PROVINCIA
28/04
Efecto coronavirus: inconvenientes y oportunidades de la Justicia en cuarentena
El aislamiento social frenó el normal desenvolvimiento de un poder fundamental del Estado. Los procesos que se demorarán. Las nuevas demandas que se esperan y exigirán más trabajo judicial. Como contraparte hay un desarrollo de modernización que se aceleró por la crisis
La Justicia no está exenta de las mismas dificultades que tienen otras instituciones de la burocracia estatal, actores del sector privado, y trabajadores particulares: enfrenta problemas presupuestarios serios, la necesidad de organizar su futuro inmediato y la readaptación de todo su funcionamiento a las nuevas características del contexto. Pero en el caso de la Justicia, la cuestión se vuelve más compleja, debido a la función específica de ser garante de la paz social.

La cuarentena tomó al sistema judicial argentino con un atraso en la implementación de las nuevas tecnologías. De todos modos ha reaccionado con celeridad en ese sentido. En la provincia de Buenos Aires, a instancias de la Suprema Corte y del Ministerio Público Fiscal, la digitalización de causas, la firma digital y el teletrabajo están en un estado de avance mayor que en la Justicia Federal. En paralelo, desde distintos ámbitos piden una reapertura de las funciones, para evitar una mayor demora de las causas y la garantía de que uno de los poderes fundamentales de la democracia actúe sin restricciones.

En ese sentido, desde el Consejo de la Magistratura, la representante de los abogados del interior, Marina Sánchez Herrero, insistió en que “el Consejo y la Corte trabajen individualmente con los gobernadores y el Ministerio de Salud para fijar los criterios institucionales y protocolos sanitarios que protejan tanto a jueces, funcionarios y empleados judiciales como a los abogados. Hay mucho trabajo por delante y la decisión del Consejo de cómo ordenarlo es fundamental, por eso se volverá a tratar el pronunciamiento institucional, el armado de la comisión con la Corte y las pautas de trabajo conjunto para darles más certidumbre sobre el futuro inmediato a todos los actores”.

Uno de los problemas que enfrenta la Justicia Federal es la falta de una digitalización plena, para lo cual se requiere una gran inversión. Por otra parte, el sistema electrónico que ya usa es muy viejo, una red de intranet denominada LEX 100 que quedaría obsoleta si todo pasase a tramitarse por ella. “No hay inversión en los procesadores; los funcionarios se encuentran con escritos que no se pueden ver; hay juzgados con un escáner cada 20 empleados, por lo que traspasar todo lo de papel al ámbito tecnológico es imposible, ni hay personal para hacerlo”, contó a La Tecla una funcionaria de un juzgado Contencioso Administrativo.

Precisamente, ese fuero aparece como uno de los más complicados por la cuarentena. “Estos juzgados tienen expedientes administrativos del Poder Ejecutivo, y de eso no hay nada digital. Lo único que se saca son levantamientos de embargos y transferencias electrónicas de embargo, porque son de emergencia y de carácter alimentario”, precisó la misma abogada. Las sentencias en los juzgados Contenciosos, Laboral, de Familia y Civil y Comercial se encuentran prácticamente paradas.

Por urgencias lógicas, tanto a nivel federal como bonaerense, el fuero Penal muestra una mayor actividad, pero están suspendidos los juicios, y esto supone que habrá un mayor retraso del habitual en la implementación de las sentencias cuando se vuelva a la normalidad. De todos modos hay una visión optimista casi generalizada de que el efecto coronavirus dejará como saldo positivo una digitalización total de la Justicia, lo que debiera acelerar los procesos.

“Nuestro juzgado no paró un solo día de trabajar, no he dejado de venir. El fuero Penal no ha parado, y aunque los abogados no vienen al juzgado, no han dejado de presentarse peticiones electrónicamente, que se despachan. Todos los habeas corpus han sido resueltos”, dijo a La Tecla Guillermo Atencio, juez de garantías de La Plata. “No veo una paralización absoluta, sí veo una complicación en los tribunales superiores, que además están desprovistos de magistrados”, agregó.

En tanto, el fiscal Marcelo Romero aseveró que “en lo penal, todo es urgente, pero se está tratando de limitar a lo que son las medidas cautelares, es decir, libertades, excarcelaciones, morigeraciones; y están suspendidos los desalojos, las audiencias”. Además consignó que “por semana se realizan en La Plata dos o tres juicios penales; en otros departamentos judiciales, muchos más; y todos se están posponiendo para más adelante. El atraso en juicios va a ser gigantesco”.

Una alta fuente de la Justicia bonaerense dijo: “El cuello de botella de urgencia se va a producir en los fueros de Familia y Laboral, donde va a haber dificultades porque todavía no se implementó todo el sistema electrónico, sobre todo porque no hay audiencias de vista y causa: la prueba escrita se puede sustanciar, pero las audiencias, no. Y va a haber atrasos en los Contenciosos”.

“Sin dudas, el fuero más complicado, que ya era el más complicado cuando arrancó la cuarentena, es el de Familia. Incluso las cuestiones urgentes que se atienden hoy son de gran cantidad, y los jueces de familia se ven prácticamente en la imposibilidad de sacar todas las resoluciones”, aseguró el presidente del Colegio de Abogados de la Provincia, Mateo Laborde. También abogó por una liberación de áreas de la administración pública, como los distintos registros, que los letrados necesitan consultar fundamentalmente en el área
Civil y Comercial.

En cuanto a las dificultades de los abogados para ejercer su profesión, “nos hacen saber su desesperación, porque no solamente no cobran ellos, sino que no pueden pagar los alquileres de los estudios, los aportes y al personal que tienen a su cargo. Es una situación muy compleja, pero paulatinamente se va a ir alivianando con la utilización de los medios digitales”, expresó el fiscal Romero. Este estado de “situación desesperante” fue ratificado por Laborde.

Todos destacan el avance tecnológico producido en menos de un mes en la Provincia. “El compromiso de jueces es dar todas las respuestas que se puedan, que en este tiempo van a ser electrónicas. En la Provincia estamos muy avanzados en el expediente electrónico en el fuero Civil, Contencioso Administrativo, y para el primero de junio, también estableció la Corte que se empiece con lo penal. Nos va a llevar un tiempo adaptarnos, pero por ahí vienen las soluciones”, precisó el presidente del Colegio de Magistrados, Alfredo Pablo Noel.

Desde distintos ámbitos del Poder Judicial resaltan el rol del presidente de la Suprema Corte, Daniel Soria. Destacan que hizo esfuerzos denodados para incorporar la firma digital y que debió convencer a sus colegas para no realizar el acuerdo de los miércoles de manera presencial. Ahora, la Corte acuerda por teleconferencia y cualquier día de la semana; un cambio histórico que llegó para quedarse.

“Va a agilizar mucho la actual presidencia; Soria es un tipo moderno y tiene claro cómo encarar el stock atrasado”, precisó a este medio un prestigioso abogado. Aun así, el aislamiento social ha afectado sustancialmente a uno de los poderes claves de la democracia. No sólo por las trabas que aparecen para el funcionamiento cotidiano, sino porque se agregan nuevos focos de conflicto. Por caso, en el Contencioso Administrativo Federal, en la actualidad reciben amparos contra la Dirección General de Aduanas solicitando abrir las fronteras para la entrada y salida de mercadería.

Esa es sólo una muestra. A futuro se espera una lluvia de causas derivadas de la cuarentena: las quiebras de las empresas que no resistan la crisis atiborrarán los Civiles y Comerciales, habrá litigios por los incumplimientos contractuales y, en paralelo, llegarán a los Juzgados de Trabajo los pleitos por despidos. Cuando se vuleva a la normalidad, tampoco se presagia un retorno de las funciones judiciales de la misma manera que se regresa de la feria de enero.



Datos de la Suprema Corte
Ampliación de los usuarios a los accesos remotos y trámites digitales


La implementación de los sistemas para el trabajo a distancia ha exigido acometer una labor no prevista y muy intensa, tendiente a contar con la sustentabilidad técnica imprescindible de su funcionamiento, lo que llevó a que se tuviera que duplicar la capacidad de los servidores y el almacenamiento en la nube, según se informó desde la Suprema Corte bonaerense.
En poco tiempo se preparó un soporte informático sustentable para todo el Poder Judicial con miles de usuarios -el de mayor dimensión del país-, que arrancó con cero accesos remotos a comienzos de marzo, hasta pasar a 7.740 usuarios activos el día 24 de abril, de acuerdo al monitoreo efectuado por la Subsecretaría de Tecnología Informática de la Corte.
El sistema de la Administración de Justicia no estaba preparado para este superlativo nivel de trabajo en forma remota. Y el objetivo de corto plazo es alcanzar los 9.000 accesos para realizar trabajo a distancia.
Durante una parte del período de aislamiento obligatorio (tomando estadísticas de gestión desde el 20 de marzo hasta el 22 de abril) se efectuaron 557.875 trámites digitales a través de los accesos remotos de magistrados y funcionarios judiciales. Dichos trámites incluyen oficios, traslados, resoluciones y sentencias.
Los trámites digitales enunciados abarcan a organismos de turno y a aquellos que no están de turno, atento a lo dispuesto por la Suprema Corte en cuanto a la prestación de servicios a distancia (Res. SPL N° 18 del 12 de abril de 2020).



Julio Conte Grand, Procurador de la Corte
“Vamos a tener que salir de manera escalonada”


“Estamos trabajando bastante bien. Falta alguna cuestión vinculada con la articulación con el área de Administración de Justicia, pero tenemos muy afianzado todo el sistema informático, el trabajo telemático, y está funcionando todo el sistema de videoconferencias con Microsoft Team”, dijo a La Tecla el Procurador General de la Corte, Julio Conte-Grand.
Comentó que “tenemos permisos A y B para el uso del sistema, y hemos implementado 4.000 permisos B, que tienen acceso sin capacidad de edición. De permisos A, que es de acceso pleno, tenemos mil, y esta semana adjudicaremos otros mil. Estamos muy bien, con algunos detalles, que se van resolviendo, vinculados a la realización de audiencias.
Obviamente, no podemos hacer juicios por jurados, y esas cosas que son imposibles” si no son presenciales. El sistema informático le permite al Procurador tener “la firma de las resoluciones al día”.
En cuanto a cómo será el día después, dijo: “Va a haber que salir de manera escalonada, y en esto estamos trabajando con el presidente de la Corte para poder determinar un sistema que pondere todas estas situaciones”.
En ese sentido destacó que “el sistema penal está funcionando relativamente bien, impulsado por toda la estructura informática del Ministerio Público”. 

Ventajas del sistema informático

* Por Resolución PG 15/20 del Registro Digital Complementario (12 de abril), la Procuración encomendó al Fiscal de Casación Provincia, al Defensor de Casación, a los fiscales y defensores generales, a asesores coordinadores, a la Curadora General y a los secretarios de la Procuración, la elaboración de un nuevo plan de trabajo ajustado a la cuarentena. 

* Otorgó nuevos usuarios de teletrabajo, incrementando progresivamente los permisos que fueron otorgados desde el 16 de marzo. Usuario de teletrabajo nivel “A”: otorga el máximo nivel de acceso a la totalidad de los sistemas informáticos del Ministerio Público, con posibilidad de crear, editar y firmar digitalmente. Usuario de teletrabajo nivel “B”: permite
trabajar colaborativamente con los agentes del Ministerio Público que tienen permiso “A”.

* Se encomendó al área de Auditoría el control en el cumplimiento de las resoluciones. Se concluyó que hubo un incremento en el nivel de actividad de los usuarios con permiso “A” del 78,4% en la primera semana.

* Por la misma resolución, el Procurador ordenó la sistematización e implementación de las propuestas de programas de atención al público a través de medios telemáticos. Dichos sistemas de atención virtual están en curso de ejecución a través de la herramienta Microsoft Teams.