INFORME
29/04
Gobierno y presupuesto: los impactos de los desembolsos para paliar la crisis
"El Gobierno Nacional tomó cartas en el asunto: se ha incrementado el gasto público para combatir y mitigar los impactos económicos y sociales que está causando la mencionada crisis sanitaria y económica", se indica en el informe de la UNdAv, para luego analizar los diferentes programas, entre ellos el IFE, la AUH y la AUE. Pase y vea

Se dio a conocer el último informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda, en este caso relativo a las medidas económicas de Gobierno ante la crisis. Entre otras cosas, se detallan las características e impacto de los principales programas contracíclicos para paliar los efectos de la pandemia. A partir de un análisis de ejecución presupuestaria, se comparan los desembolsos de recursos en las diferentes áreas de Gobierno, y se pondera su peso relativo en función a diferentes variables.

"El Gobierno Nacional tomó cartas en el asunto: se ha incrementado el gasto público para combatir y mitigar los impactos económicos y sociales que está causando la mencionada crisis sanitaria y económica. Durante este primer mes de aislamiento obligatorio se fueron anunciando distintas medidas expansivas, tanto fiscales como monetarias", se indica a modo de introducción. 






Y luego detalla que el primer paquete anunciado, a fines de marzo, proyectó desembolsar $555.550 millones, equivalente al 2,5% de PBI actual, y entre las medidas impulsadas se encontraban créditos a tasa de 24% para pagar salarios, rebaja de contribuciones patronales, ampliación de Programas de Recuperación Productiva (REPROS) y construcción de 8 hospitales modulares de emergencia (que hoy son 12).

También se enumera los bonos para trabajadores de la salud y fuerzas de seguridad, aumento de la obra pública, un Ingreso Familiar Extraordinario (IFE) de $10.000 (que alcanzó a 7,8 millones de familias), nuevos bonos extraordinarios para jubilados y pensionados que perciben el haber mínimo y prestaciones adicionales para beneficiarios de Asignación Universal por Hijo (AUH) y Asignación Universal por Embarazo (AUE).

Con el avance de las crisis, y luego de varios problemas con los bancos que inicialmente habían prestado a solo al 20% de las pymes (según la UIA), el gobierno amplió la ayuda a las empresas a través de un canal directo como el Programa de Asistencia de Emergencia para el Trabajo y la Producción (ATP). Este consiste en el pago de un salario complementario para el sector privado afectado por la pandemia (50% a cargo del Estado), además de impulsar créditos directos a trabajadores autónomos y monotributistas a tasa cero y un aumento del seguro de desempleo de $6.000 a $10.000.

En total, el nuevo paquete, al que se suma un incremento en la obra pública ($7.000 millones más de lo anunciado al principio), el diferimiento de créditos ANSES, impulso del PROCREAR, refuerzo de planes sociales y alimentos a comedores, créditos para parques industriales, entre otros, representa un gasto público de $857.900 millones (incremento del 54% con lo presupuestado inicialmente) y alcanza un 3,85% del PBI. 

"Sin dudas, el esfuerzo presupuestario que requieren estas decisiones, sumadas a las de los primeros meses de gestión, previo a la pandemia, es considerable. Por ejemplo, el aumento de la inversión de la obra pública, en $107.000 millones, implica un aumento por encima del total devengando en el presupuesto de los meses de enero, febrero y marzo", se explica en el informe.






Ya casi en el final, a la hora de las conclusiones, se menciona que los gastos primarios crecieron un 57,6% y si sumamos los intereses el crecimiento es del 54,5%. Con lo cual, el crecimiento del gasto estuvo por encima de la inflación. Dentro del mismo se destaca el crecimiento de los gastos corrientes primarios, que subieron un 61,7%. Al interior se tiene el aumento del 92,5% en el gasto en AUH, del 220% en otros programas sociales, del 66% en asignaciones familiares, del 55,8% en pensiones no contributivas, incluso del 51,8% en
jubilaciones y pensiones contributivas.

"Los subsidios económicos para gastos corrientes en energía (+133%) y en transporte (+58%) crecieron también notablemente. Lo mismo con las transferencias para gastos corrientes a las provincias en salud (+67%), educación (+56,4) y otras transferencias (+189%). Además los fondos destinados a universidades aumentaron un 104%. En cambio, el parate en la obra pública heredado sumado a las dificultades aparecidas con la irrupción del Covid-19, llevó a que los gastos de capital cayeran un 18% en términos nominales en relación al primer trimestre del 2019", se añade.