INFORME ESPECIAL
07/06
"La pandemia muestra un modelo agotado"
Facundo Tignanelli, presidente del bloque de diputados del frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, conversó con LaTecla.info. La necesidad de buscar recursos extraordinarios para hacer frente a la crisis; el default; el rol de la oposición; La Cámpora hoy; y el trabajo a futuro.

Facundo Tignanelli se convirtió en diputado bonaerense en 2017. En los últimos meses, con la victoria del Frente de Todos, fue elegido presidente del bloque de Todos en la Cámara baja. Además, es uno de los cuadros claves de La Cámpora que se formó con la conducción de Andrés “Cuervo” Larroque y Máximo Kirchner entre otros dirigentes de peso de la organización territorial.

En conversación con LaTecla.info, el dirigente de La Matanza, que se posicionó en un rol central en el debate bonaerense, avanzó sobre las realidades que arrojó la situación de pandemia y la necesidad de dotar de recursos al Ejecutivo para lo cual elabora un proyecto propio que incrementa en 5 por ciento la alícuota de Ingresos Brutos a sectores con ganancias extraordinarias. Además, se refirió al rol de la oposición en una coyuntura que el default aparece como Espada de Damocles.

- ¿Qué cambió la pandemia del trabajo legislativo que se tenía proyectado?
Tenes una parte técnica que es trabajar telemáticamente y por otro lado la agenda legislativa que estaba prevista para este año. Nosotros terminamos el años pasado con las emergencias y la fiscal impositiva, teníamos previsto atrás del Congreso nacional sancionar la Ley de Presupuesto porque el Gobierno anterior no la dejó armada. Eso hoy está postergado, tanto el Presupuesto nacional como el provincial están postergados, retomamos el año legislativo con distintas cuestiones, la constitución de las comisiones, hay bastantes proyectos que fueron girados a comisión.

- Las sesiones ya empezaron y se habla mucho del endeudamiento...
Tuvimos una primera sesión donde aprobamos algunas cuestiones vinculadas a las emergencias en los geriátricos, herramientas que necesitaba el Poder Ejecutivo para llevar adelante la pandemia. Una segunda sesión que aprobamos iniciativas del legislativo relacionadas al COVID y ahora lo que resta tendremos que ver cuales son las iniciativas de diputados. El endeudamiento se está trabajando pero no hay una fecha para tratar. Es un endeudamiento que lo que mayoritariamente hace es reprogramar pagos de deuda que tienen vencimiento este año y que son imposibles afrontarlos en este contexto. Tiene que ver más con una no entrada a default que con una deuda específicamente de la Provincia para llevar adelante alguna gestión. Por último ver el tema de la iniciativa de cuestiones que se cayeron en la fiscal impositiva referidas a ingresos brutos, aplicar distintas alícuotas en determinados sectores, ver de qué manera podemos hacer de esos recursos para afrontar la pandemia.

- ¿Cómo está el debate por esta alícuota a Ingresos Brutos después de lo que fue el tratamiento de la Fiscal Impositiva?
La oposición tiene una vocación de representar diversos intereses y está bien que así sea, tienen número en el Senado para cambiar proyectos. El Ejecutivo y los Ministros trabajaron toda esa semana (diciembre y enero) en conjunto con quienes eran los representantes de la oposición. Estuvo desde intendentes, hasta diputados y hasta asesores de diputados, en ese sentido el Ejecutivo atendió a todo el Mundo y contempló todas las modificaciones que eran necesarias. Sí el Ejecutivo hubiera pensado que estaba mal comunicado no se hubiera aprobado el proyecto en Diputados y recibido las modificaciones en el Senado y lo hemos vuelto a aprobar en Diputados. Ellos (oposición) las modificaciones de la presentación de esa cantidad de partidas las hicieron en el Senado porque tienen número para hacerlo, está bien es lo que representa. Ahora, en un contexto de normalidad, más allá que veníamos de cuatro años de una Argentina y una Provincia desgastadísima, ellos entendían que tenían que seguir defendiendo, privilegiar, a ese sector que representan, es indudable que ahora quedaría muy expuesto. Los sectores populares, la clase media, la clase media con mayores posibilidades está sufriendo mucho.

- ¿Ya se conversó con la oposición?
El proyecto todavía no está terminado, están las iniciativas y los ejes sobre los cuales se va a trabajar. Se charló como se charla siempre con la oposición, entendemos que cuando esté la letra fina nos vamos a sentar a discutir los números concretamente. Hay una voluntad mucho más clara de acompañar que lo que era diciembre y enero.

-  Uno de los pedidos que hace Juntos por el Cambio es que sea coparticipable, ¿ves un cambio de postura en la relación?
No sé si hay mejor o peor relación, no adjetivaría la relación. Me parece que hay un sentido de una responsabilidad mayor, y menos posibilidad de mirar para otro lado en este contexto. Se está muriendo gente, gente que la está pasando muy mal y una situación que está presionando sobre el Mundo. No hay margen para no acusar recibo de eso, sobre todo por la responsabilidad institucional que tenemos. Después, sí es coparticipable o no, es una discusión de segundo plano. Lo primero que tenemos que discutir es si están para acompañar y después como se hace la distribución de esos recursos. Igualmente, creo que es un elemento nuevo eso, porque la discusión en diciembre y enero no era si había que coparticipar esos recursos, era que no había que cobrar esa tasa o ese impuesto a determinados sectores.

- El bloque 17 de Noviembre pidió ir por más ¿se va a tomar en cuenta?
Totalmente. La idea es ir a buscar todos esos recursos que en diciembre y en enero no se pudo obtener precisamente por la falta de número. La vocación política del Gobierno era ir a buscar esos recursos para, en otro contexto, poner a la Provincia de pie. Hoy esos recursos se necesitan para atajar esta situación desmedrada en el orden mundial. En ese momento la oposición bloqueó la posibilidad de desarrollar el proyecto político que el Gobernador tenía y por el cual fue votado, poner a la Provincia de pie, poner a la producción como eje rector de los próximos cuatro años. No creo que la oposición vaya a bloquear hacernos de estos recursos ahora para hacer frente a la crisis del coronavirus.

- ¿Se puede pensar en una prolongación post pandemia para fortalecer la economía?
Eso tiene que ver con el tratamiento legislativo que se le de. Cuando a vos te toca afrontar una crisis de esta característica estás pensando en el día a día, cómo vas resolviendo cada una de las situaciones que se van presentando y las vas resolviendo minuto a minuto. Si vos agarras la Argentina hace 40 o 60 días estábamos preparados para una situación de orden nacional, hoy la realidad nos pone en una situación que está focalizada en el AMBA y hay muchas provincias del interior del país o municipios del interior que tienen una flexibilización muy grande de la cuarentena e incluso están entrando en una nueva normalidad como se la llama ahora. Vos vas viendo y dando respuesta a lo que tenes día a día. Siempre hace falta, sobre todo cuando venís de una situación como los últimos cuatro años, recursos para poner el sistema productivo en funcionamiento. ¿Dónde vas a buscar esos recursos? en los sectores que más tienen y el rol de proyecto político de nuestros gobiernos es la redistribución de la riqueza.

- Hay sectores bancarios que ya hablan de un traslado del incremento al cliente, ¿Cómo se va a trabajar para que no pase?
No es la idea ni el espíritu del proyecto. Se va a trabajar para que eso no vaya a los sectores afectados. La idea es ir a buscar a los sectores que tienen rentas extraordinaria para poder redistribuir en esos sectores que están sufriendo por el coronavirus. Si esos sectores que tienen renta extraordinaria se dan vuelta y trasladan el aumento y si nosotros no los preveemos en la ley y en la reglamentación estamos generando un doble perjuicio a quien hoy está siendo afectado que es al que queremos proteger.

- ¿Cúál es la realidad social de estos sectores afectados? ¿Como está la situación en los barrios?
La situación sanitaria nos encuentra mucho mejor preparado de lo que hubiera sido si el Presidente y el Gobernador no hubieran decidido llevar adelante la cuarentena que llevamos. En el caso particular de La Matanza se pusieron en funcionamiento las obras para dos hospitales que estuvieron parados por la gestión Vidal y uno los ve y son unos monstruos, no estamos hablando de una sala de auxilio. En Quilmes se puso uno de los hospitales modulares. En Esteban Echeverría se trabajó con los hospitales que estaban sin abrir, como en Ituzaingó. Ganamos tiempo para poner mucho más a punto la cuestión sanitaria de lo que se encontraba. Íbamos a estar en serios problemas, no digo que no vamos a tener que sortear cuestiones dificultosas, con el escenario que había dejado el gobierno de Cambiemos de hospitales y salas vacías, en una pandemia de esta característica hubiéramos tenido resultados muy complejos. Respecto a la situación social, el principal conciente de lo que pasa es el Presidente y el Gobernador, y han tomado todas las medidas para proteger a los sectores golpeados. Siempre se trata de que los sectores vulnerables sean los que menos sufran esta situación, obviamente no es cómodo para nadie estar en cuarentena, no es cómodo para los comercios no poder abrir sobre todo viniendo cuatro años de lo que vinimos. Es como una agudización del modelo macrista estos días. La responsabilidad de quien les toca gobernar es salvar vidas, la economía se recupera la vida humana no, ese es el eje rector que elegimos y la sociedad está acompañando muy bien más allá que hay una suerte de flexibilización. Se están tomando muchas medidas de precaución, en términos sociales, para bajar la posibilidad de circulación viral, hay un pueblo que acompaña la decisión del presidente, y hay un presidente y un gobernador que interpelan la necesidad que tiene el pueblo.

- La pandemia está mostrando mucha presencia de legisladores en el territorio junto con intendentes. ¿Eso es algo que cambió?
No conozco legisladores, o son los menos, que no tengan algún trabajo territorial. Siempre están trabajando entre los ejecutivos municipales y los legislativos. Quizás lo que no se vió en los últimos cuatro años es la presencia del Estado, cuando el Estado se invisibiliza al que más te cuesta invisibilizar por obvias razones es al poder Ejecutivo, ahora el poder legislativo, si vos retirás al Estado del territorio, es el que más invisibilizado queda. Tiene que ver más con eso que la articulación.

- ¿Hay alguna manera de buscarle un lado positivo a esta crisis?
No hablaría de algo positivo, sí muestra un modelo que está terminado, se vé en el Mundo. Hay un modelo que está agotado. Uno ve Chile, Brasil y ve que la decisión que tomó el gobierno argentino es prudente y es cuidar a su gente. Sin lugar a duda, la importancia del Estado es central en esa situación, la comprensión del rol que tiene que tener el Estado en un país se puede ver en el resultado electoral de octubre. El pueblo fue a votar por un proyecto que pedía más Estado y no que se retire. Hoy se pueden ver las consecuencias de sí el Estado se hubiera retirado plenamente, como hubiera colapsado el sistema sanitario, como hubiera quedado el sistema productivo. Eso se puede ver como positivo, pero hubiésemos deseado estar en otro contexto. Si el costo de demostrar que el Estado sirve es un pandemia, prefiero seguir discutiendo y evitar la pandemia.

- Una vez que se pueda hablar en pasado de la pandemia, ¿Cómo se trabaja para seguir aportando al Ejecutivo?
A veces no solo se trata de darle herramientas al Gobierno, vos podés darle herramientas a la sociedad. Estamos trabajando en un proyecto para que todas las asociaciones civiles sean declaradas de interés público para que sean inembargables, para que se trabaje sobre la tarifa social, para poder simplificar el proceso de normalización. No solo le das herramientas al Gobierno, también le das herramientas a la sociedad para que puedan encontrar soluciones en su propio modelo de organización a esta situación. Si vos abordás las asociaciones civiles en general, los clubes de barrio, encontrás que fueron muy agredidos por las políticas en los últimos cuatro años, aparte son principales afectados por esta pandemia porque tienen que cerrar sus puertas porque no se puede desarrollar ninguna actividad dentro de ello y tenés problema de burocracia que el estado tiene que ordenar. En el marco de todo esto estamos desarrollando para poder resolver esas cuestiones que vienen de antes de la pandemia y darle respuesta a sectores que fueron agredidos y que fueron los más solidarios. Fueron los primeros que pusieron sus instalaciones a disposición para armar centros de aislamiento, centros logísticos, está siempre presente esa vocación de solidaridad. Nosotros tenemos que darle alguna herramienta para que no la estén pasando mal y puedan salir fortalecido.

- ¿Cuáles son las diferencias que permiten presentar este tipo de proyectos?
Hay militantes políticos que están ocupando responsabilidades dentro del Ejecutivo, dentro del Legislativo y que llevan adelante, con vocación, la tarea que le toca. Antes había meros administradores del área del Estado y se vé en los resultados. La gestión de un área del Estado tiene mucha complejidad, pero también se pueden ver resultados muy rápidos. Que quien era ministra de Desarrollo de la Comunidad (Fernanda Raverta) disponga aumentar los recursos del SAE (Sistema Alimentario Escolar) habla de alguien que tiene sensibilidad, comprende los problemas y los puede solucionar rápidamente. Que quien es ministro de Justicia (Julio Alak) administre con responsabilidad la situación del servicio penitenciario bonaerense con la bomba de tiempo que quedó en diciembre para que en las fiestas no exploten las cárceles, habla de la responsabilidad, la sensibilidad de un militante político al frente del área. Así, en cada una de las áreas. Vos tenés un gobernador que manda aviones a China a buscar insumos y tenés una ex gobernadora que decía que no era necesario abrir hospitales. Hay ahí una situación totalmente distinta.

- ¿Cuál es el camino de la Legislatura en la Provincia productiva que fue el eje de la campaña electoral?
El rol de la Legislatura en este caso es tratar de mejorar las políticas públicas que puede tener como programáticas el Ejecutivo y darle todas las herramientas que necesita para desarrollar su programa de Gobierno. Cuando esto se normalice ese tendrá que ser el rol vector de la legislatura, darle las herramientas a cada ministerio para que la provincia vuelva a ser el motor del país, desarrollar un sistema educativo de calidad dando todas las leyes que se necesite y mejorando lo que haga falta con iniciativas propias.

La Organización

- ¿Cómo está La Cámpora hoy, sentís que se dejó de lado la estigmatización política?
Es un proceso político que obviamente tiene etapas, no sé si hoy dejan de estigmatizar. Lo que sí, el otro día leía que decían que ahora La Cámpora está en todas las oficinas de la Anses como consecuencia que Luana (Volnovich) está en el PAMI y Fernanda (Raverta) está en Anses, creo que es una mirada corta del asunto y es a la inversa. Podemos estar en esos lugares porque antes estamos en el territorio, cualquier compañero que está al frente de una oficina del estado, o de un ministerio, es diputado, legislador, tiene una historia previa en términos de militante que no arrancó hace cinco minutos. En ese sentido, te puedo decir que en los últimos cuatro años de gobierno anterior, quienes eran funcionarios e incluso algunos que son legisladores han salido de su empresa y pasaron a la política. No tenían un recorrido previo en la política. Nosotros caminamos, porque otros caminaron antes y para que otros caminen después. Es ese el tránsito que nosotros como organización tenemos. ¿Tenemos mucho nivel de responsabilidad institucional ahora?, puede ser. Pero antes que eso asumimos la responsabilidad como oposición de enfrentar al macrismo y al vidalismo, no fue fácil eso. No hay una organización que haya cambiado su perspectiva, por ahí cambió la perspectiva del resto frente a la organización

- No era fácil enfrentar al vidalismo…
Cuando digo que no era fácil enfrentar era que tenías que estar dispuesto a que te armen desde una causa judicial hasta que te estigmaticen en los medios o hasta soportar algún escrache. Eso no era fácil.