Argentina
Viernes, 7 octubre 2022
ENTREVISTA
9 de julio de 2022

El campo sube la apuesta y llama a un paro general: ¿qué implica para la Provincia?

Retenciones, fideicomisos, sequías, inundaciones y un dólar volátil son algunos de los problemas que enfrenta el sector agropecuario bonaerense, que se define "en alerta". Un llamado de atención al gobierno en medio de la crisis.

El campo sube la apuesta y llama a un paro general: ¿qué implica para la Provincia? - La Tecla

Los productores nucleados en las entidades que conforman la Mesa de Enlace subieron el tono y le declararon la guerra al gobierno con un paro general que tendrá lugar el próximo miércoles.

La medida fue convocada por el presidente de la Sociedad Rural, Nicolás Pino, con el objetivo de “concientizar a la ciudadanía de los problemas que está teniendo el sector productivo".

En diálogo con La Tecla, Horacio Salaverri, presidente de CARBAP, explicó: “Vamos a realizar un cese de comercialización de granos, hacienda y productos de las economías regionales en todo el país. También vamos a realizar movilizaciones en la provincia de Buenos Aires, con presencia en ocho rotondas, y en La Pampa”.

“No vamos a interrumpir el tránsito ni nada por el estilo. La idea es que se visibilice la gravedad de la situación que está atravesando no solo el sector agropecuario sino el país en general, y decirle a la alianza gobernante que tiene que marcar un rumbo y hacer un plan de transición”, añadió.

De este modo, el paro no implicará pérdidas económicas ni para un bando ni para el otro: “No hay ningún tipo de perjuicio para la Provincia porque lo que único que vamos a hacer es demorar la comercialización”, explicó Salaverri.

El incremento del dólar, la escasez de gasoil y la emergencia climática en algunos distritos de la provincia generó que varios productores perdieran sus cosechas y, en el mejor de los casos, que no puedan comprar insumos o deban adquirirlos a precios mucho más altos.

Si bien desde el gobierno provincial confirmaron que se asistirá a todos los damnificados por la pérdida de sus cultivos, como en el caso de los productores de Bolívar, Carlos Casares, Pehuajó, Tornquist y otros distritos, el conflicto no bajó de tono y el campo expresó que no dará el brazo a torcer.

Entre las solicitudes al Presidente y al gobernador, el dirigente enumeró: "En vista a la siembra de la cosecha gruesa, reclamamos que se garantice la provisión de combustible y de fertilizantes y herbicidas (insumos importados) para los laboreos rurales. Reglas claras para la comercialización, lo que implica una baja en la presión tributaria y una libre comercialización de importaciones sin ningún tipo de cupos y restricciones".

"Y por otro lado, que desaparezca la brecha cambiaria, que nos está perjudicando muchísimo porque hace que los insumos que consume el sector agropecuario no se abonen al valor del dólar oficial, sino a un dólar que en estos días está llegando a $200", señaló.

Parte de los reclamos, también tienen que ver con las restricciones a las exportaciones, los fideicomisos y retenciones a los granos. "Ha quedado claramente demostrado que estas medidas no sirven para lo que supuestamente se crearon, que era el desacople de los precios internos. Por citar un simple ejemplo, el trigo que en marzo valía 540 US hoy está entre 340 y 360 US. Sin embargo ningún kilo de pan ni ningún farináceo bajó: eso demuestra que el mito de que se desacoplan precios internos no existe, y menos en un país con una inflación como la nuestra", concluyó.