POLEMICA JUNTO AL MAR
11/05/2020
Dos intendentes enfrentados por el "enamoramiento" de Alberto
Un alcalde de Cambiemos se enojó porque no prosperó una propuesta para abrir un corredor de libre circulación en la "región del Tuyú". Y acusó al gobierno de aferrarse a la cuarentena. Uno de sus pares, con el que había realizado una videoconferencia a cinco bandas, le salió al cruce, tras negarse a la flexibilización.


Varios intendentes de la denominada "región del Tuyú" participaron, días atrás, de una videoconferencia para analizar la propuesta de uno de ellos, consistente en crear una zona de libre circulación entre municipios.

La idea fue del jefe comunal de Pinamar, Martín Yeza, y convocó a los jefes comunales de General Lavalle, José Rodríguez Ponte; de La Costa, Cristian Cardozo; de General Madariaga, Esteban Santoro y de Villa Gesell, Gustavo Barrera, además del pinamarense.

El proyecto recibió apoyos, como el que manifestó Santoro, pero también ciertos cuestionamientos, especialmente desde el alcalde geselino, quien había asegurado que no estaban dadas las condiciones para asumir ese riesgo.
 

"No estoy de acuerdo con la propuesta de la libre circulación por la zona. Nosotros no tenemos las facultades para hacer, para eso está el DNU presidencial y no están dadas las condiciones aún. Tenemos que tener la habilitación del gobierno provincial", sostuvo Barrera al respecto, recordando que su distrito es uno de los que aún no tienen casos positivos de coronavirus.

Más allá de las especulaciones sobre supuestas presiones ejercidas por el empresario Alfredo Coto para flexibilizar la cuarentena (tiene tres sucursales en el corredor del Tuyú), lo cierto es que la negativa de Berrera hizo enojar a su par de Madariaga, quien apoyaba la idea de romper con los cercos establecidos sobre los municipios y que impiden el desplazamiento de personas entre uno y otro.

Santoro (Juntos por el Cambio) hizo pública su posición, y en tono crítico aseguró: "Cada vez somos más los que pensamos que el gobierno estaba actuando de manera muy acorde a la situación, pero ahora se ha enamorado de la cuarentena”.

Y añadió que “no es un dilema salud o economía, va en conjunto, hay que buscar el equilibrio”, señalando que “cada vez que vemos la presión comunitaria de nuestros vecinos que necesitan volver a trabajar porque la ecuación económica no cierra”.
 

Las expresiones de Santoro provocaron la reacción de Barrera, quien usó sus redes sociales y las del municipio de Villa Gesell que "hay intendentes que dicen que el presidente se enamoró de la cuarentena y que quieren pasar a una etapa de libre circulación y prácticamente escasez de controles”.

“A ellos les quiero decir que nuestro frente (el Frente de Todos), tiene claro que priorizamos la vida. Es decir, no está enamorado de la cuarentena ni mucho menos, está enamorado de la vida”, agregó.