CRISTIAN GIRARD
25/04
“Es mentira que bajando impuestos a los ricos se genera crecimiento económico”
"¿Qué se pone de relieve hoy? El sistema privado de salud no sirve para resolver un problema como el que genera una pandemia", reflexiona el Director Ejecutivo de Arba, Cristian Girard, en defensa de la intervención estatal en todos los aspectos, aunque explica que para que eso suceda de manera correcta "el estado debe contar con los recursos necesarios"
En otro tramo de la entrevista que le concedió a La Tecla, el titular de Arba, Cristian Girard, ahondó su discurso sobre el incremento de impuestos a los más ricos y la baja de los mismos a los trabajadores. Hizo hincapié en las oportunidades que generará la pandemia

-En estos días dijo que esta es una oportunidad para rediscutir la estructura tributaria a nivel global. ¿Por qué?
-Está poniendo de relieve cómo funcionó el sistema desde la década del 70, 80 a nivel mundial. Las políticas neoliberales les reducen los impuestos a los ricos con el argumento de que van a tener excedentes liberados que van a invertir. Y eso, supuestamente, va a generar crecimiento económico. Pero cuando hacés eso, en la cuenta del Estado tenés el mismo gasto y menos recursos. El otro planteo es que la emisión monetaria genera inflación, así que no se puede emitir para financiar ese agujero que generó la quita de impuestos. ¿Cómo se resuelve? Con deuda. El primer año te da los recursos, el segundo año tenés que achicar una parte del gasto para pagar los intereses. Y el Estado dice “ahora no porque no puedo invertir en escuelas, ni hospitales”. “Tranquilo” -te expresan del otro lado-. Y te ofrecen volver a refinanciar. Comprás más deuda, que la usás para pagar los intereses de la deuda anterior. La bola crece y termina en un colapso financiero. ¿Qué viene después? El ajuste. ¿Dónde recortan los estados? En salud, educación y obra pública. La calidad de los servicios públicos empeora y ya los ricos no pagan impuestos, que era condición necesaria para cubrir inversión. El Estado se estanca, entra en crisis. ¿Qué dice la gente? Empieza la campaña para no pagar más impuestos porque los servicios son malos y la educación y la salud pública, una porquería. Y entra en escena la privatización. Esto funciona así, sigue andando.

-¿Y cuándo aparece la pandemia?
-¿Qué se pone de relieve hoy con esta pandemia? El sistema privado de salud no sirve para resolver un problema como el que genera una pandemia. Está claro que la infraestructura sanitaria privada de todos los países, por la lógica de rentabilidad que maneja el sector privado, no está preparada para atender a toda la población en el pico de una pandemia. Pasa en Italia, Alemania, Estados Unidos y Argentina. Hay cosas que el mercado no puede resolver por sí solo. Eso sí, enseguida, la culpa es del Estado, tiene que hacerse cargo, es el responsable de todo, tiene que garantizar que estén los hospitales y los respiradores. Está bien. ¿Pero cómo lo financiamos? El Estado te dice “yo lo financio”, pero no puede. ¿Estamos de acuerdo en que el Estado tiene que estar más presente en inversiones esenciales como la salud y la educación? Sí. Bueno, discutamos cómo se financia. Era mentira que bajando impuestos a los ricos se genera crecimiento económico. No pasó. 

-¿Ante una crisis inédita se necesitan soluciones inéditas? ¿Qué soluciones se le ocurren?
-Creo que no están escritas. Va a haber mucho de ir probando, viendo si la cosa funciona. Del lado de los ingresos está bastante instalada la necesidad de generar mecanismos de transferencia directa. Tanto acá como a nivel global se está hablando de una renta básica universal. En nuestro país tenemos la AUH, el IFE, las transferencias de los aumentos a las jubilaciones. Eso está. El tema es cómo retomar la actividad, eso es lo que veo como más problemático. En algún momento se va a prender la máquina de golpe, después de haberse parado todo de golpe, salvo alimentos, textiles e insumos hospitalarios. Cuando quieras prender de nuevo la máquina, no vas a tener la misma demanda; es decir, no se puede prender la producción y seguir como estaba antes, hay que reconfigurar.

-¿Va a ser un nuevo capitalismo o directamente otro sistema?
-Será un capitalismo que tiene que volver a arrancar, con mucha arena en los engranajes, lejos de estar aceitado. Se van a necesitar intervenciones muy precisas de la política económica para ir ordenando las salidas. Prendamos primero esto. ¿Por qué esto? Porque tiene tales desencadenamientos productivos. Si no se está preparado, la gente sale a consumir, se acaban los stocks y al instante suben los precios. Estamos frente a un desafío de coordinación económica inédito. De esto se sale con mucha coordinación y políticas económicas muy precisas.