CRISIS
29/04
Dramática situación en los barrios: se triplicó la asistencia a los comedores y merenderos
En diálogo con LaTecla.info, distintos dirigentes y referentes de movimientos sociales hicieron un diagnóstico de situación de cómo se vive la cuarentena en los sectores más humildes y el panorama es desolador. Escasez de alimentos y elementos de higiene. La palabra de Juan Carlos Alderete (Partido del Trabajo y del Pueblo), Humberto Tumini (Libres del Sur) y Eduardo Belliboni (Polo Obrero)
La pandemia del coronavirus desató una crisis sanitaria en el país, que además potenció el descalabro de la situación económica del país, que ya traía graves problemas de arrastre de la gestión del expresidente Mauricio Macri. En este contexto, desde distintos sectores y organizaciones sociales denunciaron la gravedad de la situación.

"El sufrimiento es muchísimo, porque el 80% de los trabajadores de estos barrios son de carácter informal, changas diarias. Con la pandemia esto dejó de existir casi. Se ha triplicado la asistencia a los comedores. El pago de sobreprecios en los alimentos volvió para atrás la entrega de alimentos, por lo que esto se atrasó hasta hoy. La promesa es que en los próximos 10 días estarían regularizando la entrega. Pero en la provincia de Buenos Aires podría demorarse un mes. Eso genera un malestar tremendo", disparó a LaTecla.info el diputado nacional y dirigente del Partido del Trabajo y del Pueblo, Juan Carlos Alderete. 

En la misma sintonía, el legislador apuntó que "la solidaridad del pueblo fue y sigue siendo maravillosa. Miles de comedores se sostienen gracias al aporte de pequeños comerciantes y empresarios, que ya lo venían haciendo. Incluso cuando sus propios comercios no están trabajando. Por supuesto que esto no alcanza. A veces hay que decirle a la gente que no hay más comida, y es muy doloroso".

Por último, Alderete señaló que "las organizaciones sociales pueden cumplir un rol tremendamente importante en el post pandemia. Nosotros vamos a solicitar un fondo de 200 mil millones de pesos para construir distintos tipos de obras para activar ni bien se levante la cuarentena. Yo me comprometí en mi rol de diputado nacional a elaborar un anteproyecto de ley, para que la consigna tierra techo y trabajo, no quede solo en eso".
 


Por su parte, el presidente del Movimiento Libres del Sur, Humberto Tumini, manifestó en diálogo con este medio que "veníamos de una situación muy mala y todo esto lo ha agravado. Se cortaron las changas, los trabajos, esto es lo que vive la gente en los barrios. Hay un crecimiento de la pobreza. En un estudio reciente que hicimos en Salta, en los comedores que tenemos allá, hay un incremento del 70% de la cantidad de gente que asiste. Eso se repite en casi todos lados y especialmente en el conurbano".

Asimismo, el dirigente social expresó: "tuvimos un problema significativo con esta cuestión de sobreprecios en las compras de alimentos. como hubo un impacto político, el ministerio decidió suspender las compras hasta ordenarlas y eso significó entre 2 y 3 semanas sin distribución de alimentos. Eso se lo hicimos llegar al ministro Arroyo en una buena cantidad de oportunidades. Aparentemente el problema se estarían solucionando esta semana".

En tanto, Tumini agregó que "el propio ministro dijo que pasaron de 8 millones a 11 millones las personas que necesitaban alimentos. En el caso de la gran mayoría de los municipios, es escasa la participación directa en la provisión de alimentos y elementos de higiene. En general es muy pobre, sobre todo en el conurbano. Y son poco proclive a convocar comité de emergencia que le permita tener información de primera mano". 
 


En diálogo con LaTecla.info, el referente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, subrayó que "la situación es muy muy grave. Hace 22 días que no se entrega un solo kilo de alimentos a los comedores populares. Se paralizó la compra tras la denuncia de corrupción en el ministerio. Estamos diciéndole al gobierno que es imprescindible, urgente resolver esta situación. El cuadro es dramático. Encima el IFE recién se está empezando a cobrar, y en algunos casos lo van a hacer en junio o julio. Es una locura. Y esos 10 mil pesos solo alcanzan para ir un par de veces al supermercado, después se acabó".

En la misma sintonía, Belliboni indicó que "en La Matanza hicimos comedores populares en 42 puntos de la ciudad y comieron 8 mil personas. Es una locura, desesperada a gente por alimentos. Y no es la gente que habitualmente viene a los comedores, son los que perdieron el laburo, la changa que les permite sobrevivir. La situación sanitaria es incluso peor. El tema del dengue es dramático. En algunos lugares no pueden comprar ni un ibuprofeno y están volviendo a los medicamentos ancestrales". 

Para finalizar, el dirigente social remarcó que "hay problemas sociales enormes y no hay una respuesta del Estado acorde. Si tuviésemos los alimentos que entregaron el mes pasado, nos faltarían el doble o el triple. Solo el Polo Obrero tiene una lista de personas en lista de espera, es decir, que no tiene para comer, de 30 mil personas. Y hace 20 días que no mandan alimentos". Sentenció: "lamentablemente no hay una actitud ni recursos a la altura. Estamos en el medio de una crisis muy grave, que va a terminar en desbordes y situaciones muy extremas. Y vamos a terminar en la calle en medio de esta situación sanitaria tan extrema"



La situación de los municipios del Conurbano es cada vez más compleja, con un crecimiento exponencial de los pedidos de asistencia alimentaria hacia los municipios. Por ejemplo, en Merlo, uno de los municipios con más concentración de pobreza del área metropolitana. En diciembre de 2015, en la finalización del gobierno de Cristina Fernández, había 1.200 personas que asistían a los comedores comunitarios. En diciembre de 2019, cuando terminó el gobierno de Macri, el número había ascendido a 50.000. Ahora, son 110.000 personas las que concurren a los comedores que abastece el municipio, más 60.000 chicos que son asistidos en los comedores escolares a través del SAE.

Según el propio intendente Gustavo Menéndez, los pedidos de comida ascienden a unos 200.000 por lo que necesita mayor asistencia aún de la que está llegando, y que el propio jefe comunal destaca por la celeridad en la que el gobierno nacional suele dar respuesta a las solicitudes. “Por ahora eso se va conteniendo, puede ser que la ayuda del Gobierno tarde un poco más, pero se está atendiendo a los sectores más vulnerables, y el Estado ha tenido una capacidad de reacción muy buena, porque además atiende las necesidades de Pymes, cuentapropistas y demás. Después hay que ver si eso alcanza o no alcanza. Si bajamos un punto o diez del PBI es otra discusión, lo que no está en discusión es que de las muertes no se vuelve”, le dijo el jefe comunal a este medio.