CUARENTENA
04/06
Turismo en crisis: desde el sector reclaman mayor asistencia del Estado
En el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia del coronavirus, uno de los sectores más golpeados -y de los que volverá más tarde a la "normalidad"- es la actividad turística. Por este motivo, desde la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires alertan por la situación
La crisis sanitaria sin precedentes que ocasionó la llegada de la pandemia del coronavirus al país, desencadenó un desequilibrio económico en todos los sectores productivos, a causa del aislamiento social preventivo y obligatorio decretado en todo el país para evitar la propagación del virus. En este sentido, una de las actividades más perjudicadas es el turismo, que además será una de las últimas en habilitarse.

Por este motivo, desde la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA) alertan sobre la profunda crisis del sector turístico en el AMBA y reclaman mayor asistencia financiera por parte del Estado, con alcance a todos los actores del sector.

Según afirman a través de un comunicado "el turismo juega un rol clave en el país como sector estratégico para la generación de empleo de calidad, la mejora de la competitividad, y es uno de los motores de desarrollo para el país: genera alrededor de USD 5400 millones por exportaciones; dinamiza el consumo interno, unos AR$ 165.000 millones, con impacto en todas las provincias del país; impulsa el empleo, 1,09 millones de puestos de trabajo directos en turismo y 5,4% del total nacional, y 273 mil puestos de trabajo registrados en hoteles y restaurantes".

En la misma sintonía, el titular de Turismo de FEBA, Daniel Loyola, aseguró que “las caídas y pérdidas para esta actividad han sido muy grandes y van a ocasionar más cierres de empresas de bienes y servicios asociados al rubro. En la Provincia de Buenos Aires, hay sectores que van a tardar entre ocho y nueve meses como mínimo en reactivarse: las agencias de viajes y la hotelería son los que peor la están pasando. La situación es de incertidumbre y desesperación”.

La crisis en números

 Según la Federación Empresaria Hotelera y Gastronómica de la República Argentina (Fehgra), pronostican que el sector hotelero y gastronómico perderá 28.500 millones de dólares. En el país hay un promedio de 50.000 establecimientos hoteleros y gastronómicos, donde trabajan cerca de 500.000 personas. En total, se espera una caída de más de un 45% en su facturación al finalizar el año.

Cabe señalar que los datos recabados por el INDEC establecen que durante el mes de marzo la tasa de ocupación hotelera cayó un 51,2% con relación al mismo mes del pasado año. Las pernoctaciones de viajeros residentes registraron una caída de 49,8% y las de no residentes disminuyeron 55,6%.

En tanto, según la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT), la caída de las ventas es prácticamente del 100%.

Asimismo, un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), estimó las pérdidas que genera el sector en las economías durante fechas clave del calendario. Durante el fin de semana del 24 de marzo se perdieron poco más de $10.000 millones; en Semana Santa, $14.000 millones. Y se calculan otros $46.000 millones por vacaciones de invierno. En total, las pérdidas de esas fechas superan $70.000 millones.

 
La asistencia de Nación

El ministro de Turismo de la Nación, Matías Lammens, y la secretaria de Promoción Turística,Yanina Martínez, encabezaron un encuentro virtual con representantes del sector de todo el país, donde se presentó el Plan de Auxilio, Capacitación e Infraestructura para el Turismo (PACIT). El mismo consiste en una serie de fondos orientados a proteger el sector turístico y prepararlo para que se convierta en uno de los motores de la recuperación, una vez normalizada la situación.

El programa cuenta con 3 fondos especiales: Fondo de Auxilio y Capacitación Turística – FACT, para el que se destinarán $2.600 millones , de los cuales provendrán el 80% del BID y el 20% del ministerio de Deportes y Turismo); Fondo Complementario de $100 millones a cargo del ministerio; el Plan 50 destinos; que consta de$1.200 millones (Impuesto PAIS), mediante el cual se harán Obras de Infraestructura Turística en 50 localidades de todo el país.

Tras el encuentro, Loyola señaló que “Las autoridades entendieron que este es el último sector que se va a recuperar y que por ese motivo necesita una atención especial. Hay buena predisposición y voluntad de darnos una mano, pero la realidad es que la asistencia financiera no está llegando a todos los actores del turismo. Hay empresas que están quedando en el camino, sobre todo en el AMBA, que es la zona más complicada y que más tarde se va a reactivar. Allí la desesperación de las pymes y trabajadores es cada vez mayor”.