INTERNACIONALES
03/06
Pese al toque de queda, escalan las protestas en Estados Unidos
Tras el asesinato de George Floyd a manos de la policía, las manifestaciones se extendieron por todo el país; y la advertencia del presidente sobre el envío de militares no aplacó la furia contra el racismo y la brutalidad policial
Ayer se llevó a cabo el octavo día de protestas en las diferentes ciudades de Estados Unidos. La advertencia de militarización del presidente Donald Trump y las tácticas usadas para despejar a los manifestantes, fueron contraproducentes y el reclamo por la violencia policial contra los afroamericanos cobró aún más fuerza.

Una multitud mucho mayor que la del lunes, con miles de personas, se congregó por la tarde en el centro de Washington, mientras los manifestantes inundaban también las calles de Nueva York, Los Ángeles y Houston en el octavo día de protestas por el homicidio de George Floyd a manos de un policía blanco.

Las autoridades de esta ciudad ampliaron hasta el 7 de junio el toque de queda, una medida que no se utilizaba desde la Segunda Guerra Mundial, tras los saqueos durante la noche del lunes.

En este marco, efectivos de la Guardia Nacional se desplegados en el Monumento a Lincoln en la ciudad de Washington D.C.. Varias personas apuntaron que en ese mismo lugar Martin Luther King Jr. dio su discurso "I have a dream" en 1963.