PANDEMIA
04/06
El drama detrás del cierre de los hipódromos
La provincia de Buenos Aires concentra el 70% de los nacimientos de caballos. La actividad hípica emplea a miles de familias, muchas de las cuales hoy no cuentan con el medio para subsistir. Desde el Gobierno estiman que hasta agosto no volverán las carreras.
El Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) suma cada vez mayores cuestionamientos. Si bien es una de las pocas herramientas con las que cuenta el Gobierno para frenar el avance del coronavirus y equipar el sistema de salud para evitar su colapso, significa un verdadero dolor de cabeza para quienes hoy no pueden trabajar y ven como se les agotan las instancias para llevar un plato de comida a sus hogares.

La actividad hípica, actualmente, es una de las tantas que están sin funcionamiento desde el inicio de la cuarentena en la Argentina y desde el Gobierno estiman que, por lo menos hasta agosto, no se retomarán las carreras.

De acuerdo a un estudio realizado en 2016, la “industria del sangre pura de carrera en Argentina” emplea a más de 300 mil personas. Sólo en La Plata, directa o indirectamente, es el sustento de unas 30 mil. 

“El Hipódromo es una ciudad. Tenés desde el que vende empanadas a la mañana, el café, el que lleva caballos, el que trenza el caballo. La gente que trabaja cuerpo a cuerpo con los caballos es gente que trabaja en una línea muy difusa entre la legalidad y la ilegalidad. Son chicos que están desplazados de la sociedad y encuentran ahí la posibilidad de encontrar un mango. Es precisamente la gente que vive en las villas que están detrás del Hipódromo, que ahora aislaron, la José Luis Cabezas. Ahí seguro hay peones de turf”, señaló a LaTecla.Info Daniel Sinegub, un reconocido trabajador de la actividad platense.  

La carrera de caballos, conocida como “turf”, es una de las actividades ganaderas que más genera valor agregado. Desde que el potrillo nace, hasta que llega al Hipódromo, atraviesa un extenso camino en el que intervienen muchísimos actores que, hoy por hoy, no están en funciones. La mayor parte de la actividad funciona en los Hipódromos oficiales de San Isidro, La Plata, Azul, Tandil y Dolores.

“La informalidad es altísima. Los muchachos galopadores o vareadores que trabajan a la mañana temprano arriba de los caballos, en entrenamiento, cobran por día. Muchos de los peones cobran por semana. En la carrera en sí, lo montan los jockeys, los más exitosos ganan bien y la gran mayoría, termina la carrera y a las dos horas pasan por Tesorería del Hipódromo a cobrar la monta perdida (950 pesos) que les permite comer cada día. Si no hay carreras no hay ingresos”, añadió Sinegub.

Si bien tienen muchísimos menos casos, en Uruguay, la actividad hípica está en funcionamiento. Sin público, los jockeys con barbijo, no se saludan, no se abrazan y corren a dos metros uno del otro y al aire libre. 

Según pudo conocer La Tecla.info, días atrás se realizó una reunión entre las autoridades provinciales y representantes del turf de San Isidro, con el impulso que pretende dar a la industria el intendente local, Gustavo Posse. 

Del encuentro participaron el jefe de Gabinete, Carlos Bianco; la ministra de Gobierno, María Teresa García y el titular de Lotería, Omar Galdurralde, quienes anunciaron que las carreras no van a volver hasta agosto a la vez que se comprometieron a poner al día las deudas que el Estado mantiene con el sector desde el Gobierno anterior. 

Es que los Hipódromos no son autosustentables, especialmente desde que se produjo la proliferación de los bingos y otros juegos de azar allá por el año 2003. Por eso se sancionó la ley 13.253 (ley del turf) que dispuso, entre otras cosas, un fondo de reparación para la "cría, entrenamiento y competencia del caballo sangre pura de carrera”, actividad que declara de interés. 

Ese fondo de reparación, proviene de las ganancias de las tragamonedas de los bingos. Con ese dinero, se solventan los premios y la infraestructura de los Hipódromos. “El gobierno de Vidal dejó de enviar ese dinero a los Hipódromos, en algunos casos desde julio de 2019, entonces se resintió todo el andamiaje económico de los hipódromos”, dijo Sinegub. 

“Al estar cerrados los bingos en Argentina, no hay forma de que entre otra plata que no sea de las apuestas. Carecemos de tecnología para captarlas, el Estado les debe dinero desde el año pasado a los hipódromos y tenemos pico de pandemia, el cóctel perfecto  para que se demore el regreso de las competencias”, añadió.

El drama es cada vez mayor. “Hay gente que no tiene para comer directamente. Es la realidad. Son los bolsones de pobreza en torno a la industria del Hipódromo. Se organizan colectas para peones y vareadores del turf platense, almuerzos comunitarios”, reveló.


Propuestas para la reapertura

El Hipódromo de La Plata presentó un protocolo para cuando el Gobierno habilite el regreso a la actividad.

"Es necesario volver en lo inmediato, y cuando las Autoridades Sanitarias lo autoricen -a requerimiento del Gobierno Provincial- a derramar recursos en la actividad a través de la percepción de premios hípicos, como fomento a la producción y la inversión", señalaron en el documento, en el que destacan una serie de propuestas:
  • Sin concurrencia de público y límite solamente a tres (3) personas por competidor; el entrenador, el jockey y el peón.
  • Los Propietarios, en un principio, estipulado en noventa (90) días de adaptación y posteriores controles, no podrán ingresar al hipódromo el día de la reunión hípica.
  • La Inscripción y el Forfait, se recomiendan realizarlas por Teléfono, Whats App, Internet. El local se habilitará con tres receptoras, habrá mostrador doble para establecer el distanciamiento social. Los asistentes deberán ingresar de a tres, debiendo esperar la salida de alguno para que pase el siguiente. 
  • En la puerta se encontrara personal de Seguridad, debiendo las personas esperar para entrar a su orden en fila separados entre ellos con más de 1.5 metros, respetando las líneas de color que se indican en el piso.
  •  Deberán ingresar al predio con barbijo o cubreboca que proteja también la nariz y llegue hasta el mentón; el que utilizaran también permanentemente en carácter de obligatorio, hasta abandonar el Hipódromo. No se descarta que la primera llamada se realice con preinscripción el día miércoles, publicación de llamadas resultantes el día viernes, y forfait el día lunes, utilizando buzones para la preinscripción.
  • Si el entrenador fuera mayor de 65 años, deberá también informar el nombre del entrenador (no mayor de 64 años) que lo ha de representar el día de la reunión. El entrenador reemplazante, no deberá participar de la misma competencia.
  • A partir del día lunes, en que se publiquen las planillas definitivas de las reuniones conformadas, los entrenadores recibirán por e-mail, whatsapp o eventualmente en forma telefónica, un ticket conteniendo los siguientes datos: Competidor, Clave de Ingreso, Hora de Largada y Hora de Ingreso a la zona operativa de la reunión; el que se utilizará para ingresar al hipódromo y cruzar el vallado que se encuentra con posterioridad al estacionamiento de vehículos.