EL EXPRESIDENTE ENFADADO
21/05
Tensión en la relación de Macri y Larreta: molestias por la actitud colaboracionista con Nación
El expresidente de la Nación y el jefe de gobierno porteño transitan su peor momento. Mauricio Macri aprieta a Rodríguez Larreta para que adopte un discurso crítico contra la administración de Alberto Fernández, Larreta una vez más se despega de la figura de su mentor.
Vía revista Qué (www.revistaque.com)
 

No es la primera vez que el ex jefe de Estado diferencias marcadas con el jefe de gobierno porteño con quien comparte, hace más de una década, el mismo signo político. Sin embargo, astuto, Rodríguez Larreta sabe cuando tomar distancia y desprenderse de Mauricio Macri.

Durante su segunda gestión, Larreta tomó una postura diferente a la que llevó adelante en su primer gobierno en el que trabajó en consonancia con provincia y Ciudad, ya que todos estaban bajo el ala del PRO. Ya en su segundo gobierno debió hacer un giro de 180 grados y mostrarse dialoguista con el gobierno nacional y provincial que están en la vereda contraria. 

Como si fuera parte de una fórmula mágica, tanto el 10 de diciembre de 2019 y durante la apertura de sesiones, el mandamás capitalino hizo énfasis en el diálogo y consenso para llegar a los mejores acuerdos con los actores políticos de otros espacios. 

Pero ahora, el macrismo más duro más que acompañar al único líder que le quedó al PRO post elecciones generales, le marca la cancha y hacen notar la disconformidad sobre el acercamiento que Larreta tiene con el Gabinete de Fernández a la hora de generar acuerdo en el contexto del coronavirus. Según trascendió, las últimas charlas que mantuvieron Macri y Larreta dejaron de ser cordiales y no llegaron a ningún puerto. Es que Macri le reprocha al Jefe de Gobierno de la Ciudad de ser “colaboracionista” del Gobierno nacional.

Según pudo reconstruir DataCiudad el exjefe de Estado le habría dicho que debe tomar una decisión política más allá del contexto: "si estás con nosotros o con ellos. Si no pasaste al FdT”. Macri quiere que Larreta adopte un discurso crítico y bien opositor contra la administración de Fernández, algo a lo que Larreta se niega. “Yo tengo que gobernar, no puedo estar en el chiquitaje y en este momento de pandemia lo mejor es la colaboración”, le dijo Larreta a su exjefe político.

El problema de Macri es que siente que pierde cierto protagonismo político y que Larreta y María Eugenia Vidal ya no le responden como antes. En Juntos por el Cambio hay una división clara de dos sectores: el núcleo duro que lidera Macri e integran los políticos que no tienen tareas de gestión  que pretende atacar duro al gobierno nacional y el grupo de Larreta y los intendentes bonaerenses que en medio de la gestión decidieron mantener un buen diálogo y colaboración con Fernández y el FdT.