Argentina
Martes, 29 noviembre 2022
NOTA DE TAPA
22 de noviembre de 2022

Cristina, Kicillof y el desafío de encontrar candidato

La feligresía K la quiere en la boleta presidencial y ella juega al misterio mientras se asegura el poder total de la lapicera. Si no accede al pedido de sus seguidores decidirá quién ocupa ese lugar. El Gobernador es una opción, pero él quiere ir sí o sí por la reelección

Por Hernán Sánchez

La jefa del panperonismo kirchnerista, al que ahora habría que agregarle “no albertista”, se puso el overol en modo campaña para frenar la diáspora, contener a los propios, intentar contentar a los aliados y tratar de encaminar para la aventura electoral al espacio que acaba de ratificarla como única conductora y que, quizás, en las próximas elecciones ya no se llame más Frente de Todos. 

Cristina aprobó el eslogan “La fuerza de la esperanza”, que emula al exitoso “La fuerza de…” de 2011; dio en La Plata los lineamientos de por dónde debe ir la campaña electoral, con la novedad de incluir a la inseguridad como uno de los temas prioritarios; sintió en la piel el cariño de los convencidos y vivió en carne propia la revitalización de una épica a la que, necesariamente, ella debe marcarle el relato. Es decir, el hasta ahora Frente de Todos tiene la alforja completa de lo que se necesita para encarar una elección, con una salvedad: no tiene candidato. 

¿Será ella, finalmente, como esperan con extemporánea ansiedad sus conspicuos seguidores? “Todo en su medida y armoniosamente”, como respondió al clamor de “Cristina Presidenta”, que musicalizó su discurso en el estadio Diego Maradona. Lo será en la medida que vea chances ciertas de volver al poder y quizá si del otro lado también se para en el ring su principal adversario, Mauricio Macri. Por lo pronto, la vicepresidenta deja la puerta abierta a cualquier posibilidad, y si no es candidata a Presidenta lo será a senadora por la provincia de Buenos Aires. Lo que de ninguna manera cederá, y selló a fuego con el multitudinario acto en la capital provincial, es su apropiación de la lapicera. 

La Cámpora, el kirchnerismo duro y hasta grupos de intendentes peronistas le piden un gesto más, convencidos de que es la única que puede sintetizar al espacio. Además, le tienen pavor a otro experimento, como el que ensayó en el 2019. “Tiene que ser ella”, claman quienes la idolatran. “Si no es ella tenemos un problema serio”, reflexionan los que analizan con más frialdad el mapa oficialista. “Debemos apostar a que a Sergio Massa le vaya bien, acomode el carro de la economía, y eso solo lo pone al frente de la candidatura”, teorizan algunos intendentes. Pero el ministro de Economía les dice a todos que no competirá en el próximo turno electoral. ¿Entonces? “Si no es ella va a poner uno que la represente y no la desafíe”, coinciden desde todos los espacios internos. 

Ahí es donde entra a jugar la hipótesis que desvela al gobernador de la provincia de Buenos eAires. Axel Kicillof va en busca de la reelección y desde su entorno descartan cualquier posibilidad de que salte a la pelea nacional y hasta llegan a decir “es la reelección o nos vamos todos a casa”. Sin embargo, el mandatario no quiere, bajo ninguna circunstancia, trocar la pelea provincial, con buenas chances de ganarla, por una puja nacional dificilísima para el oficialismo. En favor de este deseo juega que si se consolida como candidato en la Provincia no tiene sombra interna dentro del espacio. 

Hay encuestas que demuestran que a Kicillof es a quien más se trasvasan los votos de Cristina, no solo en la Provincia. Con estos números y mucha picardía hay intendentes bonaerenses que empujan la salida del Gobernador hacia arriba. “Que Kicillof continúe como Gobernador no sería alentador para el peronismo bonaerense, debido a que su forma de estar al frente deja por fuera en la toma de decisiones a los intendentes”, disparó un jefe distrital del interior después del acto en el Único. “Sería bueno que cuadre todo como para que se pueda abrir el juego y Axel salga para arriba”, completó un dirigente de peso del Conurbano. Son varios los que lo dicen por lo bajo y, aunque no lo hagan público en la Gobernación, saben que esas versiones no tienen una sola usina. 

Se ha escrito en estas páginas sobre ese asunto y el reclamo para que Máximo Kirchner interceda. También se sabe de las diferencias conceptuales que separan al hijo biológico del hijo político de la vicepresidenta, y del resquemor que La Cámpora tiene para con el Gobernador. Cristina se hizo eco de parte de esos reclamos y envió un mensaje interno muy fuerte cuando habló de la inseguridad. Más aún, para que quedara claro que el discurso no solo se refería a la conducción de la seguridad nacional, en la cena posterior en la residencia del Gobernador dejó en claro que no veía ningún tipo de avance en la materia, en ningún lado. También se habló en la cena de las obras.

“Falta mucho, pero estamos ante una posibilidad real de que Cristina le pida a Axel que vaya de candidato a Presidente. Si no es ella, parece la salida más cercana”, comentó un funcionario, sin desconocer que esa chance encierra nuevas hipótesis de conflicto internas. La primera, la resistencia del propio Kicillof, que nunca llegaría al punto de quebrarla relación con Cristina, pero lo dejaría frente a un escenario poco conveniente. La segunda, buscar un reemplazo para la competencia provincial. Por ahora, la primera opción, empujada por los intendentes y avalada por Máximo, es Martín Insaurralde, quien intensifica su transitar por el territorio bonaerense. 

Otro de los mimados de la expresidenta y que también se nombró como posible candidato presidencial es el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro. Parte unos escalones atrás de Kicillof en cuanto a nivel de conocimiento, pero con una ventaja respecto a la imagen negativa. Hay quienes creen que, de la mano de ella, el proceso de instalación no necesitaría ser tan largo como para aquellos que buscan lanzarse sin un padrinazgo de tamaña envergadura. 

Pero, sin dudas, el desafío más grande para quien se calce el sayo de candidato, sea ella o sea quien ella bendiga, deberá demostrar que esta vez sí “la fuerza de la esperanza” va a condecirse en los hechos con el eslogan y, fundamentalmente, deberá convencer a los desencantados que no es una falsa promesa electoral el intento de separarse de este Gobierno siendo este Gobierno. Y eso parece muy difícil, le toque a quien le toque. 

Cristina ya dio todas las coordenadas de por dónde hay que ir a reconquistar voluntades que el oficialismo perdió, fundamentalmente por la crisis económica y la desbocada inflación, pero que también pierde por la inseguridad y una variedad de desaciertos de la gestión. También manda a confrontar dos modelos, demonizando a los rivales políticos y exaltando las virtudes de sus gobiernos y del de Néstor que, para su desgracia, quedan cada vez más lejanos y cuando los nombran se pierden en la nostalgia más que en un augurio de futuro. Los intendentes que estuvieron con ella en la noche del jueves 17 la vieron en modo electoral. Así lo contó uno de los presentes: “Parecía una Cristina de año impar y no la de año par, que desaparece y se pierde en una agenda más light. Ahora ella ya está en modo 2023”.



POR LA GOBERNACION 
Martín Insaurralde hace los deberes por si se abre una ventana

El postergado sueño de los intendentes de ver coronar en el sillón de Dardo Rocha a uno de los propios parece quedar, otra vez, a mitad de camino, aunque se abriría una ventana enorme si Cristina ungiera como candidato a Presidente a Axel Kicillof. En ese caso, los alcaldes del peronismo ortodoxo anotan en la línea de partida a Martín Insaurralde y a Gabriel Katopodis, e incluso algunos fantasean con ver una fórmula para la Gobernación que combine un jefe distrital de la Tercera con uno de la Primera, los dos bastiones donde el peronismo tiene su base electoral.

“Martín nunca escondió que quiere jugar en la Provincia”, reconoció un alcalde cercano al lomense. En ese sentido, el actual jefe de Gabinete bonaerense hace los deberes sin sobreexponerse y en las últimas semanas intensificó sus recorridas por la Provincia. Si bien desde el entorno de Insaurralde niegan que esto se deba a un interés electoral, anticipan que las salidas hacia los distritos serán incluso más recurrentes. Insaurralde hizo durante su primer año de funcionario bonaerense un intenso trabajo hacia dentro, reuniéndose con muchísimos dirigentes distritales. Muestra de ello son las fotos en su despacho con intendentes, legisladores y presidentes de los PJ locales. 

Después comenzó con la reuniones seccionales y las recorridas del territorio. Eso lo lleva a tener una ventaja en caso de que se caiga el anhelo reeleccionista de Kicillof porque Cristina le encomiende la difícil tarea de ir en busca del cargo más importante que se disputará en 2023. “Axel no atendía a nadie y Martín mostró un diferencial atendiendo a todo el mundo, incluso a los opositores. Durante un tiempo trabajó adentro, y ahora empezó a caminar”, reafirmó uno de los jefes comunales a los que les gustaría ver al lomense en la boleta donde aparecen las fotos de los candidatos a Gobernador y vice.



AXEL 2023 
Operativo clamor por la continuidad en el sillón de Dardo Rocha

El camino hacia el 2023 para el Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires se configura con un nivel de alta complejidad, y el cómo y con quién provoca tensiones. Los distintos sectores hacen su juego y comienzan a moverse con el objetivo de ganar posiciones, pero Axel Kicillof va por la reelección y, fiel a su estilo, las formas inquietan a algunos intendentes, que condimentan la puja interna. En este marco, desde calle 6 ya dejaron trascender que existen los primeros pasos para la conformación de un “equipo de campaña”. 

Asimismo aclaran que estará “por fuera del ámbito institucional” y que le darán inicio formal recién el año próximo. Mientras, entre reunión y reunión con los caciques, se despliega un operativo clamor, en el que ya se expresaron públicamente varios alcaldes. Entre ellos se encuentran: Mario Secco (Ensenada), Juan José Mussi (Berazategui), Federico Achával (Pilar), Mario Ishii (José C. Paz), Pablo Zurro (Pehuajó), Sergio Bordoni (Tornquist), Julio Marini (Benito Juárez) y Gastón Granados (Ezeiza). 

En esta sintonía, la semana pasada el Gobernador mantuvo un encuentro con líderes sindicales estatales en clave netamente política. Víctor de Gennaro, Hugo “Cachorro” Godoy, Claudio Lozano y Oscar de Isasi fueron de la partida. Todos enrolados en el sello Unidad Popular. “Fue para mostrar un compromiso para trabajar y hacer un Frente de Todos más fuerte”, señalaron a este medio tras el encuentro. Asimismo dejaron trascender: “Nosotros queremos ‘Kicillof 2023’ en la Provincia. A nivel nacional no vemos quién podría ser. Cristina debería ser la síntesis, pero no está claro si puede ser la candidata o no”. 

En el marco del acto de la vicepresidenta en La Plata también hubo voces del Frente Renovador que se sumaron al pedido por la reelección de Kicillof. Sin embargo, algunos intendentes del Conurbano no resignan el sueño de una sucesión en favor de Martín Insaurralde o Gabriel Katopodis. 

Por su parte, desde La Cámpora prefieren no hablar de candidaturas por el momento. No obstante, quienes transitan el círculo del kirchnerismo más duro no pueden asegurar del todo que Kicillof vaya por la reelección y dejan una puerta abierta para que sea impulsado a nivel nacional. La decisión será de la conductora, que acaba de reconfirmar por milésima vez su liderazgo.


REUNIONES PERIODICAS 
Los alcaldes se juntan por una unidad “que evite que nos lleven a patadas”

Los intendentes del FdT de la Primera y la Tercera sección han respetado hasta ahora la periodicidad con la que prometieron reunirse para consolidarse como grupo de poder dentro de la estructura de la alianza. El lunes de la semana pasada, representantes de ambas secciones se juntaron con el Gobernador y, por la noche, los alcaldes se vieron otra vez las caras en Ituzaingó. 

En el encuentro con el mandatario provincial avanzaron en el esquema de obras para el año electoral, analizaron la charla que los jefes comunales habían tenido con el presidente Alberto Fernández y Sergio Massa, y dialogaron sobre la logística para aportar volumen al acto de Cristina. Por la noche, asado de por medio, repasaron lo sucedido en horas de la tarde en La Plata. “Con Axel hay avances, pero cuesta cerrar las cosas; dice que sí pero operativamente después todo se complica”, se quejó ante La Tecla uno de los participantes de la cena. Sin embargo, los jefes comunales festejan que “se ha consolidado la Liga de Intendentes”, y ponen en valor el peso político que concentran. 

“Hay un grupo de 30, que va desde Mario Secco hasta Mayra Mendoza, y que tiene una identidad que supera al Frente Grande (donde está el ensenadense) y a La Cámpora (espacio al que reporta la quilmeña) porque hay intereses comunes”, ponderó un mandamás de la zona sur. Eso no quita que los que responden al peronismo ortodoxo sigan con sus habituales encuentros seccionales, más allá de la mencionada confluencia de todo el Conurbano panperonista K. 

Lo que buscan es sostener esa unidad con la ilusión de no quedar pintados cuando llegue la hora de las definiciones políticas y sean tenidos en cuenta al momento de tomar las decisiones. Ante la pregunta de si creen que tendrán incidencia en el próximo armado electoral más allá de los límites de sus territorios, uno de ellos respondió: “Eso es lo que queremos; debemos hablar como un sector político unificado para que no nos lleven a patadas en el culo”. 



ANDRES “CUERVO” LARROQUE
“Es compleja la situación y Cristina es la dirigente que más conmueve”

El ministro de Desarrollo de la Comunidad de la Provincia, Andrés Larroque, realizó un análisis sobre la situación económica, política y social. Planteó algunos lineamientos generales que debería seguir el Frente de Todos y se enfocó en la figura de la vicepresidenta. 

Consultado sobre la proyección política de Cristina Fernández hacia 2023 sostuvo que “el debate que tiene que encarar la Argentina va mucho más allá de un proceso electoral. Tenemos que generar un gran consenso para poder encarar los problemas más profundos que debemos enfrentar”. 

Entonces aseguró que “Cristina, siempre se reinventa”, y resaltó la convocatoria “a todos los sectores”, destacando que “plantea esto de militar por el país y poder sobreponerse a las identidades partidarias”. En cuanto al rol de la oposición, Larroque consideró que “soy un convencido, de hecho ya lo hicimos en 2007 con la Concertación, de que el radicalismo tiene un rol importantísimo que jugar en la recuperación del acuerdo democrático”. 

Más adelante, sobre el panorama electoral, aseguró que “es muy compleja la situación, tenemos que ser muy responsables, y Cristina es la dirigente política que más conmueve en la Argentina”. Asimismo, respecto de la coyuntura en territorio bonaerense, expresó que “estamos en el día a día resolviendo los problemas de la gente. Por supuesto que no solo alcanza con lo que puede hacer el Gobierno provincial, sino que hay que resolver algunas cuestiones que trascienden al ámbito local”.



LA MATANZA 
La mirada atenta en un distrito clave

La política de La Matanza se vio sacudida por la denuncia por un presunto abuso por parte del intendente Fernando Espinoza. Más allá de la actuación que deberá hacer la Justicia acerca de si el delito existió o no, el momento de la aparición de un hecho que habría sucedido años atrás y en medio de una abierta disputa política en el distrito más poblado del país sembró interrogantes acerca de cómo salió a la luz. Y las sospechas se meten hasta en el propio seno del Frente de Todos. 

El peronismo presta mucha atención a lo que sucede. “En el tema de La Matanza es un peligro que jueguen así. Fernando tiene un modo muy particular, pero es muy difícil gobernar ese distrito; no es para cualquiera, y no podemos generar nosotros mismos conflictos políticos ahí”, apuntó un intendente vecino. Si bien Espinoza tiene diálogo con Máximo Kirchner y La Cámpora, no cayó bien en las huestes del intendente que el líder de la organización K se reuniera en el distrito con Emilio Pérsico, cuya esposa, Patricia Cubría, quiere competir por la jefatura comunal. Máximo cenó en la casa de Pérsico y, como para confirmar el acercamiento -hasta hace poco impensado-, dirigentes del Movimiento Evita participaron del acto de Cristina en La Plata. 

El comisario político de La Cámpora en el distrito es el exdiputado Facundo Tignanelli, del primer círculo de confianza del hijo de la vicepresidenta. Desde la Orga se repite, para quien lo quiera escuchar, que el peronismo local no consensúa con los demás sectores, y no les da lugar. Entre esos sectores Máximo anota a la organización de curas villeros, que tiene como estandarte al padre Nicolás “Tano” Angelotti, muy cercano a Kirchner y a Juan Grabois. Sin dudas, los movimientos tectónicos en el panperonismo matancero son para seguir de cerca. 



 

Calle 44 Num. 372 La Plata, Buenos Aires. Argentina
+54 (0221) 4273709
Copyright 2022 La Tecla
Todos los derechos reservados
By Serga.NET