transcurso de la misma, comenzaron a dispararse los casos de violencia de género, pero las actuaciones policiales seguían en descenso, más allá de las notificaciones por infringir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Con un cuadro sanitario favorable, General Pueyrredon paulatinamente está volviendo a la circulación “normal”, mediante la reactivación económica. Y las estadísticas comienzan a preocupar. Es que si bien todavía no volvieron la totalidad de las actividades, como ocurre, por caso, con los establecimientos educativos de todos los niveles, el delito sube.

Aproximadamente, ya se detienen alrededor de 10 personas por día. Y el número va en aumento. Según plantearon fuentes del Poder Judicial, la cifra ascendería a 15 arrestados por jornada en la nueva normalidad si se mantiene la tendencia. 

Con este escenario, adquiere relevancia la función del CEMAED (Centro Municipal de Análisis Estratégico del Delito)  para establecer las prioridades en la prevención, anticipando los hechos a partir de las “zonas calientes” en donde suelen ocurrir. Una tarea titánica, en la cual el organismo, fundado en 2013, se ve excedido por la falta de presupuesto y decisión política, mientras la policía se ve sin brújula por un aumento en la criminalidad que será difícil, por no decir imposible, de controlar.

Un detalle pinta de cuerpo entero la situación: la cartera de Seguridad no emitió ningún reporte desde la asunción del nuevo gobierno. El último data de noviembre de 2019. En concreto, las funciones del área son la compilación y creación de registros delictuales, el análisis de datos y la elaboración de propuestas de acciones, medidas y planes de seguridad para todo el territorio del Partido de General Pueyrredon”, conforme se explica en la web oficial de la Secretaría de Seguridad. 

Sin datos, y con menos agentes federales en la ciudad, el panorama luce desolador. Y ya el propio Oroquieta lo reconoce. En este marco, las repercusiones también llegaron al Concejo Deliberante.

El edil oficialista Agustín Neme (Vamos Juntos) presentó hoy un proyecto en el cual se le solicita a Sabina Frederic, la ministra de Seguridad de Nación, “en razón de prevenir y combatir el avance del delito y garantizar la seguridad” de los ciudadanos, “la restitución al ‘servicio coordinado conjunto con las Fuerzas Provinciales y Locales’ de 500 miembros de Gendarmería Nacional, Prefectura Naval Argentina, Policía de Seguridad Aeroportuaria y Policía Federal Argentina que bien supieron mantener a raya a la delincuencia que afecta la seguridad, tranquilidad, armonía y el normal funcionamiento de la población Marplatense y Batanense”.

En esa línea, el concejal insistió en que la presencia de las fuerzas federales “son fundamentales para luchar contra el delito” y “cuidar” a los vecinos. “Gendarmería venía realizando un gran trabajo en este sentido pero de un día para otro nos sacaron 300 gendarmes y 200 efectivos más de fuerzas federales que se encontraban en la ciudad. Es inentendible esta medida del Ministerio de Seguridad de Nación”, remarcó. 

En contrapartida, el legislador hizo una evaluación positiva sobre las fuerzas provinciales, a cargo del ministro Sergio Berni. “Es muy importante el trabajo que está llevando adelante la Policía de la provincia. Pero necesitamos también de las fuerzas federales para llevar adelante un trabajo integral contra el delito y cuidar a los vecinos”, concluyó.